Templo Mayor

Otro hallazgo en Templo Mayor: un bajorrelieve con la imagen de un águila real

La figura formaba parte de un piso que habría estado en uso durante el gobierno de Motecuhzoma Ilhuicamina, entre los años 1440 y 1469 de nuestra era.
lunes, 25 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Expertos del Proyecto Templo Mayor (PTM) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) localizaron una antigua expresión de la escultórica mexica: un bajorrelieve con la imagen de un águila real.

Con medidas de 1.06 metros de largo por 70 centímetros de ancho, la escultura labrada representa la de mayor tamaño del conjunto de piezas similares encontradas hasta el momento en el templo.

Fue hallado al pie del eje central de la ‘capilla’, específicamente, a la altura del entrecruce de las calles de República de Guatemala y de Argentina; es dedicada a Huitzilopochtli y correspondería al gobierno de Motecuhzoma Ilhuicamina (1440-1469 d.C.).

También está próximo al Cuauhxicalco, edificio circular cuyo nombre se traduce como “lugar de la jícara del águila”, donde, según documentos del siglo XVI, se realizaban las incineraciones rituales de los gobernantes tenochcas.

El INAH dio a conocer que si bien fue en febrero de 2020 cuando un equipo multidisciplinario concluyó la liberación y limpieza de esa figura, una “itzcuauhtli” --voz nahua que significa “águila de obsidiana”-- con la cual los mexicas se referían al águila real (Aquila chrysaetos canadensis), pero fue de manera reciente cuando se profundizó en su investigación.

Además la figura formaba parte de un piso que habría estado en uso durante el gobierno de Motecuhzoma Ilhuicamina, entre los años 1440 y 1469 de nuestra era. Al respecto el titular del PTM, el arqueólogo Leonardo López Luján, dijo que dicho piso es único en todo el Templo Mayor ya que contiene bajorrelieves que aluden a la concepción dual del edificio.

“Del lado sur, donde estamos explorando, se encuentran elementos como esta águila, vinculados con el ciclo mítico del nacimiento de Huitzilopochtli; mientras que, al norte, los bajorrelieves localizados anteriormente —los primeros en 1900 por Leopoldo Batres, y los posteriores por el PTM y el Programa de Arqueología Urbana (PAU)— contienen representaciones asociadas con Tláloc, el ciclo del agua y la regeneración del maíz”, refiere el comunicado del instituto.

Debido a los trabajos realizados por los arqueólogos Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján, hoy se cuenta con una correspondencia estratigráfica que permite a los investigadores conocer en qué etapa constructiva del Templo Mayor se ubican los hallazgos, y a qué época pertenecen los mismos, por ello ahora se sabe que el piso referido fue cubierto desde tiempos prehispánicos durante las ampliaciones del Templo Mayor, de ahí que los españoles jamás lo vieron.

Más de

Comentarios