Cine

"Un lugar en Silencio Parte II": la importancia de la comunicación

"Un Lugar en Silencio Parte II" es una larga repetición de los eventos que ocurrieron en la primera parte, aunque no deja de ser igual de impactante y angustiosa.
sábado, 3 de julio de 2021

MONTERREY, NL (proceso.com.mx).– Un Lugar en Silencio Parte II (A Quiet Place Part II) es una larga repetición de los eventos que ocurrieron en la primera parte, aunque no deja de ser igual de impactante y angustiosa.

John Krasinski escribe y dirige esta secuela de una franquicia bien trabajada, que le da nuevos significados a los susurros, y a ese irrefrenable impulso de los humanos de expresar todo a gritos para imponer la razón con un alto volumen de voz.

Con el estreno demorado un año, a causa de la pandemia de covid 19, la cinta muestra cómo es un futuro en el que la Tierra es invadida por extraterrestres gigantes de forma arácnida, sin ojos, que sólo utilizan el sentido del oído ultradesarrollado para localizar a sus presas y aniquilarlas, sin razón, con el uso de su fuerza descomunal.

La cinta muestra la importancia de la comunicación. El mundo está desconectado porque estos monstruos le han quitado a la gente la posibilidad de contactarse a través del preciado sistema del habla, tan común y tan corriente que ni siquiera es valorado en la actualidad, porque es un don que es regalado al nacer. Se impone el impráctico lenguaje de señas y, a falta de este, el silencio total.

En la primera entrega donde, se sabe, el líder de la familia se sacrifica para que todos puedan sobrevivir, los Abbott se concentraban en una cabaña que les servía de refugio. Atrincherados dirimieron una fiera batalla contra los invasores. Y prevalecieron.

Ahora, el asedio los hace que enfrenten el mundo exterior. Tienen que andar como modernos trashumantes, buscando algún lugar que les sirva como asilo y les proporcione seguridad. El poder que les proporcionaba su unidad como familia se ha esfumado, porque las circunstancias y el escenario completo han cambiado. Ahora se ven forzados a dividirse y a probar su valor en lo individual, superando pruebas cada vez más complicadas que los retan a sacar lo mejor de cada uno.

Kransinski hace una cinta postapocalítica que es, al mismo tiempo, aterradora y reflexiva. Aunque no varía mucho de la primera parte, los sobresaltos confirman que ha desarrollado un gran instinto para ser un exquisito proveedor de espantos. Pero también invierte su ingenio en proporcionar un panorama global en el que la interacción humana depende del entendimiento hacia el otro. Todo es un caos cuando la gente no consigue descifrarse.

Hay un reconocimiento generacional. La adolescente Regan es interpretada por la actriz Millicent Simmonds, quien representa a la hija de los Abbott sordomuda, como es en la vida real. Arrojada, es la que decide emprender una peligrosa misión para compartir con el planeta entero el sistema que ha encontrado para solucionar el problema que enfrentan todos con esas bestias depredadoras. Si no actúa la población quedará diezmada, al borde de la extinción. Ella es la vanguardia de una anhelada juventud que es urgida a tomar control de su propia vida, y de tener un rol mucho más proactivo en la solución de los problemas globales.

En lugar de estar echada en su sillón, esperando que los adultos tomen decisiones, asume una actitud agresiva para acometer el problema y eliminarlo con valor y voluntad.

Un Lugar en Silencio Parte II es una inteligente muestra de suspenso con ciencia ficción.

 

Más de

Comentarios