FIL de Guadalajara

Sergio Ramírez: "la libertad siempre tiene enemigos"

Aún en las circunstancias más difíciles, “el peor enemigo que un escritor tiene que combatir es a sí mismo cuando tiene la tentación de la autocensura”, dijo el escritor nicaragüense en la FIL en una mesa sobre libertad de expresión.
martes, 30 de noviembre de 2021

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Editores, escritores y periodistas de América, Europa y Medio Oriente que participaron en la mesa Freedom to Publish (Libertad para Publicar) coincidieron en que todos los países reciben en mayor o menor medida restricciones a la libertad de expresión.

El escritor nicaragüense y exvicepresidente de ese país, Sergio Ramírez quien se exilió en España tras las graves acusaciones del gobierno de Daniel Ortega, dijo que “aún en las circunstancias más difíciles el peor enemigo que un escritor tiene que combatir es a sí mismo cuando tiene la tentación de la autocensura”.

Añadió que “la escritura es un instrumento de la libertad, y la libertad siempre tiene enemigos y uno tiene que escoger entre la opresión y la libertad”.

Por su parte, Raúl Figueroa Sarti, fundador de F&G Editores en Guatemala quien en ese año ganó el premio Internacional a la Libertad de Publicación “Jeri Laber” lamentó que en su país se vive una situación “muy grave", prácticamente la misma "que dio origen a la guerra”.

Dijo que publicar la realidad de su país ha provocado que enfrenten “a grupos de poder económico”, así como “una situación de retroceso, en que las libertades de publicación, las libertades de expresión están siendo amenazadas”, mientras que periodistas fuera de la ciudad de Guatemala son criminalizados.

A la vez, luchan contra el veto impuesto por parte de la Cámara de la Industria quien decide si se presenta o no, una publicación dentro de la Feria del Libro.

En tanto, Jerónimo Pimentel, periodista y director general de Penguin Random House Perú expresó que en su país durante los últimos ocho años más de 80 periodistas que se atrevieron a “incomodar al poder” en prensa o libros fueron demandados por difamación, delito que se castiga con uno a tres años de prisión.

Apuntó que los juicios que se abrieron en contra de los periodistas, también alcanzan a las editoriales.

“Se genera un fuerte desincentivo a los agentes editoriales, en el fondo es una búsqueda de autocensura a través del hostigamiento judicial para evitar que se publiquen investigaciones periodistas, y el costo de hacerlo se vuelve sumamente alto y poco rentable”, externó.

También, las demandas provocan que los periodistas dediquen parte de su tiempo y dinero a defenderse, en un sistema judicial lento, “lo que de alguna manera los neutraliza, les impide iniciar nuevas investigaciones o nuevos casos”, refirió.

En el panel también participaron la libanesa Rasha Al Ameer, quien ganó el Prix Voltaire 2021 por su defensa a la libertad de publicar, así como Gvantsa Jovaba, vicepresidenta de la asociación de Editores y Libreros de Georgia e integrante del comité Freedom to Publish.

Ambas compartieron sus experiencias en sus respectivos países sobre las consecuencias de la falta de libertad de expresión, que puede acarrear la muerte, como fue el caso del hermano de Rasha.

Comentarios