Netflix

El documental se abre paso en las plataformas de "streaming"

Según Netflix, en este 2020 prácticamente todos sus miembros en Latinoamérica han disfrutado un documental. Además, las horas promedio por usuario que los espectadores le dedican a los documentales, se han triplicado en los últimos cinco años.
lunes, 7 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los documentales han hallado una ventana. Cada vez más se transmiten en las plataformas vía streaming, como Netflix.

Antes la televisión ofrecía principalmente programas de ficción, entretenimiento y luego reality shows, y los corto, mediano y largometrajes documentales quedaban al margen, sólo se podían ver en los festivales de cine.

El streaming por fortuna cada vez más le abre las puertas, incluso a las series documentales. Según Netflix, en este 2020 prácticamente todos sus miembros en Latinoamérica han disfrutado un documental. Además, las horas promedio por usuario que los espectadores le dedican a los documentales, se han triplicado en los últimos cinco años.

Además, ya no son los documentales contemplativos que sólo se exhibían en la pantalla chica, hay sobre asesinatos de activistas, denuncia de corrupción, la mala situación de la ecología, los feminicidios, la migración, las guerras, el narcotráfico y la violación a los derechos humanos, en fin.

En Netflix se ven trabajos de destacados documentalistas, como las brasileñas Petra Costa (Al filo de la democracia) y Juliana Vicente (¡Afronta!) y los mexicanos Everardo González (La libertad del diablo y Un abrazo de 3 minutos), Carlos Pérez Osorio (Las tres muertes de Marisela Escobedo y Las crónicas del taco) y Juan Carlos Rulfo (Lorena, la de pies ligeros), entre otros.

Por ahora Netflix posee alrededor de 20 largometrajes y series documentales en producción en Latinoamérica.

En esta plataforma se acaba de estrenar el documental mexicano Vaquero del mediodía, de Diego Enrique Osorno, del cual también se puede ver la miniserie documental 1994. Y el próximo 16 de diciembre se presentará Rompan todo: La historia del rock en América Latina, dirigida por Picky Talarico y con Gustavo Santaolalla como productor ejecutivo. Aquí se verán algunas de las bandas de rock más icónicas de la región, desde Café Tacvba y Soda Stereo, hasta Aterciopelados y Mon Laferte. Los seis capítulos lo componen material de archivo, más de 150 melodías y alrededor de cien entrevistas.

La experiencia del streaming

En entrevista por Zoom Carlos Pérez Osorio platica su sentir de que sus documentales se muestren en una plataforma como Netflix:

“Para mí ha sido muy importante. Cuando empecé a gestar Las tres muertes de Marisela Escobedo hace cuatro años, jamás me imaginé que iba a llegar a una audiencia de ese tamaño, pero sí tenía muy claro que la historia de Marisela se necesitaba conocer y era muy importante su mensaje. Los feminicidios siguen pasando en México y yo al principio quería comunicárselo a todo el país. Desde que empecé a trabajar con Netflix el interés por la historia y la confianza depositada en mi fueron muy inspiradoras, como nueva gasolina, porque viene uno arrastrando un proyecto tanto tiempo y presentándolo en tantos lados.

“Te enfrentas con la decisión de si lo sigues empujando o no, si te rindes o no, y el proceso de sentir que alguien confía en el proyecto, que lo va a financiar y que puede llegar a millones de personas, es algo que no imaginaba. Sólo pensaba que iba a recorrer festivales, que me encantan, pero esto cambia el juego, y de repente se convierte en todo lo que quería para el documental: Que la gente lo viera, que se hiciera conversación alrededor de eso”.

Las tres muertes de Marisela Escobedo aborda el caso de la activista Escobedo, quien luchaba por hacerle justicia a su hija Rubí, asesinada en 2008, pero en 2010, cuando Escobedo mantenía un plantón, un hombre le disparó en la cabeza.

--¿Cree que el documental a través de plataformas está teniendo realmente un impacto en el público?

--Sí, definitivamente. Lo vemos en la conversación en redes sociales. La gente nunca habían tenido una aproximación con esa realidad tan cercana. Creo que hay un espacio para el documental, que a las audiencias les gusta. Con las plataformas el documental está llegando a públicos que no hubiera alcanzado de otra forma.

En plena pandemia se estrenó este documental sobre Marisela Escobedo; al respecto señala:

“Definitivamente es un momento complicado para todos, pero creo que millones de personas lo vieron. Se ha vuelto a hablar de Marisela y se ha cuestionado qué pasa. Hasta surgió en la conferencia de las mañanas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Se le cuestionó dónde está el caso y se le recordó que el Estado mexicano fue notificado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y se comprometieron a rendir un informe, a través de Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración”.

--¿Por qué escogió el documental para expresarse?

--Yo creo que el documental es un vehículo muy poderoso para conectar realidades que no se tocan, para sensibilizar, para generar empatías a situaciones que están muy cerca de nosotros, pero no nos ha tocado vivir y por eso somos indiferentes a ellas. Creo que hay una oportunidad para contar nuestras historias, y hay una deuda histórica con un montón de relatos que no se contaban en México por diferentes cosas, censura, falta de recursos, en fin.

Concluye:

“Creo que las plataformas y los cines no están peleados. Lamentablemente por la pandemia no pudimos estar en festivales, pero creo que hay un espacio de sinergia entre las plataformas y el cine para abrir estos documentales a todo el público que se pueda. Los cines y las plataformas deben ir de la mano”.

Comentarios