Cine

"5 sangres"

Con "5 sangres" Spike Lee regresa, con otra superproducción, a denunciar el empleo de soldados negros como carne de cañón en las guerras americanas.
sábado, 6 de marzo de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Muy probable que esta última cinta de Spike Lee, 5 sangres (Da 5 Bloods; EU, 2021), aparezca en la lista de los Óscar –la distribución de Netflix facilita el acceso–, además de que la larga y enrevesada aventura de este grupo de veteranos de guerra afroamericanos que regresan a Vietnam para recuperar un tesoro, pueda verse cómodamente de un tirón o en varias sesiones. El impacto político de Black Lives Matter es fresco, el director propone revisar el conflicto bélico contra el Vietcong desde el punto de vista de la negritud americana.

Aunque dispareja, la carrera de Spike Lee –que se extiende por más de tres décadas–, cambió por completo el discurso racial en el cine, desde la lucha por los derechos de la población negra con la estupenda Malcolm X (1992), hasta Blakkksman (2018), siempre presentando temas como el talento de los negros en el deporte, la música o la comedia.

Con 5 sangres Spike Lee regresa, con otra superproducción, a denunciar el empleo de soldados negros como carne de cañón en las guerras americanas; lo había hecho hace más de 10 años con El milagro de Santa Ana, historia ubicada durante la segunda Guerra Mundial y que fue un fracaso comercial, pues a final de cuentas contó una historia de heroísmo a la americana, sólo que con soldados negros. La intervención en Vietnam difícilmente puede asociarse con alguna forma de heroicidad, Lee agrega el comentario de la injustica de que casi uno de cada tres combatientes americanos eran negros.

Pero el universo de Spike Lee es urbano, la guerra en una comarca italiana o el infierno verde del Mekong no son escenarios donde se mueva como gato de azotea; sus influencias cinematográficas pesan demasiado, desde las típicas B “pictures” de guerra, hasta clásicas como David Lean (El puente sobre el río Kwai, Laurence de Arabia) o la portentosa Apocalypse Now de Coppola. 

Lo que sí queda claro es que Spike Lee es un tipo profundamente gringo; además de un final azucarado que celebra la causa de Black Lives Matter, qué bueno, pero poco verosímil de acuerdo al perfil psicológico de los personajes, hombres profundamente dañados por el horror de la guerra, que viajan al corazón de las tinieblas; la indignación contra el racismo y la explotación en el ejército quedan a nivel discurso, Lee tiene que recurrir a material de archivo para anunciar el asesinato de Martin Luther King en medio de los combates.

Esto, por más que 5 sangres juegue con parodiar el heroísmo del soldado americano en las películas de guerra, o con referencias a secuencias de Coppola con el helicóptero o la música de Cabalgata de la Valkirias cuando aparece el Mekong; no logra suficiente distancia entre la densidad a la que llegan sus actores, como el británico Delroy Lindo o el ya legendario Chadwick Boseman, contra la farsa bélica.

Crítica publicada el 28 de febrero en la edición 2313 de la revista Proceso, cuya edición digital puede adquirir en este enlace.

 

Más de

Comentarios