Teatro

"Los habladores" de la pandemia

De manera virtual y presencial, David Olguín, en el teatro El Milagro, ha ideado un atractivo e ingenioso dispositivo para reunir en un mismo proyecto 23 monólogos, invitando a 21 actrices y actores a participar en “Los habladores”.
martes, 3 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La pandemia ha cambiado el panorama teatral y la vida de las personas. Hacer teatro, cuya esencia es presencial, ha modificado también la manera de trabajar, los formatos, los dispositivos escénicos y los contenidos.

Ahora la digitalidad se combina con una presencialidad cuidada y dificultosa. Por eso el monólogo se ha constituido en una forma segura de manifestación, aunque ya desde antes se habían expandido los unipersonales. El abandono de la expresión teatral en nuestro país por parte de las autoridades, con la escandalosa reducción a los apoyos económicos y los proyectos culturales, ha obligado a muchos teatristas a reducir sus elencos y diseños escénicos tomando a los unipersonales como caballos de batalla. En la pandemia aún más.

Hoy por hoy las propuestas escénicas a partir del monólogo se desarrollan en diferentes formatos, ya sea un solo monólogo por propuesta o la reunión de varios monólogos en una presentación.

De manera virtual y presencial, David Olguín, en el teatro El Milagro, ha ideado un atractivo e ingenioso dispositivo para reunir en un mismo proyecto 23 monólogos, invitando a 21 actrices y actores a participar en “Los habladores”, escritos y dirigidos por él mismo, con la eficaz escenografía e iluminación de Gabriel Pascal, así como el polifónico vestuario de Laura Martínez Rosas.

La generosidad del proyecto de El Milagro ha dado trabajo y un espacio de expresión para seguir sintiendo vivo al teatro, a actrices y actores de excelencia, ya sea con larga y consolidada trayectoria, como Laura Almela, Diego Jáuregui, Rosario Zúñiga, Bertha Vega y José Carriedo, y a jóvenes actrices como Alejandrina Hergon, Valeria Navarro y Natalia Solián.

El proyecto tiene como antecedente los monólogos publicados en 2006 por Ficticia, con otros personajes, pero desde una misma perspectiva, al tratar desde la cotidianidad problemáticas mediatas o inmediatas. Esta versión de “Los habladores” consiste, en su mayoría, en nuevos monólogos cuyos personajes se insertan irremediablemente en la época actual del confinamiento. Son narraciones personales que retratan obsesiones o confesiones difíciles de aceptar. Hay confusión dentro de los personajes y también claridad, contradicciones internas y furia. El humor negro se combina como la ironía o la tragedia, retratos naturalistas o existenciales. Personajes con dificultades económicas o que tienen resuelto su sustento. Una gama amplia de personas y condiciones que dan una visión poliédrica de gente común de nuestro México.

Los 23 monólogos se presentan de 5 a 6 en cada función, y el público puede volver a conocerlos todos o verlos vía streaming desde su casa. A cada uno de ellos les precede una presentación, una pincelada de carácter que se lee en una proyección junto con el título y quién lo interpreta. Una mesa, un banco, una silla o un espejo, es con lo que juegan actoralmente, portando un vestuario verosímil, caracterizado por su sencillez.

Con este mismo dispositivo, mismos creativos y nuevos y anteriores actores y actrices estrenarán la obra “1521: La caída”, sobre la conquista. Son 22 historias que cuentan, a través de distintos personajes, desde la llegada de los españoles hasta la rendición de los mexicas. Cinco o seis monólogos en cada función y un nuevo mosaico para testimoniar una parte de nuestra historia.

Más de

Comentarios