Espectáculos

"Instrucciones para abrazar el aire", de Ecuador

Malayerba, compañía de Ecuador de Arístides Vargas y Charo Francés, ofreció "Instrucciones para abrazar el aire" por streaming, además de tener un conversatorio para hablar de su grupo y las intenciones de esta obra que lleva girando ya varios años, y que ha tenido una buena recepción de público.
martes, 8 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El 26 de noviembre se presentó por streaming la compañía Malayerba en el Festival de Teatro Contemporáneo de Almagro, Argentina, festival que realizó coloquios y presentaciones para transmitirse de manera virtual del 20 al 29 de noviembre.

Malayerba, compañía de Ecuador de Arístides Vargas y Charo Francés, ofreció Instrucciones para abrazar el aire, además de tener un conversatorio para hablar de su grupo y las intenciones de esta obra que lleva girando ya varios años, y que ha tenido una buena recepción de público.

Ahora, de manera virtual, aunque se pierde mucho de lo teatral, puede una percibir los recursos teatrales utilizados y la imaginación puesta en marcha para contar una historia fragmentada y visual que, a partir de un hecho real, recrea con lirismo y poesía.

Como señalan los actores, Instrucciones para abrazar el aire está basada en la historia que una mujer mayor les contó acerca de su nieta desaparecida en Argentina, hace más de 30 años. Isabel, la abuela, les habló de la casa donde vivían sus padres y donde tenían un negocio de conservas de conejos en escabeche, junto con otros compañeros que hacían las veces de cocineros. La casa ocultaba una imprenta clandestina, en la cual jóvenes activistas políticos imprimían un periódico militante, por lo que siempre sus vidas estaban en riesgo. El ejército y la policía allanan la casa, raptan a la niña y asesinan a sus padres y a los cocineros.

Esta trágica y triste historia es contada con humor y creatividad por dos lobos del escenario, Arístides Vargas, proveniente de Argentina, y Charo Francés, de España, que se instalan en Ecuador y fundan su compañía Malayerba en los años ochenta. Es una postura política y ética lo que mueve al grupo en sus proyectos, y su visión crítica es plasmada a través de imágenes poderosas y escenas chispeantes.

La narración escénica se mueve entre diversos contextos que, por su contraste, logran gran dinamismo. Los actores establecen, con sus cuerpos y sus voces, tres diferentes parejas de personajes y tres registros en tensión y diálogo: Una pareja de ancianos que vive desde el silencio y en la espera de encontrar a su nieta; una pareja de cocineros caricaturescos que ríen a pesar del peligro que, saben, existe dada la imprenta clandestina en donde trabajan y de la que insinúan su existencia; y una pareja rica que espía la casa.

El humor de los cocineros juega con los vegetales convirtiéndolos en personajes u objetos que hacen que sus escenas sean hilarantes y divertidas. El clown, el juego de palabras y de equívocos contrasta con el silencio y la melancolía que se vive en la historia de los abuelos, impregnada de silencios y de una relación de años cuyo entendimiento rebasa el tiempo presente. En contrapunto está la historia en tono coloquial y cotidiano de los vecinos que, desde sus prejuicios de clase, juzgan a los jóvenes militantes. Charo Francés consigue transmitir tanto el dolor de la víctima como la altanería de la rica; va de la inocencia de la vieja a su postura incorruptible y clara.

La obra puede apreciarse sin el antecedente histórico y sostenerse como un juego escénico sensible que nos hace vibrar y disfrutar de las dinámicas escénicas que generan.

Malayerba, con sede en Ecuador, es una compañía con un espacio propio, una revista y un programa de formación de tiempo. Su consolidación como grupo y su presencia en la escena latinoamericana e internacional puede constatarse, y la obra Instrucciones para abrazar el aire nos hace ver cómo una historia de desaparición forzosa y activismo se puede contar con gran júbilo y melancolía a la vez.

Más de

Comentarios