Literatura

Ediciones Proceso: nuestras autoras

Ediciones Proceso es una editorial joven, como lo es también el compromiso de impulsar en ella la publicación de obras de autoría femenina

Ediciones Proceso es una editorial joven, como lo es también el compromiso de impulsar en ella la publicación de obras de autoría femenina. Nuestras autoras aún no son muchas, pero estamos orgullosos de tener sus nombres en nuestro catálogo. Sin duda, la lista crecerá porque las puertas de Ediciones Proceso están abiertas para las periodistas, investigadoras y escritoras.

Esta es, por el momento, nuestra oferta de plumas femeninas.

En Ellas, las mujeres del 68, con un prólogo de Elena Poniatowska, la periodista Susana Cato abre la ventana, hasta ahora entrecerrada, a las experiencias de las protagonistas del Movimiento Estudiantil de 1968, cuya narrativa ha sido tradicionalmente cooptada por la visión masculina. La propia Susana Cato incursiona en el terreno del relato íntimo, familiar, en Isjir, retrato hablado de un migrante iraquí.

Florence Toussaint, la columnista de Medios en la revista Proceso, emprende, junto con aquellos que lean De Gutierritos a Nada Personal, un viaje por las aventuras y desventuras de la telenovela mexicana.

Provocadoramente, Ediciones Proceso sorprendió a más de uno al publicar un libro de la joven regiomontana Verónica Meléndez Coronado, una youtuber de estilo porno que ofrece a sus lectores una descarnada autobiografía con el título de su nombre de batalla: Luna Bella.   

No una, sino varias periodistas, participaron en el proyecto Tiempo suspensivo, un conjunto de relatos de las vivencias del confinamiento por la pandemia del covid-19 en diversas partes del mundo:

Beatriz Pereyra, reportera de Proceso, expone en Pelotero su amor al oficio y a su especialidad, el deporte, en particular el beisbol, a través de un impactante conjunto de entrevistas y relatos de tono dramáticamente humano.

Otra obra colectiva, con amplia proporción de  autoría femenina, es Ayotzinapa, la travesía de las tortugas, relatos periodísticos basados en la vida de los 43 normalistas antes de su desaparición la noche del 26 de septiembre de 2014: hay que dar crédito, entre otras jóvenes reporteras, a África Barrales, Vania Pigeonutt, Ernestina Álvarez, Karina Nalda, Lorena Villa, Melissa del Pozo, Andrea Mireille, Adriana Flores, Nayeli Roldán, Karla Portugal, Mariel Ibarra, Ana Paula Tovar, Tanya Guerrero, Marlén Castro…

De 2014 es el libro que inauguró una nueva época de Ediciones Proceso: Colosio, el futuro que no fue, que contiene los testimonios de mujeres que conocieron al candidato del PRI asesinado 20 años antes: Roberta Lajous, María Angélica Luna y Beatriz Paredes.

Un drama individual es convertido de forma brillante por la reportera Paulina del Moral González en el relato de la odisea de los niños que huyen de la miseria y la violencia en Centroamérica para fracasar en México, camino al inalcanzable “sueño americano”: por eso, es imperdible Dionisio, el niño del tren del norte.

Precisamente de la experiencia de los mexicanos que sí llegan a cruzar la frontera es el libro Mexamerica, una cultura naciendo, en el que Frey Berman, nos describe el mundo lleno de estereotipos ajenos a la realidad que conforma una sociedad a la que la autora considera ya un tercer país en formación.

De la imaginación y destreza de Guadalupe Loaeza, en coautoría con Pavel Granados, surge La última luna, el amor secreto de Amado Nervo, un alarde de creatividad que da forma a lo que pudiera haber sido la correspondencia entre el gran poeta nayarita y Margarita Daillez, su hijastra y amada imposible.

Con un estilo ágil, emotivo, la escritora Alejandra Trigueros nos traslada a un México que ya no es pero que siempre es gozo recordar, en su novela más reciente, Diamante en bruto, donde entremezcla las creencias, la ironía y la magia.

En compañía de su padre, el cineasta Carlos González Morantes, la escritora Carla González Canseco hace, en Sueños de celuloide, una revisión a la transformación cultural propiciada por el desarrollo y evolución del cine, aquel invento de los hermanos Lumiere y George Melies que trastornó los límites entre la real y lo posible.

Comentarios