Historia

Murió María Dolores Morales Martínez, historiadora de la Ciudad de México

Morales Martínez fue autora de Ensayos urbanos. La Ciudad de México en el siglo XIX, que reúne ocho ensayos escritos entre 1976 y 2000, en los cuales se abordan las transformaciones que ha sufrido la ciudad como consecuencia de la separación de los bienes de la Iglesia y el Estado.
martes, 13 de julio de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Ciudad de México perdió a una de sus más acuciosas y tenaces estudiosas, la maestra María Dolores Morales Martínez, investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quien falleció este domingo 11 de julio.

Autora de Ensayos urbanos. La Ciudad de México en el siglo XIX, que reúne ocho ensayos escritos entre 1976 y 2000, en los cuales se abordan las transformaciones que ha sufrido la ciudad como consecuencia de la separación de los bienes de la Iglesia y el Estado, impulsada por la Reforma Liberal, Morales Martínez fue pionera en el estudio de las transformaciones demográfica y geográficas de la capital del país.

Cuando se presentó este volumen, editado por la Universidad Autónoma Metropolitana, en 2012, el INAH recordó en un comunicado que la historiadora se interesó en temas de propiedad urbana, desamortización de bienes, transformaciones espaciales, crecimiento urbano, cambios en la traza estructural, censos poblacionales, usos de suelo y vivienda, y establecimientos comerciales de la Ciudad de México en el siglo XIX desde 1968.

Y en un muy breve resumen curricular destacó su colaboración “en diversos proyectos interinstitucionales, como el Seminario Censos Históricos, promovido por El Colegio de México, en 1999. Además, ha participado en diversos simposios, conferencias y coloquios, muchos de ellos de talla internacional, como la X Reunión de Historiadores de México, Estados Unidos y Canadá (1999), y el V Coloquio Internacional de Geocrítica, organizado por la Universidad de Barcelona, España, (2003)”.

Como homenaje póstumo, el INAH publica ahora una semblanza de la historiadora, realizada por su colega Delia Salazar Anaya, directora de Estudios Históricos del INAH, dependencia en la cual trabajaba la especialista.

Titulado “María Dolores Morales Martínez. Historiar la Ciudad de México In memorian”, el texto recuerda que ingresó al INAH el 16 de marzo de 1963 para laborar en el Museo Nacional de Historia y el Departamento de Monumentos Coloniales. Abordó primero temas de historia del arte mexicano, la indumentaria, el arte novohispano y hacia 1971 publicó hizo el apéndice para el libro La Capilla de los Medina Picazo en la iglesia de Regina Coeli, de Gonzalo Obregón.

Ahí comenzó su pasión por el estudio de la ciudad y en el último año de la gestión de Enrique Florescano al frente del INAH, se integró al Seminario de Historia Urbana, coordinado por Alejandra Moreno Toscano, “donde Dolores Morales encontró una rica veta de investigación que supo explotar con admirable empeño, rigor y profundidad de análisis: la historia de la Ciudad de México”, destaca Salazar, quien añade más adelante:

“Durante los años setenta, Dolores Morales también sentó las bases de otras líneas de investigación de especial novedad historiográfica: la estructura de la propiedad, el desarrollo urbano y los empresarios que formaron los primeros fraccionamientos de la Ciudad de México.

 “Sus textos, publicados en prestigiosas revistas o en libros colectivos, como Ciudad de México: Ensayo de construcción de una historia y formación y desarrollo de la burguesía en México, de 1978, siempre acompañados de minuciosos planos, resultado de la consulta y recuperación de cuantiosos padrones de propietarios, rentas o habitantes decimonónicos e inexplorados protocolos notariales, caracterizan el andamiaje de sus aportaciones más citadas y reconocidas en el medio académico. Tal fue el caso que, en 1981, recibió el Premio Anual de Historia de la Ciudad de México, convocado por el Departamento del Distrito Federal, por su trabajo “Distribución de la propiedad inmueble en la ciudad de México 1813-1848”.

Menciona de los libros en los cuales colaboró con otros especialistas, entre ellos Imágenes de los inmigrantes en la Ciudad de México 1753-1910, El quehacer de censar. Cuatro historias y Territorio y demarcación en los censos de población. Ciudad de México, 1753, 1790. 1848 y 1882, ella misma fue coordinadora de algunas obras como Continuidades y rupturas urbanas en los siglos XVIII y XIX. Un ensayo comparativo entre México y España.

Y al final le rinde un emotivo tributo:

“Sus compañeros y académicos que gozamos del privilegio de trabajar con ella o se nutrieron de su profundo conocimiento enciclopédico, siempre la recordaremos por su mirada lúcida, siempre atinada. Y su memoria impresa es y será una pieza clave para comprender el desarrollo y las transformaciones que vivió la Ciudad de México durante el siglo XIX”.

 

Más de

Comentarios