INAH

Sigue sorprendiendo el Templo Mayor: hallan 119 cráneos del Huei Tzompantli de Tenochtitlan

Los restos se encontraron en los trabajos de remodelación del edificio histórico de la calle República de Guatemala 24, en la Ciudad de México.
viernes, 11 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A tres años del informe del último hallazgo del Huei Tzompantli (altar de cráneos) de Tenochtitlan en el Templo Mayor, y como resultado del seguimiento respectivo, ahora se suman 119 cráneos más que, en adición a los 484 identificados, fueron ofrendados entre 1486 y 1502 al dios Huitzilopochtli.

Los restos se encontraron en los trabajos de remodelación del edificio histórico de la calle República de Guatemala 24, en donde arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron el extremo este y la fachada externa de aquella torre o muro circular de cráneos humanos, cuyo longitud es de 4.7 metros de diámetro.

Al respecto, el titular del Programa de Arqueología Urbana (PAU), Raúl Barrera Rodríguez, y la jefa de campo en la excavación, Lorena Vázquez Vallín, señalaron que fue en marzo de este año –conforme se descendía en el nivel de piso para recimentar un muro que corre de norte a sur en el costado oeste del pasillo central del edificio histórico–, cuando se detectaron los primeros cráneos fragmentados que forman parte de la estructura circular.

Según información del INAH, “una vez caída la ciudad de México-Tenochtitlan en manos de los soldados españoles y sus aliados indígenas, se dio paso a la destrucción de la mayor parte de la última etapa constructiva del Huei Tzompantli, por lo cual se arrasó con los cráneos de la torre, cuyos fragmentos dispersos han sido recuperados y analizados por el equipo de antropología física”.

Hasta el momento, los investigadores del PAU han descendido hasta 3.5 metros de profundidad desde el nivel actual de la calle de República de Guatemala, logrando identificar tres etapas constructivas remontadas, al menos, a la época del tlatoani Ahuízotl, quien gobernó Tenochtitlan entre 1486 y 1502.

Según el INAH en la fachada hay tanto cráneos de hombres como de mujeres y de tres niños, reconocidos estos últimos por ser más pequeños y con dientes que estaban en desarrollo. En 2017, cuando se informó de manera pública del hallazgo del Huei Tzompantli eran 461 cráneos, a los cuales en el transcurso de este tiempos se agregaron 13 más. Entonces, el historiador Luis Barjau refirió a Apro:

“Entonces tenemos que pensar que si en México encontraron estos cráneos que no son elegidos en guerra, debió haber otra causa parecida a aquella de los griegos, una cuestión religiosa en honor a los dioses para conseguir algo. Como los mexicas era un pueblo eminentemente guerrero, es probable que estos sacrificios hayan sido premonitorios para conseguir el triunfo en batalla, pero esto no se sabe, es una deducción mía.”

Sobre esto último, Barrera y Vázquez refirieron que el imponente monumento era una declaración de poder y principios bélicos para los enemigos de los mexicas, y que es probable que muchos de los individuos, capturados en combate, hayan sido sacrificados como nextlahualtin (pago de deudas), buscando con ello ser favorecidos por los dioses otorgándoles vida a cambio.

Más de

Comentarios