Pinturas de Carlos Pellicer López/Instituto de México en España

jueves, 17 de septiembre de 2020 · 00:46
CUCIUDAD DE MÉXICO (apro).- ‘Carlos Pellicer. Veinte años de obra en papel’, es el título de la exposición que se exhibe en el Instituto Cultural de México en España, en colaboración con Aldama Fine Art, con 50 dibujos. Lamentablemente el pintor no pudo asistir a la inauguración; sin embargo, se cuenta con un catálogo digital para acercarnos a toda su trayectoria. A modo de introducción, el pintor relata su entrañable relación con la Ciudad de México –con el entusiasmo heredado de sus padres--, donde nació en 1948. Y desde 1974 ha realizado una extensa calidad de exhibiciones. Podría decirse que la muestra es una retrospectiva de sus obras sobre papel, pues al reunir 20 años de trabajo ofrece un panorama bastante completo de su lenguaje personal, así como constantes puntos de interés y búsqueda, tanto de manera formal como técnica y conceptualmente. Estamos frente a un universo lleno de color y de vitalidad; se trata de paisajes y miradas a través de las ventanas, que se descubren de modo simple mediante los títulos de las obras. Su labor va más allá, es un mundo creado a través del asombro de la realidad, plasmado en composiciones geométricas que convierten el espacio en un terreno orgánico y lúdico. Hay un despliegue cromático siempre acompañado por una búsqueda formal en el espacio, creando paisajes mentales y poéticos y, en palabras del propio artista, "un terreno soñado". La obra reunida, en su mayoría guaches (aunque también hay temples), se presenta en diferentes formatos (35x25 cm, 37x50cm). El catálogo concentra una serie de escritos y miradas que han acompañado el trabajo de Pellicer López, entre ellos el del cubano Eliseo Alberto: “La luz de sus pinturas me encandeció. Relámpagos. Lo entendí enseguida. Eso era: Pellicer pinta con relámpagos. Fogonazo a fogonazo el color resalta, al tiempo que se fija...”. O las palabras de la crítica de arte Raquel Tibol, quien en 1988 escribió: “La poesía de sus formas emerge de una disciplina, de un estado anímico donde control y descontrol se complementan.” Podemos acercarnos en esta ocasión a través de issuu.com.Carlos Pellicer.