LIBROS

Confianza de accionistas de Siglo XXI en la asociación con Capital Intelectual

El poeta Jaime Labastida Ochoa llegó a un acuerdo preliminar con editorial argentina Capital Intelectual para la adquisición de la empresa mexicana Siglo XXI Editores.
miércoles, 16 de junio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego del fallido intento de vender sus acciones de Siglo XXI Editores a una empresa dedicada al marketing y los bienes y raíces, y aunque aseguró en su momento a Proceso que la operación era “irreversible”, el poeta Jaime Labastida Ochoa llegó a un acuerdo preliminar con editorial argentina Capital Intelectual para la adquisición de la empresa mexicana.

A través de un comunicado, la editorial reconoció que la pretensión de su director Labastida de vender su parte, el 58.7% del total de acciones, a la empresa chihuahuense Merkcent Consulting and Funding S.A. de C.V., fue impugnada por otros accionistas en una asamblea realizada el pasado 19 de marzo, y por ello decidió rescindir los acuerdos con ella y retomar las conversaciones que había sostenido desde 2020 con la casa argentina, que tiene la filial en España Clave Intelectual, a través del Grupo Insud, propiedad del empresario Hugo Sigman.

Accionista también Siglo XXI, la socióloga Tatiana Coll forma parte del grupo de inconformes además de haber sido quien alertó en una de sus colaboraciones en el diario La Jornada sobre la venta de Labastida a un grupo con “un espíritu netamente mercantil”.

Vía telefónica, explica a Apro que las conversaciones con la empresa argentina se venían dando desde hace tiempo, pero, “desgraciadamente”, Labastida había rechazado su oferta, cuando lo más prudente hubiera sido aceptarla:

Creo que la codicia y el dinero ofrecido por los otros empresarios (Se hablaba entonces de 7 millones de dólares), lo cegó y se aferró”.

Fue en “en el transcurso de la denuncia que se ha hecho con el fin de rescatar el proyecto germinal de Siglo XXI, las ideas que lo vieron nacer, los principios, las convicciones sociales y políticas que animaron el generoso ámbito de la editorial, publicando cientos y cientos de autores que fueron conocidos en el mundo entero”, que el accionista mayoritario cambió por la propuesta que era “la correcta desde un inicio”.

Es decir, “respetar estas convicciones y principios y darle paso a un grupo editorial, cultural, respaldado por un empresario muy conocido y, sobre todo, respaldado por la actividad constante que ha desarrollado el director argentino de Siglo XXI, Carlos Díaz, un hombre joven que buscó apenas a principios de siglo rehacer la editorial argentina, que había sido brutalmente cerrada por la dictadura militar y que él se propuso volver a rescatar, renacer y echarla a andar”.

Destaca que el catálogo de Capital Intelectual es “muy impresionante”, y ha contado con el apoyo de conocidos hombres de cultura, periodistas, además de contar con proyectos como la edición de Le Monde Diplomatique:

“Entonces, si bien no ha habido todavía una asamblea (en Siglo XXI),  por los comentarios que he estado recibiendo entre ayer y hoy de muchos accionistas que estábamos en contacto permanente y muy preocupados por lo que estaba pasando y nos habíamos reagrupado, hay un alivio. Y hay la creencia de que la original Siglo XXI, que dio vida a tantas cosas excelentes entre las editoriales de nuestro país, probablemente vuelva a reaparecer, tenemos una gran esperanza en este grupo accionista y en su trayectoria, sobre todo en que es conocida, que es un grupo sólido y esto permite alejar aquel terrible fantasma que se abrió que prácticamente nos llevaba al fin de Siglo XXI”.

Grupo Insud

Accionista también del laboratorio Mabxience, encargado de producir la materia prima de la vacuna AstraZeneca, el médico psiquiatra Sigman y el Grupo Insud intervienen en empresas de diversos rubros, describe el boletín de Siglo XXI, entre ellos innovación, desarrollo científico, tecnológico y cultura:

Es fundador de las revistas TXT y 3 puntos, impulsó asimismo la edición en español de The New York Review of Books. Es poseedor de la productora de cine KyS que ha realizado entre otras películas Relatos Salvajes, El Clan y La Cordillera.

Se debe destacar que en este proceso y según el comunicado de la editorial mexicana, Jaime Labastida “decidió ceder las acciones que, por carta, los señores Arnaldo Orfila y Laurette Sejourné cedieron en su momento a sus herederos, a pesar de que él ya las había adquirido en el año 2017”.

Por su parte, el Grupo Insud, informó desde Buenos Aires que desea preservar “a como de lugar” Siglo XXI pues es un “baluarte de la cultura mexicana y latinoamericana”:

"Nuestro objetivo es potenciar la empresa en el contexto de las nuevas condiciones del mundo editorial, respetando su rica historia y los valores que le imprimieron desde su fundación Arnaldo Orfila Reynal, Jaime Labastida y el grupo de intelectuales latinoamericanos que los acompañaron. Creemos que estamos ante una excelente oportunidad para potenciar el trabajo que viene desarrollando la editorial mediante la asociación con Capital Intelectual, Le Monde diplomatique y Review, que comparten los mismos valores e intereses”.

 El Grupo Insud destaca en su sitio en internet que Sigman y su asociada Silvia Gold se iniciaron como empresarios con la comercialización de principios activos y fundaron la industria química Chemo en Italia y posteriormente Romikin en Argentina. En esa rama fue extendiéndose por otros países como China y España. En 1998 se inicia en el campo agropecuario y en 1999 comienza a editar Le Monde Diplomatique. Capital Intelectual se funda en 2003. Cuenta también con un hotel en Puerto Valle, Argentina.

Más de

Comentarios