Miguel Ángel Granados Chapa

Academia Mexicana de la Lengua recuerda a Miguel Ángel Granados Chapa

Nacido el 3 de octubre de 1941 en Mineral del Monte, Hidalgo, Granados Chapa falleció el 16 de octubre de 2011, en la Ciudad de México, a los 70 años.
miércoles, 13 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el propósito de revalorar la carrera del periodista y escritor Miguel Ángel Granados Chapa (1941-2011) y hacer una revisión de su obra en momentos como éste, cuando “México vive una etapa de transformaciones profundas”, la Academia Mexicana de la Lengua (AML) le rendirá un homenaje a 10 años de su fallecimiento y 80 de su natalicio.
    
El investigador con estudios en Derecho, Raúl Arroyo, miembro correspondiente de la AML en Pachuca, Hidalgo (estado en el que nació Granados Chapa), explica en entrevista con Proceso que el organismo académico suele conmemorar las efemérides de nacimiento y/o fallecimiento de sus integrantes como un reconocimiento a sus trayectorias.
    
En este caso, evalúa que Granados Chapa fue “un hombre crítico, analista muy serio, muy objetivo de la realidad mexicana”, y vale la pena recordarlo en el contexto actual, volver a su obra “no para suponer lo que hubiera dicho, es imposible, pero sí para rescatar lo que fue dejando en momentos clave de la vida nacional”.

Recuerda que como periodista escribió en varios medios, entre ellos el semanario Proceso, del que fue fundador “luego de la salida memorable con Julio Scherer” del periódico Excélsior, el 8 de julio de 1976 (tras el golpe del entonces presidente Luis Echeverría).

Fue además consejero ciudadano del entonces Instituto Nacional Electoral (INE), entre 1994 y 1996; catedrático universitario y “hay muchas horas de transmisión radiofónica en Radio Universidad”. Se le reconoció con el Premio Nacional de Periodismo en 1981 (por artículo de fondo) y en 2004 por su trayectoria, el Premio Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 2002 y la Medalla Belisario Domínguez del Senado de la República en 2008, entre otros galardones.

Comenta el académico que el homenaje tendrá distintos abordajes, pues participarán varios de los integrantes de la AML.

“Incluso el director Gonzalo Celorio ha propuesto que se haga este ejercicio de revisión de sus textos, de su obra histórica, de sus expresiones políticas, porque él también tuvo intereses políticos, fue candidato al gobierno del estado de Hidalgo. Fue una personalidad de quien podemos seguir aprendiendo”, dijo.

Arroyo explicó asimismo que le encargaron la organización del homenaje por ser académico correspondiente de Pachuca:

“He resaltado que, entre otras características muy importantes de su personalidad, está haber sido originario de la provincia hidalguense. Desde luego trascendió, por su talento y trabajo, a ser un hombre nacional, pero nunca se olvidó de sus orígenes sino que mantuvo una permanente relación con su estado y eso, en este lado del país que es la provincia, es algo que debe rescatarse, porque muchas figuras que salen a los escenarios nacionales se olvidan de sus orígenes”.
    
A Granados Chapa se le consideró siempre un periodista que hablaba y escribía impecablemente. Al respecto dice Arroyo:

“Hay un texto muy interesante de Javier Garciadiego, presidente de la Academia Mexicana de la Historia, en el cual justamente identifica a Miguel Ángel Granados con esa característica y dice que nunca utilizó la estridencia o el insulto, y podía hacer juicios demoledores, pero siempre con un lenguaje muy decente y ecuánime. Hay que decirlo, con un lenguaje que valoraba mucho al español, se puede ver en sus textos que utilizó un lenguaje muy preciso, una buena habla.
    
“Él mismo lo dice en su discurso de ingreso a la Academia (el 14 de mayo de 2009, con el texto “La ley, las libertades y la expresión”) y es vigente: ‘Hemos descompuesto el lenguaje --si mal no recuerdo, dice--, tenemos un habla tartajosa, nos cuesta trabajo articular una frase por fácil que sea. Usamos expresiones que en nada dignifican a la lengua y ahora se hace muy común en los medios escritos y electrónicos, y a nadie extrañan ya las palabras vulgares”.

Concluye el académico correspondiente: “Por eso, entre otros méritos, perteneció a la Academia, es una pena que su paso haya sido muy breve, porque su salud era precaria cuando ingresó”.

Nacido el 3 de octubre de 1941 en Mineral del Monte, Hidalgo, Granados Chapa falleció el 16 de octubre de 2011, en la Ciudad de México, a los 70 años.

El homenaje será el próximo sábado 16 a las 13 horas, con la participación de Adolfo Castañón, Fernando Serrano Migallón, Javier Garciadiego y Silvia Molina. Se transmitirá en vivo a través de las cuentas de Facebook y YouTube de la AML.

Comentarios