Cine

"Save Ralph", el corto de HSI contra las pruebas de cosméticos en animales

La ONG Human Society Internacional (HSI) difundió el cortometraje animado "Save Ralph", el cual forma parte de una campaña para que se prohíban las pruebas de cosméticos en animales.
miércoles, 14 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La ONG Human Society Internacional (HSI) difundió un cortometraje animado que conmovió a las redes sociales y se hizo viral, con las voces de actores internacionales como Ricky Gervai y Zac Efron, el cual forma parte de una campaña para prohibir las pruebas de cosméticos en animales.

El cortometraje, de 3:53 minutos, se llama “Save Ralph” (Salven a Ralph) y trata sobre un conejo que trabaja como objeto de pruebas de laboratorio --presentado como falso documental-- y cuenta a un equipo de filmación cómo es su vida.

Fue producido por Taika Waititi, el director neozelandés que ganó el Óscar al mejor guion adaptado por la película Jojo Rabit, en 2019. Gervais le da voz a Ralph. También participan Pom Klementieff, Tricia Helfer y Olivia Munn, entre otros.

“Hay que aunar fuerzas para prohibir la práctica a nivel global. Actualmente hay numerosos abordajes confiables que no utilizan animales para comprobar la seguridad de los productos, por lo que no hay excusas para que animales como Ralph sufran”, consideró el presidente de la ONG, Jeffrey Flocken.

Los objetivos de esta campaña están dirigidos a 16 países, entre ellos Brasil, Canadá, Chile, México y Sudáfrica, así como 10 naciones del sudeste asiático.

“La HSI también defiende las prohibiciones existentes ante situaciones como las que tienen lugar en Europa, donde las autoridades están intentando explotar un vacío legal para demandar nuevas pruebas en animales bajo una ley de químicos. Salven a Ralph echará luz sobre las prácticas de todos estos países, llevándolos al futuro sin la crueldad que el público y los consumidores esperan”, añadió.

¿De qué trata el corto?

Ralph comienza diciendo: “Mi nombre es Ralph. Soy un conejo. Estoy ciego del ojo derecho y estoy sordo de mi oreja derecha también. En realidad, solo escucho un pitido agudo. ¿Bastante molesto no?”.

Luego describe las secuelas que han dejado las pruebas en su cuerpo, pero busca justificarse diciendo que “los humanos son superiores a los animales” y el propósito de los conejos es satisfacerlos.

“Mi padre, mi madre, mis hermanos, todos han sido conejos de prueba. Y todos murieron haciendo su trabajo, como lo haré yo. Eso está bien. Las pruebas son para lo que nacimos, nos hace felices”, dice, mientras suspira resignado.

Después, cuando una mano humana lo levanta para ponerlo en un laboratorio y seguir usándolo como objeto de pruebas, se encuentra con otros conejos, quienes lo animan a pedir ayuda mediante las cámaras que lo siguen, pero Ralph pregunta a sus falsos documentalistas si el ruego de los otros conejos “se puede editar”.

El cortometraje concluye con una nueva prueba al consejo que lo dejó ciego de su otro ojo, impidiéndole ver al equipo que lo está grabando. Pese a ello, busca seguir mostrando lo noble de ser animal de prueba de laboratorio.

“Sin los países que permiten experimentación con animales me quedaría sin trabajo. Estaría en el campo, como un conejo normal. Pero todo está bien ¿no?”, indica levantando el dedo pulgar con mucho esfuerzo.

El video finaliza con la leyenda: “Ningún animal debería sufrir y morir en nombre de la belleza. Ayuda a la Humane Society International a prohibir las pruebas de cosméticos en animales a nivel global.”

Human Society Internacional señaló que pese a estar prohibido en 40 países, las pruebas de laboratorio con animales son legales en muchas naciones en el mundo y está regresando a varias regiones, sometiendo a los animales a muertes innecesarias.

Aunque su versión original está en inglés, pronto se esperan las versiones en español, portugués, francés y vietnamita, para darle alcance internacional.

 

Comentarios