Teatro

Elena Garro y "Los perros"

En el teatro las obras de Elena Garro no han dejado de estar en el escenario. Varias de ellas son las más representadas: Los perros, El árbol y Felipe Ángeles, las principales.
martes, 31 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Este 22 de agosto fue el aniversario de la muerte de Elena Garro (1916-1998), escritora extraordinaria que incursionó tanto en la narrativa como en el teatro, además de haber sido periodista y ensayista. En la actualidad Elena Garro sigue presente, tanto en las puestas en escena de sus obras como en las publicaciones de su narrativa y de lo que se ha escrito sobre ella.

Precisamente el año pasado salió a la luz Diálogos con Elena Garro. Entrevistas y otros textos, de Patricia Rosas Lopátegui, dos volúmenes editados por Gedisa con documentos relacionados con su vida: fotografías, entrevistas, artículos de periódicos y revistas.

En el teatro sus obras no han dejado de estar en el escenario. Varias de ellas son las más representadas: Los perros, El árbol y Felipe Ángeles, las principales.

Los perros en los últimos años se ha montado infinidad de veces. Este año, por ejemplo, la escenificó el grupo Teatro del CUNorte en Casa Hidalgo del Centro Universitario Norte, en Colotlán, Jalisco, después de haberse presentado en la Muestra Estatal de Teatro de Jalisco, al igual que con la compañía de la Universidad Autónoma Metropolitana de Cuajimalpa, o el colectivo De la Mancha Teatro de Guerrero.

Los egresados de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León, dirigida por Berenice Rodríguez, interpretaron Los perros el miércoles 25 en la plataforma de El Museo de la Mujer; premiada por Conarte en 2018, la actuaron en la Casa de Cultura de Nuevo León, en el Instituto Mexicano Norteamericano de Relaciones Culturales, y en el Teatro Espacio Rogelio Villarreal de esa facultad.

Hay que recordar también las significativas representaciones de Los perros que realizó el Laboratorio de Teatro Campesino e Indígena comandado por María Alicia Martínez Medrano en los ochenta, en español y en chontal, en espacios abiertos, y posteriormente en 2016 el Laboratorio de X’ochen de Yucatán.

Los perros es una obra desoladora sobre el secuestro y el robo de mujeres adolescentes que aparece como una costumbre establecida en comunidades campesinas e indígenas. En la actualidad esta práctica sigue sucediendo, pero ahora hay una mayor conciencia de lo que esto significa. Tal vez Elena Garro, hoy por hoy, la hubiera escrito con una perspectiva más crítica, o no, simplemente consideraría que exponer esta circunstancia es ya una denuncia.

La autora desarrolla la tragedia con maestría, pues si bien desde un principio se anuncia el final, la atención se centra en la emotividad con que se plantea la situación, las relaciones entre los personajes, el lirismo y lo metafórico del lenguaje. Es simbólico hasta el nombre de la obra, ya que los perros son los animales que en apariencia protegerán a las mujeres, pero que son sacrificados por los usurpadores, los cuales, finalmente, son “los perros” a los que se refiere el título de la obra.

La realidad mostrada por Elena Garro es aterradora. Una historia de ultraje a una madre en cuya adolescencia también fue robada y vejada, y que en el presente (cuando sucede la obra) está a punto de ocurrirle a su hija. Ella le advierte que su primo le avisó que se la robarían y ella implora a su madre la libere de ese destino. Pero su madre no puede; ella no pudo librarse en su momento y ahora atestigua que a su hija le pasará lo mismo. El planteamiento de la obra insiste en la dificultad de la solidaridad entre madre e hija y, desde una perspectiva más contemporánea y tal vez esperanzadora, podemos suponer que hoy por hoy madres e hijas unen fuerzas para enfrentar la injusticia; reclaman a ese pasado, se rebelan y son ellas las que pueden cambiar su destino

Más de

Comentarios