Cine

"The Dry": gran thriller detectivesco... sin acción

The Dry es un emocionante thriller detectivesco que elude los clichés, al convertirse en una efectiva mezcla de drama rural, con una serie de misterios sin resolver.
domingo, 23 de mayo de 2021

MONTERREY, NL. (proceso.com.mx).– La premisa es un enorme lugar común: un agente federal regresa a su pequeño pueblo, ubicado en medio de la nada, para acudir al funeral de un antiguo amigo que ha sido brutalmente asesinado. Aunque solo va para la despedida, tiene que enfrentar viejos demonios, incluido su involucramiento, nunca aclarado, en la muerte de una chica, cuando era joven, lo que lo mueve a autoexiliarse.

En su regreso como policía, la comunidad lo ve con desprecio y lo rechaza cuando participa en la investigación del homicidio de su camarada.

Aunque parece un entorno conocido, The Dry, con título aún sin traducción al español, es un emocionante thriller detectivesco que elude los clichés, al convertirse en una efectiva mezcla de drama rural, con una serie de misterios sin resolver, y que tienen que ver con culpas que nunca se van y que, necesariamente, deben ser confrontadas.

Y, lo más sorprendente, es que carece de escenas de acción.

El director Robert Connolly toma la novela exitosa de Jane Harper y la transforma en una historia de suspenso, con un ritmo bien sostenido, pese a que, en su naturaleza policiaca, se extrañan las armas de fuego que, eventualmente, son accionadas.

En este lugar solariego de Australia de sequía permanente, en el pueblo donde todos se conocen, el ambiente es denso y los secretos de sus acontecimientos quedan encerrados en el círculo hermético que conforman sus apacibles ciudadanos, que detestan las intromisiones de foráneos, como la del policía interpretado Eric Bana, actor nacido en Melbourne, y quien había tenido recientemente pocas apariciones en pantalla.

El agente Aaron Falk es un tipo taciturno que carga con una pesada culpa por situaciones que, se supone, debe expiar, pues todos sienten que tiene una deuda con el pueblo. De alguna forma, al tratar de encontrar la verdad en el caso, está saldando algunos réditos que dejó al partir, décadas atrás, en las que dejó una estela de deshonra y acusaciones que el tiempo no ha borrado.

Y mientras avanza en las pesquisas, hay continuos flashbacks sobre aquella tarde soleada, en el río, que cambió su vida.

Con un buen final climático, que trata de compensar la lentitud en la que transcurren los acontecimientos, el rompecabezas se completa para que las piezas queden en su lugar preciso.

Y es hasta el epílogo, cuando Falk entiende los alcances de sus decisiones de aquellos años lejanos, que lo dejaron marcado para siempre.

The Dry es una buena historia que delitos pasados y presentes, con muertos que, desde el más allá, claman por justicia.

 

Más de

Comentarios