Cultura

De luto el periodismo cultural con el deceso de Elda Maceda; pendiente recopilar su labor

Originaria de Acapulco, Guerrero, Maceda fue egresada de la primera generación del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), plantel Azcapotzalco, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
miércoles, 25 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ante el deceso de la periodista y decana del periodismo cultural Elda Maceda, acaecida a los 66 años, distintas instituciones recordaron su labor y legado a lo largo de décadas en nuestro país, pero sobre todo sus compañeros: los reporteros de la fuente. Sus restos fueron cremados y de momento reposarán en la Ciudad de México.

Originaria de Acapulco, Guerrero, Maceda fue egresada de la primera generación del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), plantel Azcapotzalco, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Trabajó en la primera oficina de prensa del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y después por breves periodos en el área de Difusión Cultural de la UNAM, y de la misma Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), instituciones que lamentaron su deceso a través de esquelas en redes sociales. Además de haber laborado unos 18 años como reportera cultural en el diario El Universal en donde cubrió diversas actividades y festivales, como el Cervantino.

Participó en el Primer Congreso de Periodistas Latinoamericanos en la década de los 70, y a lo largo de su carrera entrevistó a destacados artistas como Luciano Pavarotti, José Carreras y Plácido Domingo.

Sus últimos años laboró en la Secretaría de Cultura federal.

En entrevista telefónica con su hermana, Rocío Maceda, bióloga, escritora y locutora de radio, explicó que tras el deceso de la periodista --falleció a causa de un paro respiratorio, luego de padecer un cáncer--, aún no deciden ella y sus hermanos (Óscar, Rebeca y Patricia) dónde reposarán sus restos, pues sus cenizas fueron cremadas en esta ciudad.

Sobre la labor de su hermana comentó algunos proyectos que quedaron pendientes, en especial la publicación de un libro de mandalas:

“Hubo algunas cosas, fue gran amiga de José Antonio Alcaraz (quien fuera crítico musical de Proceso), y sé que tuvieron un plan de escribir un libro sobre la ópera en México, hicieron una serie de entrevistas temáticas que se quedaron grabadas en casette, pero después se distanciaron y la vida los separó, sólo sé que eso se quedó guardado todo.

“Platicando con uno de mis hermanos creemos que sería importante recopilar su labor en El Universal y quizá publicar su trabajo. En los últimos años hacia mandalas y sé por ella que le hubiera gustado publicarlos como un libro infantil para que los niños lo colorearan. Cualquier que la haya conocido la recordará como una mujer muy dulce, fue una maestra del oficio en sus compañeros más jóvenes a quienes arropaba mucho, todo lo publicado apunta a esa dirección, a ese reconocimiento”.

Ante el cuestionamiento si había alguna lucha por parte de la periodista, Rocío Maceda afirmó: “Que se valorara más el trabajo del reportero, en especial el de la fuente cultural”.

Comentarios