Conquista de México

La exposición "Ventanas arqueológicas" llega al Palacio del Márquez del Apartado

La muestra se abre a partir de este martes 1 de septiembre en el marco de las conmemoraciones por los 500 años de la toma de México-Tenochtitlan, o de “Resistencia Indígena” acorde al gobierno federal y capitalino, y en el 30 aniversario del Programa de Arqueología Urbana (PAU).
martes, 31 de agosto de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con una exposición que da cuenta sobre los más recientes  hallazgos del Recinto Sagrado de Tenochtitlán, y un avance de espacios arqueológicos próximos a abrirse, la Casa del Marqués del Apartado brinda un recuento de los vestigios arqueológicos que permanecen en el subsuelo del primer cuadro del Centro Histórico de esta ciudad.

 La breve exposición “Pabellón de Ventanas Arqueológicas” se abre a partir de este martes 1 de septiembre en el marco de las conmemoraciones por los 500 años de la toma de México-Tenochtitlan, o de “Resistencia Indígena” acorde al gobierno federal y capitalino, y en el 30 aniversario del Programa de Arqueología Urbana (PAU),y contiene maquetas del Calmecac, el Juego de Pelota, los templos de Ehécatl (Dios del viento), Axayacatl, Huei Tzomplantli (así como un par de cráneos de este), y una gran maqueta interactiva del Recinto Sagrado, en donde a través de un juego de luces se pueden admirar las estructura arquitectónica a escala de esos edificios, e incluso las calles actuales entre los que se ubicarían actualmente.

En el acto oficial de inauguración, y frente a una gran ventana arqueológica en el patio del Marques del Apartado en donde se encuentra una escalinata que posiblemente comunicara al Templo Coateocalli con el Cihuacóatl, estuvieron presentes:

El coordinador general de Comunicación Social y Vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez Cuevas; la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero; la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, en compañía de los directores del PAU y del INAH, Raúl Barrera y Diego Prieto Hernández, respectivamente; y la directora del Servicio Postal Mexicano, Rocío Bárcena Molina, quienes efectuaron la apertura de la muestra en la esquina de las calles Donceles y República de Argentina.

En sus turnos al micrófono, tanto Diego Prieto, como Barrera y Frausto recordaron la importancia del Recinto Sagrado, y en especial las posibilidades que brindaron grandes hallazgos como la Coyoxautli y la Piedra del Sol, mismos que derivaron en el PAU; mientras que Sheinbaum hizo énfasis en una serie de discriminaciones, como el racismo y clasismo, que aún subsisten tras la llamada conquista, y contra las cuales se lucha para erradicarlas.

Próximas aperturas de ventanas arqueológicas

En un recorrido de prensa posterior a la exposición, Apro pudo acceder a dos próximas ventanas arqueológicas en el Centro Histórico, en Guatemala #16 (que forma parte del Hotel Catedral) y en Guatemala #24.

En el primero, tras un pasillo que conduce a unas escalinatas subterráneas se dejó al descubierto una parte del Juego de Pelota y del Templo de Ehécatl, a través de los cuales el público podrá admirar a través de un pasillo guiado; mientras que en el segundo espacio (que forma parte de una chocolatería) se puede admirar un fragmento del Huei Tzompantli, en el cual se ven claramente algunos restos óseos que formaban parte del mismo.

En breve entrevista con Raúl Barrera, titular del PAU, afirmó que aún no tienen fecha de apertura al público, pues aún hay trabajos por terminar (sobre todo en el caso del Huei Tzompantli), pero cabe la posibilidad de que ambas ventanas se pudieran ver haca finales del año.

El Huei Tzompantli, cuyo edificio fue detectado en 2015, esta dedicado al dios Huitzilopochtli, deidad tutelar y solar de los mexicas que fue destruida parciamente durante la toma de Tenochtitlan, cuya plataforma es posible que haya tenido unos 36 metros de largo por 16 metros de ancho.

En el caso del Juego de Pelota este presenta tres etapas constructivas entre 1481 y 1520, y en su último momento de construcción  un ancho aproximado de 9 metros, además de ubicarse a unos 6.45 metros de distancia del Templo de Ehécatl --edificio rectangular de dos cuerpos de unos 34 metros de longitud y alineado con el de Tláloc en el Templo Mayor--, que se presenta hacia el este debido a que en el relato del nacimiento del Quinto Sol en Teotihuacán los dioses se preguntaron por donde  saldría el astro después del nacimiento de Nanahuatzin, y quienes atinaron al suceso fueron Xipe y Ehécatl, señalando que sería por el rumbo oriental del universo.

Comentarios