'Hacer reír es adictivo”: Coco Celis sobre el standup

viernes, 19 de junio de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).-“Inicié siguiendo a mis amigos y ahora vivo de esto”, dice Coco Celis, el standupero que recién estrenó el especial “La chingadera del pantano” en YouTube, y que poco a poco se ha metido entre el gusto del público de ese peculiar género que también sufre las consecuencias del covid-19. Vía telefónica desde Cuernavaca, Morelos, donde el comediante de 36 años se resguarda de la contingencia sanitaria, revela a Apro aspectos poco conocidos de su vida que busca reflejar en su trabajo, como sus estudios en artes visuales, el debate de la responsabilidad social al tener un micrófono, y hasta cómo sobrevive a la pandemia, pues afirma que el modus vivendi en ese medio está en los foros, bares y teatros, cerrados desde el inicio de la contingencia y sin fecha para reapertura. Celis, quien saltara a la fama en 2015 tras presentaciones en Comedy Central, dice: “Desde que comencé (en 2013) subiéndome a escenarios, por seguir a mis amigos, creo que estuve en una constante búsqueda para encontrar mi sello, no sé si pueda hablarte de uno porque no sigo una guía, ni tengo nada fijo, lo que si es que casi no uso albur en parte porque quizá nunca fui tan bueno. Carlos Ballarta y El Cojo Feliz son más del método de observación, creo que yo entraría más en el de sketch, imagino una situación y la llevo al absurdo”. --¿A quiénes admiras de la comedia mexicana? -- De antaño a El güiri, güiri (Andrés Bustamante), a Héctor Suárez, a mi generación nos tocó ver mucho refrito de los setentas-ochentas en los noventas, “La carabina de Ambrosio”, “Los Polivoces”, pero también disfrutaba ver “Ensalada de locos”. De niño nunca supe que eran programas antiguos, como niño no me lo cuestionaba, sólo pensaba que se vestían chistoso. Y bueno del stand up a Fran Hevia, Juan Carlos Escalante, Hugo Blanquet”. Celis lanzó el mes pasado su más reciente programa “La chingadera del pantano”, grabado el año pasado en el Cine Tonalá, y producido por el también standupero Carlos Ballarta a través de Chavxs Banda. El título que roza una metáfora sobre la sociedad al incluir temas relacionados con el clasismo, también hizo eco de la política en la “Ciudad de la eterna primavera”. Si algo llama la atención del programa, filmado en blanco y negro, es que Celis aparece con un overol, similar a los que se asocian a los artistas, y con pinturas en el fondo a manera de escenografía. Dice: “Las pinturas son de mi novia (Ana Cazares), nada de lo que aparece es mío salvo la máscara con la que salgo al inicio. Estudié artes visuales, y en su momento estuve involucrado, pero me ganó el tema de la comedia y hasta ahí llegué. “Pensándolo a distancia, creo que mi obra visual estaba relacionada con el humor, así que no hubiera estado alejado uno del otro, hacer reír es adictivo. Muchos de mis amigos son de las artes visuales, y si tengo actualización en el tema es gracias a ellos, creo que el arte puede tener mucho de humor y viceversa; Maris Bustamante, la hermana de El Güiri Güiri es artista visual y trabajaba con él. Me gusta Gabriel Orozco, creo que tiene mucho de humor, como con la tienda del Oxxo, lo que hace no es para complacer, sino provocar. --En tu programa haces referencia a Cuauhtémoc Blanco, el gobernador de Morelos, ¿crees que al hacer stand up hay alguna responsabilidad social? --No, pero sí en la posibilidad, no es una responsabilidad tener una opinión política o mensaje político, pero sí una posibilidad. Un amigo me dijo algo acertado ‘cualquier cosa que digas es una posición política’. No podemos escapar de ser seres políticos. --¿Qué tanto te informas? --Trato de informarme, pero la verdad soy una persona promedio que ve noticias en algunos momentos en el celular, como en las mañanas que vas al baño y aprovechas para leer noticas, hay algunos temas en los que te clavas y otros en los que no. --Supongo que el coronavirus les va a dar muchos temas en el stand up… --Justo platicaba con unos amigos y pensábamos que terminando la contingencia será inevitable hablar de esto, pero también se va a volver bastante ‘chocoso’, más allá de lo que nos está afectando a todos. --En stand up lo resuelven con plataformas sociales ¿no? --No, sí nos afecta, porque las presentaciones es nuestra fuente de ingresos, mí principal fuente de ingresos. Es una cuestión difícil para todos, si te hablo de mi gremio y del pequeño universo que tenemos en bares y foros estamos en la incertidumbre. ¿Cuándo vamos a poder regresar? Vamos a ser los últimos porque nuestro trabajo implica reunir a las personas. “He grabado podcasts, es la única manera que encontré para no quedarme en ceros. Hacía en promedio dos shows a la semana, y por la contingencia el último que tuve fue online con Carlos Ballarta en abril, uno hace dos meses”. --Entonces, stand up hasta nuevo aviso… --Stand up hasta nuevo aviso. Ni idea de cuando pueda retomar mi chamba, mientras seguiré buscando nuevo material, tratar de seguir presente en redes sociales, vienen más cosas online, y trabajar en lo que se pueda. Por lo pronto Coco Celis está presente con “La chingadera del pantano” en YouTube, programa que tiene casi 300 mil visitas (hasta el cierre de esta nota), más una serie de entrevistas se titula “Qué Yico”, en el que presenta a otros comediantes y que estrena cada semana. Te recomendamos: Fran Hevia y la libertad del stand up