TV y series

Serie "La Negociadora", hecha en México con equipo de AL

La Negociadora, una producción de la empresa colombiana de 11:11 Films & TV (de los hermanos Francisco, Juancho y Manolo Cardona), se proyecta desde el pasado 11 de febrero en Claro Video para México y el resto de Latinoamérica, y en Pantaya para Estados Unidos y Puerto Rico.
jueves, 25 de febrero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (APRO).- La serie La Negociadora “es más un drama policiaco con tintes de thriller político, pero la historia se basa en el amor y desamor de un padre y su hija que se encuentran en dos posiciones diferentes”, expresa el director Juancho Cardona.

Se trata de 12 capítulos, donde el personaje principal lo interpreta Bárbara Mori, y el resto lo completan Carlos Aragón, Ximena Ayala, Diego Cadavid, Manolo Cardona, Albi de Abreu, Karina Gidi, Aldo Gallardo, Horacio García Rojas, Marcela Guirado, Adrián Ladrón, Iván López y Marco Treviño.

La Negociadora, una producción de la empresa colombiana de 11:11 Films & TV (de los hermanos Francisco, Juancho y Manolo Cardona), se proyecta desde el pasado 11 de febrero en Claro Video para México y el resto de Latinoamérica, y en Pantaya para Estados Unidos y Puerto Rico.

Vía Zoom, Juancho menciona:

“Es una serie que se realizó en México, pero se invitó a talento no solo delante sino también detrás de cámaras de todas partes, como Argentina, Colombia y Venezuela. Estamos efectuando productos latinoamericanos hechos en México para que el mundo entero los veas. Es una factura internacional. Las actuaciones y la trama reflejan que como latinoamericanos estamos generando un contenido para el mundo entero, y eso es muy importante”.

También por este medio la mexicana Karina Gidi menciona que estar encantada con esa colaboración por ser un trabajo internacional que “disfruté mucho”.

La Negociadora aborda principalmente los tópicos del secuestro y la extorsión. Juancho detalla:

“No hacemos referencia a las situaciones actuales ni a sucesos que hemos vivido, por ejemplo, en Colombia, con respecto a la inseguridad. Desarrollamos esta historia pensando en cómo ofrecer un héroe, y mostrar un trabajo profundo de los latinoamericanos con el bien en un conflicto muy fuerte. Y construimos unos personajes muy reales e inspiradores. Vemos a Karina como fiscal. Logramos que cada actor pudiera ir a la piel del personaje y esa es La Negociadora. Es para sentarse a disfrutar de una maravillosa historia contada por destacados actores”.

Gidi interviene:

“La serie nos dio a los actores un regalo muy peculiar: juntarnos con el guionista y hablar de los personajes y las circunstancias en las que cada uno se hallaba, cómo los fue creando y cuáles eran sus carencias. Que el guionista se sienta contigo antes de todo y narrar con tanto detalle y pasión de qué va cada uno de los personajes y en dónde están sus fortalezas y sus debilidades.

“El énfasis estaba en la relación entre las personas, aunque son importantes los efectos especiales. Si exprimes a La Negociadora lo que quedan son las relaciones de poder, las relaciones a partir de las carencias, las relaciones a partir del amor y las relaciones a partir de la libertad, y de cosas no resueltas que te persiguen hasta que te alcanzan y hacen tropezar”.

Enfatiza que existen situaciones de emergencia y de peligro y asuntos policiacos.

“Todo eso le da una intención dramática a la serie y la tiñe de un color diferente a las otras series, para nada es una apología del crimen, del delito y, además, con una heroína mujer, más allá de lo bellísima que es Bárbara, con una sensibilidad, y al mismo tiempo donde se ven sus dificultades y sus conflictos”.

También Manolo Cardona conversa:

“Basada en la ficción, es una serie original. Se hizo una amalgama espectacular de actores. No le envidiamos nada, sólo los presupuestos a las producciones europeas y estadunidenses. Damos un paso más. Creamos relatos de todo tipo, sin miedo, y obviamente enmarcados con el mejor talento detrás y delante de cámaras para poder embarcarte en esta batalla que es tratar de producir algo que pareciera imposible”.

Aunque los episodios se rodaron en 2019, la pandemia afectó a la propuesta:

“El covid-19 retrasó un poco el lanzamiento. Nos tocó parar un poco la postproducción, cuando no entendíamos muy bien qué era lo que estaba pasando con el coronavirus. Se cerró la casa productora y la gente que trabajaba en equipo no pudo seguir. Pero lo malo para unos fue beneficioso para otros. Por ejemplo, tuvo más tiempo musicalización y diseño sonoro, y cuando ves el resultado, se agradece. Le agradezco a este momento. Hay mucha gente en su casa con necesidad de contenido, y qué bien que la puedan ver más personas”.

Acerca de que la mayoría de los papeles de las mujeres sean fuertes, Gidi narra:

“Qué te digo, soy la fiscal. Hay un lugar de poder y le hablo de tú a tú al presidente del país. Eso se sintió muy bonito, y hay mujeres más reservadas, muy audaces, y hay mujeres valientes. Me parece que hay un abanico muy lindo, de varones como de mujeres. Con esto de la equidad a veces se nos olvida que también hay mujeres rudas, mujeres canijas, mujeres que poseen dobles intenciones, y no está mal presentarlo, todos somos humanos”.

Coincide con ella Manolo, quien estelariza a un policía:

“Estoy de acuerdo. Creo que es una serie muy homogénea, de seres humanos reales. Más que nunca a los hombres debemos enseñarlos a entender también los tiempos y los procesos que estamos viviendo, y obviamente dejar de estereotipar a la mujer. Ofrecemos un abanico de posiciones, no sólo de poder sino de sentimientos, unos fuertes y otros frágiles”.

Ante la interrogante de ¿qué les preocupa de las plataformas que han surgido para ver series?, responde primero Juancho:

“No me preocupa para nada. Hay mucho contenido y hay muchas personas que quieren diferentes contenidos. Está bien que las plataformas sean ahora una ventana, sobre todo para nosotros en Latinoamérica.

“Agradezco muchísimo a que exista una necesidad de contenido latino, y eso es gracias a que nos hemos abierto y nos hemos dado un lugar en el que nuestras producciones y nuestras historias se vuelven interesantes. Y ya dejamos de que sólo nos vean por los narcos o por los melodramas, ahora ya nos ven como contadores de historias”.

Y Gidi relata que “se amplia y se diversifica, y eso es buenísimo”.

Comentarios