Espectáculos

Los conciertos en el año del covid

2020 significó un “apagón” de shows en vivo, pero también un salto hacia universos virtuales, donde infinidad de personas desde sus hogares pudieron ver a sus artistas favoritos.
lunes, 4 de enero de 2021

CUIDAD DE MÉXICO (APRO).- El resumen anual de los conciertos durante 2020 quedará en la memoria de la humanidad como uno de los años trágicos por la pandemia, desde las pérdidas con el fallecimiento de grandes celebridades nacionales e internacionales, así como el “apagón” de shows en vivo que aún mantiene su incertidumbre a nivel global para retornar.  

Pero 2020 también significó un salto hacia universos virtuales, donde infinidad de personas desde sus hogares pudieron ver a sus artistas favoritos, destacando mujeres como Jaramar, la colombiana Katie James, la multi instrumentista argentina Silvina Moreno y la potosina Siboney Luján Titi, en la brillante modalidad de streaming. 

A la par, los auto-conciertos abrieron el camino para renovados formatos con el fin de detonar la industria.

Luceros rupestrosos

La escena musical nacional iluminó en el inicio del 2020 con el recital intitulado “¿Y con qué fin toda esta dialéctica en la historia?”, en homenaje al veracruzano Roberto González en el Multiforo Cultural Alicia, el 11 de enero.

Se reunieron figuras insignias del rock rupestre como Nina Galindo, Rafael Catana, Carlos Arellano, Fausto Arrellín y Roberto Ponce. Junto a Iris Bringas en los coros y cajón, así como su esposo Jehová Villa en la guitarra y arreglos, Beto Ponce engalanó con las rolas “Raya en el pavimento” (letra de Nico), “La guerrera”, “Cosillas para el Nacimiento” (poemas de Carlos Pellicer) y “Mírame desaparecer”, una de las rolas más solicitadas de Ponce y que fue dada a conocer por Nina Galindo en Callo y Colmillo, así como por el poblano-tapatío Gerardo Enciso. 

Por su parte, Fausto Arrellín, jefe de la banda Quál, con su guitarra negra entonó “Rupestre amor”, para después seguir el poeta infra veracruzano Rafael Catana extendiendo sensibilidad con “Mujer en la sombra” y “Viajaste soñador”. La joven y excelsa cantautora Julia González Larson, hermosa hija del autor de “El huerto”, encantó con “Mi libertad”, para después subir “la rama poblana del canto treintañero” Carlos Arellano arremetiendo con “Amor veloz” y “Nunca dejaré que te vayas”. 

Esta celebración rupestre enfiló el ocaso con la contralto llena de amor Nina Galindo, quien son su voz insuperable cantó “Brindis por un difunto”, “Sólo contigo”, “El gato”, del LP Aquí, tema de Roberto González. “Alguien canta por ahí” y la emblemática “Tiempo de híbridos” (del Profeta del Nopal Rockdrigo González, previo a su cumpleaños 70). El catártico frenesí caló con el rolón “El huerto”, para la cual se subieron todos los músicos invitados al entablado, ciñendo a Roberto González. 

Por otro lado, el rolero callejero, pintor y activista del 68 León Chávez Teixeiro (Patriarca del Rock Rupestre, radicado en Bath, Inglaterra) y el pianista Guillermo Briseño, director de la Escuela del Rock a la Palabra, engalanaron a dueto el auditorio Murray Schaffer en la Fonoteca Nacional (20 de febrero), que dirige Pável Granados, donde tocaron su reciente disco en conjunto intitulado ‘Ya no quedan muchos leones’. Asimismo, un selecto repertorio del que destacó “La vieja gorda y callada”, “Ponciano Flores” y “Ya no quedan muchos leones”.

El antes de la pandemia

Grandes postales lograron concretarse en el arranque del incipiente 2020 previo a los focos rocos del coronavirus, desde la colosal despedida de Billy Joel en el Foro Sol, al igual que el último concierto de los Creedence Clearwater Revisited, en el Palacio de los Deportes.  

El día 6 de marzo 54 mil 678 espectadores fueron los afortunados que le rindieron culto al que posiblemente haya sido el último adiós del tan querido y aclamado Hombre del piano neoyorquino quien ataviado de elegante traje negro y postrado en su insigne instrumento, brilló con la genialidad de “Big Shot” (1978), “Pressure” (1982), “Honesty” (1978), “Just the Way You Are” (1977), “Piano Man” (1973) y “You May Be Right” (1980).

Por su parte los califas Creedence revisitaron la capital el 27 de febrero como parte de su gira The Final Revival Tour, con presencia de los originales Stu Cook (Oakland, 1945) al bajo, y el barbón Doug Cosmo Clifford (Palo Alto, 1945), bataquero, sin la presencia del artífice fundador John Fogerty hacia 1967 ni su desaparecido hermano Tom (quien vino a México con su banda Ruby en los setentas), como Creedence Clearwater Revival.

La agrupación también integrada por Dan McGuinness en las voces, Kurt Griffey en la guitarra y Steve Gunner en los teclados, descargaron una excelsa gala del mítico sonido Bayou o “rock de los pantanos” escuchándose las archi-súper-conocidas “Down on the Corner”, “Proud Mary” y “Have You Ever Seen the Rain?” (ésta revivida por Juan Gabriel antes de su muerte). El 23 de febrero Maroon 5 irradió buena vibra al Foro Sol de la mano de Adam Levine al ritmo de “This love”, “Moves like Jagger”, “Sugar”, “Memories” y “She will be loved”.

A nivel festivalero el EDC México 2020 celebró por primera ocasión tres días de fiesta electrónica en el Autódromo Hermanos Rodríguez (del 28 de febrero al 1 de marzo), con renombradas celebridades en el estilo: David Guetta, Armin Van Buuren y el alocado Tiësto.

Demencial aquelarre de rock duro con los suecos Ghost en el Palacio de los Deportes (3 de marzo), donde rasgaron “Ashes” y “Year Zero”. Al show supuestamente asistió, ya, contagiada de coronavirus la primera persona que falleció en México por esta enfermedad. La última festividad de relevancia a nivel nacional aconteció con el Vive Latino (14 y 15 de marzo), que bajo una oleada de críticas en redes sociales y de la opinión pública por no cancelar, desde una perspectiva musical logró en su primera fecha uno de los actos magistrales por parte de los escandalosos Guns N’ Roses. El vocalista Axl Rose y el guitarrista Slash, hicieron temblar el Foro Sol con “Welcome to the Jungle”, “November Rain”, “Don’t Cry” y “Paradise City”.  

La incertidumbre

Aún en el desconocimiento de lo que acarrearía esta nueva pandemia, el encuentro rockero Vive Latino mantuvo en pie su edición 21, que inicialmente para el arranque el día sábado en aforo recibió a 25 mil personas cuando eran las 14:00 horas, avanzando las 19:00 horas 42 mil 800 y para el cierre con los artistas estelares 68 mil 618 asistentes.

Irresponsablemente, la mayoría entró sin prevenirse con el uso de cubrebocas; incluso, algunos se vistieron llamativamente haciendo alusión a la pandemia con trajes tipo anti-radiación y máscaras antigases. Gran parte prefirieron olvidarse del mundo con humor negro, portando playeras que inscribían: “Sobrevive latino, el rock es mi vacuna” y la cínica “El Covid-19 me la pela”. En pocos meses se comprobó que los jóvenes no eran tan inmunes como al principio se pensó.    

Precisamente durante el acto en tributo a “El Príncipe de la Canción” José José (organizado por el tacvbo Emmanuel Meme del Real), el rockero Ricardo Flores El Abulón como anfit rión instó en tener conciencia: “Hay que cuidarnos todos, veo a muy pocos con tapabocas, aquí hasta hay quien anda diciendo que el coronavirus nos la pela…” A lo que la multitud respondió con alarido valemadrista: “¡A huevo!”. 

La fiesta emprendió vuelo con Dr. Shenka (Panteón Rococó) cantando la entrañable “Si me dejas ahora”; Andrés Calamaro, “Gavilán o Paloma”, la bella regia Ely Guerra con “Lo que no fue, no será”, y “El Triste” a la voz de Meme. Para la segunda fecha en domingo 15 de marzo, León Larregui, líder del grupo Zoé, en referencia al coronavirus clamaba ante 62 mil 718 fans como si fuera una gripe pasajera de fácil remedio:

“No hay que asustarse o dejarse caer en el miedo, es algo que sí existe, pero no hay que dejarse caer en el pánico ni la locura, porque así sí nos enfermamos”. 

El repertorio en estilo unplugged contempló “Sombras”, “Soñé”, “No me destruyas” y “Labios rotos”, acompañándose en los coros de Denise Gutiérrez (Hello Seahorse!) quien endulzó con sus cánticos para “Luna”, mientras incluían “Arrullo de estrellas” y  la inmortal “Bésame mucho” de la adorada Consuelo Velázquez, ante las lágrimas de alegría de los miles que jamás se imaginaron que sería… el último espectáculo masivo.

Alto en nombre de la salud

Entonces la llamada “industria del entretenimiento” se detuvo a nivel nacional. Pocos días después de las mujeres negarse a trabajar el 8 de marzo, llegó el anuncio oficial por parte las autoridades gubernamentales y sanitarias, con la declaratoria de emergencia sanitaria por el coronavirus el 30 de marzo.

Ante la oleada de cancelaciones quedaron en el tintero Tame Impala, Billie Eilish y Roger Waters como parte de su gira This is Not a Drill. El encuentro Ceremonia, con The Chemical Brothers y Thom Yorke. El festival Domination con Def Leppard, los originales Misfits, Nightwish y Testament. Del mismo modo Bauhaus, Dead Can Dance y Lebanon Hanover.

En tanto, Panteón Rococó pospuso las fechas de su fiesta “El Cuarto del Siglo” para mayo de 2021. Los célebres Haragán y Cía. postergaron su festín del XXX aniversario hasta nuevo aviso. Una larga lista que aún no se sabía del todo cuándo retomaría su senda…

Auto-conciertos oxígeno

El primer auto-concierto lo protagonizó el grupo de rock pop Moderatto (7 de agosto) reavivando la energía de sus fans con el retorno de los espectáculos de la “nueva normalidad”, logrando reunir a mil 500 vehículos en el Foro Pegaso en Toluca, Estado de México.

Tras una larga pausa de las tocadas en vivo la banda comandada por Jay de la Cueva (Bryan Amadeus) rindió tributo a la cultura pop musical con sus rolas en estilo rockero “Autos, moda y rock and roll”, “Me gusta vivir de noche” y “No podrás”.

“Habíamos estado bajoneados por la incertidumbre… Es un momento importante para recordar que todos tenemos necesidades distintas, hay gente que sale para alimentar a más de 10 o 15 personas, y ha habido gente afortunada que ha podido quedarse en casa; por eso debe existir empatía”, exclamó Bryan, junto a sus camaradas Xavi Moderatto (bajo), Roy (guitarra), Mick Marcy (guitarra) y Elohim Corona (batería), quienes reventaron con “Isabel” y “Si mi delito es rockear”.

En ese mismo recinto luego de meses sin poder rocanrolear por el confinamiento, “la raza” del cantante pionero nacional del rock, Álex Lora, pudo disfrutar de una tocada con El Tri bajo el formato de auto-concierto la noche del 14 de agosto.

Al Foro Pegaso de Toluca arribaron unos 800 vehículos para escuchar durante más de tres horas al poblano Álex y a su “domadora” la siempre puntual Chela Lora, quienes continúan festejando 51 años de andar rocanroleando junto a la entrañable banda El Tri, que abriera las puertas al rock mexicano desde 1968 como Three Souls in my Mind.

“La raza más chida”, “Perro negro y callejero” y “Mente rockera”, conformaron el repertorio, así como “Niño sin amor” y “Metro Balderas” versión a la original del rupestre Rockdrigo González. El alegre Álex junto a Chela pusieron a bailar y cantar con “Triste canción”, la clásica “ADO” y “Chavo de onda”. 

Después, conquistó este escenario toluqueño Intocable, exitosa agrupación originaria de Zapata, Texas, quienes superaron la cifra reuniendo a mil 856 automóviles (15 de agosto). Otros espacios replicaron el formato, como el Parque Bicentenario con Siddhartha (29 de agosto) y la Arena Ciudad de México con Railrod, 11 de septiembre. (https://youtu.be/WoXeqrJZmfs)

Vibró la buena energía con los auto-conciertos de la promotora Ocesa en la Curva número 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, en una primera fecha con Benny Ibarra, Paty Cantú y María León, el 8 de octubre.

Después una gala rockera (9 de octubre) con Los Cláxons, Rebel Cats y como estelares DLD con sus integrantes Francisco Familiar, Erik Neville y Edgar “PJ” Hansen. Ante cientos de automóviles aparcados en el recinto de la alcaldía Iztacalco, los DLD removieron las emociones al máximo tocando “Por siempre”, “Dixie”, “Hasta siempre”, “Arsénico” y “Todo cuenta”. En tanto el vocalista “Paco” Familiar conmovió:

“Son tiempos nuevos pero nuestro mensaje siempre será el mismo: Amor, prosperidad, salud, para ustedes y para los suyos, que así sea, ¡decretado está!”.

Después devino una oleada de cancelaciones en este formato en vehículos, destacando los de Caifanes (10, 11 y 12 de diciembre); así como el festival Metate, con bandas en vivo y tacos hasta el auto en el Palacio de los Deportes. También no se logró en la Arena Ciudad de México la idea CCSD (Conciertos Con Sana Distancia) con la promesa de Siddhartha.

Universos virtuales

La estadounidense Billie Eilish cautivó con su show virtual a nivel mundial intitulado “Where Do We Go? The Livestream” (24 de octubre), desbordando recursos tecnológicos en realidad aumentada. El arte digital y sonoro conjugó a la perfección con los mundos imaginarios de la talentosa joven en un audiovisual que quedará en el recuerdo de los espectáculos de este tiempo.

La banda británica Gorillaz no se quedó atrás para su concierto “Song Machine Live From Kong” (12 y 13 de diciembre), en un alucinante viaje junto a sus características animaciones y personajes que cobijan la genialidad del vocalista Damon Albarn, quien en este paseo astral tuvo entre sus invitados a Robert Smith, Leee John, Peter Hook y Georgia.

El británico originario de Mánchester Liam Gallagher hizo lo propio para su acto titulado “Down By The River Thames” (5 de diciembre), con una producción atractiva tocando en vivo desde un escenario en un navío de carga que surcaba el río Támesis y que en su travesía imprimió bellas postales arquitectónicas en el brillante anochecer de la ciudad de Londres. Esta transmisión para nuestro país llegó en exclusiva para el concepto “Irrepetible” de Ocesa en la plataforma digital Ticketmaster Live.

A su vez, los streaming “Irrepetible” de Ocesa a lo largo del confinamiento gozaron de una larga lista: DLD, El Haragán y Cía., Moenia, Bronco, La Lupita, Fobia, 31 Minutos, The Hives, Love of Lesbian, Wolfmother y Tokyo Ska Paradise Orchestra.

Mención especial merece la agrupación mexicana de rock La Barranca con la presentación de su reciente material Entre la Niebla, en un espectáculo de poesía visual y sonora bajo la producción de la Universidad de Guadalajara en una filmación sin público dentro del Teatro Diana. Esta transmisión fue una exclusiva a través de la plataforma de Cultura UDG.

Una propuesta fresca con escenarios en lugares emblemáticos e incluso en la naturaleza, engalanó el proyecto Stream Time arrancando con Jumbo en una producción atractiva y de alto nivel. Asimismo brillaron opciones como CuatroCuatro, además de “Realidad Alterada” con el primer concierto de inmersión virtual en México (proyecto de ECO Live y TSM). Iniciativas como “Música México Covid-19” y “¡Va por el Crew!” permitieron un aliciente para los músicos y personas dedicadas a la industria. Del mismo modo surgió REMM de la mano del foro Pepsi Center, donde desfilaron desde Fidel Nadal así como el maestro cubanísimo Ibrahim Ferrer Jr, heredero de Buena Vista Social Club.  

Relució el Festival Marvin 9.5 con Gustavo Santaolalla (tan atacado por su sesgada y desinformada serie Rompan todo. Historia del rock latinoamericano, vía Netflix en diciembre 2020), El Columpio Asesino y Nortec: Bostich + Fussible. Al igual, en el Festival Diversa participaron los Nortec además de Sotomayor. En el Festival Cardinal desfilaron figuras de todo el continente americano como La Beriso, Afrotronix y Comisario Pantera, además de una gama amplia de bandas y estilos para conocer. Del mismo modo, una versión digital de Gothicat como espacio festivalero permitió descubrir agrupaciones de la escena oscura, en paralelo a las reconocidas. Aprovecharon sus propias redes sociales en sesiones individuales artistas como Sascha Tayefeh de la agrupación alemana Ghosting y por otro lado Bret Helm del ensamble estadunidense Audra.  

Los sobrevivientes de la legendaria banda de Liverpool, The Beatles, presentaron un live streaming especial vía YouTube con su película animada Yellow Submarine (25 de abril), donde por cierto ni siquiera pusieron las voces, sólo la música y un tráiler. Igualmente usaron sus plataformas Metallica, Radiohead, The Rolling Stones y The Cure, entre muchos más.   Destacó este 2020 el encuentro musical One World: Together at Home (18 de abril) bajo la curaduría de Lady Gaga, donde reunió a figuras como el veterano Paul McCartney, Elton John, Billie Eilish y Rolling Stones. El evento fue convocado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la ONG Global Citizen, para brindar recursos al personal médico que lucha contra el coronavirus. 

Importante entre los shows de esta temporada de aislamiento resultó el unplugged de Fobia para la cadena MTV (17 de diciembre), con Leonardo de Lozanne (voz), Paco Huidobro (guitarra), Iñaki Vázquez (teclado), Jay de la Cueva (batería) y Cha! (bajo).

In memoriam

Aunque no todos los artistas perecieron por coronavirus durante el 2020, una desoladora lista quedará inscrita en las memorias de la historia musical, destacando para México el reciente fallecimiento del compositor, músico y poeta indígena maya Armando Manzanero (28 de diciembre del 2020), así como en su momento dolió la muerte de maestro Óscar Chávez (30 de abril de 2020). Pero también signó el año de la partida de Pau Donés (9 de junio del 2020), Luis Eduardo Aute (4 de abril de 2020) y Yoshio, el 13 de mayo de 2020. (https://youtu.be/QhZJ_fffphU)

De los rockeros, el maestro metalero Arturo Huízar (25 de abril de 2020), Charlie Monttana (28 de mayo de 2020), Gustavo Limongi Tavo, de Resorte (1 de mayo de 2020) y Luis Cesar Aguirre El Capi, ex Estrambóticos (1 de diciembre de 2020). También nos abandonó la genialidad del negro estadunidense Little Richard (9 de mayo de 2020), el querido Eddie Van Halen (6 de octubre de 2020), la magia italiana de Ennio Morricone (6 de julio de 2020) y el folk de Kenny Rogers (1938 -20 de marzo de 2020).

Relevante citar a Juan El cubano López (16 de junio de 2020), el si9n duda mejor requintista de nuestro país, compositor y vocalista Daniel “Danny” Tuchmann (“La última neurona”, 22 de octubre de 2020) y Jorge Santana (14 de mayo de 2020); Florian Schneider (21 de abril de 2020) de la fría banda alemana Kraftwerk y el mexicano Mateo Lafontaine (29 de octubre de 2020), de Década 2. Entre tanto, soñamos universalmente con el día en que las luces de los escenarios y la música vibren nuevamente en los corazones…

Comentarios