Cine

Agentes económicos dominantes impiden al Senado defender la cinematografía: Academia de Cine

“Nos sorprende mucho que este gobierno y su grupo parlamentario, que han expresado su decisión de enfrentar a los poderes fácticos en otros ámbitos para conseguir un México más equitativo, estén renunciando a hacerlo en el sector cinematográfico y audiovisual", señaló la AMACC.
viernes, 30 de abril de 2021

CIUDAD DE MÉXICO. La Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), entre otras asociaciones de la comunidad del séptimo arte, denunciaron que “Agentes Económicos Dominantes (AED) impiden” a la Cámara Alta “defender” la filmografía del país.

 Así lo hicieron saber después de que el senador Ricardo Monreal, de Morena, planteó la necesidad de analizar la iniciativa de Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual en parlamento abierto.

En el comunicado que dieron a conocer el 27 de abril los realizadores, solicitaron al Senado ejercer las facultades que les otorga el artículo 73 Constitucional y su soberanía respecto a los AED.

Y especifican:

“Al día de hoy, intentan impedirle que defienda la cinematografía y el audiovisual nacional y los derechos culturales de las audiencias cinematográficas frente a intereses voraces que, de manera engañosa, alegan violaciones a la Constitución y diversos tratados internacionales de las propuestas.

“El papel del Estado debe ser proteger y garantizar el derecho a la cultura y los derechos culturales de las y los mexicanos, lo cual se traduce en proteger a la cinematografía nacional como una actividad cultural primordial frente a los intereses monopólicos del sector de la exhibición que el día de hoy pugnan por mantener no solo sus privilegios, sino prácticas que, si bien les traen muchos beneficios económicos, dañan a la industria cinematográfica nacional y con ello al interés general”.

El líder del Senado, el morenista Ricardo Monreal, declaró el 26 de abril que el objetivo es reflexionar y consensuar sobre el contenido de la propuesta:

“Lo que quiero es que salga lo mejor posible”, y añadió: “No hay que cansarse de dialogar”, subrayó.

Sin embargo, los realizadores sostuvieron que “la comunidad cinematográfica nacional reitera su compromiso de seguir trabajando en las mesas del Parlamento Abierto donde continuaremos defendiendo la creación de una nueva Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual que garantice los derechos culturales y el acceso a la cultura nacional de las y los mexicanos”.

Recordaron que la Ley de Cine actual “permite las prácticas concentradoras y monopólicas de los AED en materia de distribución y exhibición cinematográficas”.

Además, añadieron que se debe “conseguir un mayor equilibrio con los otros sectores” por lo que “se necesitan urgentemente cambios en la legislación cinematográfica y audiovisual para volver efectivo el fomento a nuestra cinematografía en todas las etapas de la cadena económica”.

Enfatizaron:

“Nos sorprende mucho que este gobierno y su grupo parlamentario, que han expresado su decisión de enfrentar a los poderes fácticos en otros ámbitos para conseguir un México más equitativo, estén renunciando a hacerlo en el sector cinematográfico y audiovisual”.

Cabe recordar que la iniciativa de Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual fue un documento consensuado por alrededor de 25 gremios y organizaciones cinematográficas de productores, guionistas, directores, fotógrafos, sonidistas y exhibidores, encabezadas por la AMACC, y la apoyó Monreal, pero se señala en la misiva que esa propuesta legislativa fue modificada “a través del dictamen de las Comisiones del Senado”, por lo que destacan que “su redacción original era una Ley  de avanzada”.

A la iniciativa, expusieron, le quitaron definiciones sólidas, como qué es

producción nacional independiente y calidad cinematográfica “en un país donde la producción de contenidos audiovisuales en español ha estado históricamente concentrada, siendo Grupo Televisa el principal productor de contenidos de habla hispana en el mundo”.

Asimismo, expusieron que originalmente, dentro del glosario del artículo 3º se establecían definiciones claras de qué se debe entender por productor nacional independiente y por calidad cinematográfica y audiovisual. “En diversas ocasiones, y mediante documentos enviados al Senado, recalcamos la necesidad de reformar estas definiciones”, acotaron.

En su escrito, los realizadores manifestaron también su preocupación por el hecho de que el senador Monreal revelara en su comunicado que en la decisión de mandar la iniciativa a parlamento abierto influyeran “diversos integrantes de la industria cinematográfica, como Alejandro Ramírez (de Cinépolis)”.

Dieron sus razones:

“No es la primera vez que Alejandro Ramírez, dueño del virtual monopolio de la exhibición en México tergiversa el concepto del libre mercado para justificar abusos y exclusión de otros sectores, en beneficio propio y detrimento de los derechos humanos de las y los mexicanos.

“Entrampar la discusión de la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual bajo el pretexto de realizar nuevas mesas de parlamento abierto es claramente una decisión política que deliberadamente beneficia los Agentes Económicos Dominantes para mantener el poder desmedido del que gozan desde hace años en el sector audiovisual”.

Entre los firmantes del pronunciamiento se encuentran: Apertura (asociación de cinefotógrafas), Asociación Mexicana de Productores Independientes (AMPI), Asociación Mexicana de Sonido Cinematográfico (AMSC), Cines Mutantes, Comunidad de Exhibición  Cinematográfica (CEDECINE), Directoras Cinematográficas, Gremio de Animación Mexicana (GRAM), Guionistas Cinematográficos, Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte en México (MOCCAM), Red de Distribuidores Independientes, Red de Documentalistas, Red Iberoamericana de Festivales Cinematográficos (REDIBEROFEST), Red Mexicana de Festivales Cinematográficos (REDMEXFEST), Red Nacional de Cinematografías Estatales (RENACE), Salas Alternativas de Exhibición y Unión de Productores Mexicanos de Audiovisual (UP).

 

Comentarios