Roberto González

A Roberto González, adiós musical de su hija y Nina Galindo

Preservar el canto y la emotividad sonora de “El poeta del rock rupestre” Roberto González ha sido una de las misiones de los rupestres tras su fallecimiento, acaecido el pasado 20 de mayo, por lo cual amigos músicos y fieles fans celebraron un emotivo homenaje.
domingo, 22 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– Como una tocada “intensa, solidaria y muy chingona” calificó la intérprete contralto y blusera mexicana Nina Galindo, el adiós musical que brindaron los colegas del Movimiento del Rock Rupestre al trovador alvaradeño Roberto González, el viernes 20 en el Foro Alicia.  

Preservar el canto y la emotividad sonora de “El poeta del rock rupestre” Roberto González ha sido una de las misiones de los rupestres tras su fallecimiento, acaecido el pasado 20 de mayo, por lo cual amigos músicos y fieles fans celebraron un emotivo homenaje en el antro del promotor cultural Nacho Pineda. 

La tocada en el Alicia asimismo fue para recaudar fondos que ayuden a preservar el arte de Roberto González, ante la incomprensible omisión de los encargados federales de la cultura en la 4T, toda vez que el trovero rupestre siempre brindó su apoyo a los ideales de justicia social pregonados por la izquierda. Solo Pável Granados, director de la Fonoteca Nacional, y un escueto comunicado de la Secretaría de Cultura de la CDMX dieron cuenta de su muerte, así:

“Lamentamos el fallecimiento de Roberto González, importante músico y cofundador del movimiento rupestre junto con Rockdrigo González, de quien fue un cercano amigo. Enviamos nuestras condolencias a familiares y amistades.”

Palabras de Julia para Roberto      

Previo a la velada especial en el recinto de la colonia Roma, en charla para APRO, Julia González Larson (hija del autor de “El huerto” y su compañera Raquel Larson Guerra) comentó que el legado paterno prosigue a través del ensamble La Juerga que la acompaña:

“Mi papá inició La Juerga y es el proyecto con el que nos presentamos, es con puras canciones de Roberto. Todos somos músicos jóvenes, cada uno dándole su estilo, cada integrante hace cosas distintas, algunas más rockeronas, otras más hacia el folclore y el son, es la mejor manera de resguardar su memoria”.

Participaron en la despedida Julia González y La Juerga, la reina de la banda rockera Nina Galindo, el respetado guitarrista Eblén Macari, Fausto Arrellín de Quál, Armando Rosas de la Camerata Rupestre, el conjunto de rock y blues Follaje, además de la fiel amada de Roberto, Raquel Larson Guerra, entre otros. (https://youtu.be/lgB6KseTc6U)

La talentosa heredera del insigne cantautor del movimiento rupestre, adelantó que existen algunos temas inéditos de su señor padre y de los que espera pronto dar a conocer

“Existen (varias) grabaciones y vamos a trabajar en ellas, él ya preparaba un nuevo disco y se paró el proyecto por su salud”.

Para inmortalizar el inmenso acervo lírico del creador de “Lentejuelas”, “Mi Libertad”, “La soga”, “Alguien canta por ahí”, “Satisfaga sus deseos” y la clásica “El huerto”, ésta compuesta durante sus inicios como fundador del cuarteto Un viejo Amor, Julia González Larson reconoció que una de las estrategias actuales son las plataformas digitales, pues “en las redes sociales es donde ahora está gran parte de su música y se pueden ir compartiendo, para que quizá personas que no conocen sus canciones lo puedan hacer y quienes ya lo conocen las vuelvan a escuchar”.

Concluyó la bella cantautora de 27 años que “para los artistas en general, no sólo los músicos, la mejor manera de recordarlos es a través de su obra y en el caso de mi papá, tiene un montón de rolas y de discos que están ahí, la mejor manera de honrar su memoria y resguardarlo es escuchando esas canciones, su voz, sus letras”.

Indiferencia federal

Para Nina Galindo, exvocalista de los Teen Tops y quien a mediados de los ochentas formó Callo y Colmillo con Beto Ponce, “lo de Roberto es muy triste, bastante grosero fue que ni nuestro gobierno como tampoco la institución federal dedicada a la cultura (en la 4 T) no haya organizado un reconocimiento a la lucha de Roberto González con su guitarra a lo largo de medio siglo en favor de los grupos marginados, pues es uno de los compositores más importantes que ha dado este país”.

Aunque, positiva, admitió que “la misma banda mejor que nadie sabe reconocer a Roberto”. A la vez, Nina abogó por su gremio ante la indiferencia de legisladores:

“Los músicos carecemos de seguridad social y padecemos infinidad de problemas que se han recrudecido con la pandemia. No hemos recibido apoyo de ningún tipo los artistas independientes de nuestro país, las instituciones culturales de cultura federal nos tienen olvidados”.

La intérprete, hija de la primera actriz Martha Ofelia Galindo y nacida en Los Ángeles, California (1 de junio de 1958), cuya vida ha transcurrido fundamentalmente en la Ciudad de México donde es adorada como máxima intérprete del género, apuntó que se están perdiendo espacios para la cultura.

 “Mira, las calles nos pertenecen al pueblo, mucho de la contracultura se ha dado ahí, pero nos han quitado espacios. Entiendo que hay una grave pandemia, pero todo ese menosprecio viene ya desde antes de AMLO”.

Explicó que si bien se realizó un sondeo por parte del gobierno de la 4T para afrontar el confinamiento, “hasta ahorita me pregunto para qué fue ese cuestionario”. Al respecto, Nina sintetizó que los artistas no son un mero número “ni los ciudadanos somos personas que tenemos necesidades como cualquiera”.

La compositora con Beto Ponce de “Llévate lejos tu blues” expresó que en las nuevas generaciones también urge la enmienda de conocer y reconocer a los artistas del rock rupestre “para que conozcan este movimiento no sólo son compositores, hay mujeres que componen, que ejecutan buena música”.

En los ochentas, los músicos rupestres y cantantes errantes reunidos en el Museo Universitario del Chopo de la UNAM abrieron cauces al canto de cuestionamiento social que impulsaría la avanzada estética e ideológica de la izquierda, con preocupaciones letrísticas en pro de los derechos de la mujer, contra el machismo o la discriminación, a través de formas innovadoras del folclore urbano alejadas de la frivolidad o el mercantilismo.

“Grandes músicos apoyaron este movimiento que hizo girar al rock en México. Las generaciones nuevas deben ver que hay otras cosas, no todo es reggaetón. He sido intérprete de todos los rupestres inspirada en mujeres ejemplares como la magnífica Betsy Pecanins, le tengo un profundo respeto, cariño y reconocimiento a cada uno de mis compositores e influencias. Pero no puedo decir cómo debo ser recordada, pues uno no es monedita de oro… El ser humano es vanidoso, siempre quiere ser recordado… En el caso de Roberto González, el merecimiento artístico se lo ganó a todo pulmón y por derecho propio.”

Nina Galindo remató que, ante la partida de Roberto González “y otras figuras importantes en la escena independiente” (evocando las recientes desapariciones de Arturo Huízar o Charly Montana), las memorias quedarán “desde el amor, el desamor, la sociedad, el hartazgo de una ciudad enorme, violenta, trágica, la lucha diaria de la vida, siempre que haya alguien quien te recuerde, vas a ser como una lucecita más en el cielo”. 

 Manuel Roberto González García nació el 24 de septiembre de 1952, en el barrio de El Tigrillo en Alvarado, Veracruz, y tras luchar contra el cáncer, alcanzó la eternidad el pasado 20 de mayo de 2021 en la Ciudad de México, cuando parecía había librado lo peor del mal en plena pandemia.

 

Comentarios