Multiforo Alicia

El adiós del Multiforo Alicia con ciclo de música "Rupestre"

Parte esencial del multiforo ha sido el impulsó a músicos nuevos de la escena independiente y underground,  por ello “también vamos a meter bandas nuevas.
martes, 11 de enero de 2022

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El icónico Multiforo Alicia, un espacio rockero desde su nacimiento, prepara para su cierre definitivo tras 26 años de existencia y lo hará con un ciclo dedicado al Movimiento Rupestre, con una serie de tocadas con músicos-amigos, así como la programación de bandas emergentes e independientes que a su vez forman parte de su esencia.

“Son mis carnales los Rupestres, estamos preparando un ciclo, ya estamos en charlas”, comentó en entrevista para Apro el promotor cultural Ignacio “Nacho” Pineda, quien está al mando del Alicia desde hace tres décadas. Y si bien aún se trabaja para la programación musical, afirmó que en breve se daría a conocer el cartel a través de http://multiforoalicia.blogspot.com y sus redes sociales.

También detalló que parte esencial del multiforo ha sido el impulsó a músicos nuevos de la escena independiente y underground,  por ello “también vamos a meter bandas nuevas, hay un montón y no hay espacios en la ciudad, existe una gran oferta musical y las bandas se están quedando guardadas, hay que darles el espacio, como cuando iniciamos”.

Por lo pronto, y arrancando el 2022 destaca el show “Alicia Baila Cumbia” con Sonido Gayo Negro y como invitadas especiales las Musas Sonideras (viernes 14 y sábado 15 de enero). Así como la presentación “Viaje Al Centro de la Música”, en concierto con Cabezas de Cera y compartiendo como invitados a Lety Servin, Mauricio Sotelo, Eblen Macari, Francisco Sotelo y David Cortés (viernes 21 y sábado 22 de enero).

Todo lo anterior tras anunciarse en redes sociales la desaparición definitiva del foro hacia finales de diciembre pasado, Nacho explicó que “todo tiene un principio y un fin, todos los buenos se van a los 27. No hay una ley que nos ampare, la ley de espacios culturales está enlatada, los espacios siempre están en la cuerda floja, es una especie de cansancio”.   

Incluso con la reciente reapertura de los recintos culturales y musicales en la CDMX, reconoció que “no tenemos una certidumbre real de aguantar, después de 27 años seguimos siendo un bar, un antro”. 

Subrayó que a pesar del confinamiento conservaban la esperanza de seguir con el proyecto y hasta buscaron otro inmueble, sin embargo “la pandemia nos puso en nuestro lugar. ¡Qué bueno que no me fui, si no, me hubiera endeudado!”. Enfatizó que ante las rentas excesivas siempre defendieron los precios accesibles para los toquines porque “el Alicia es para el barrio, ese es nuestro público real”.

Apuntó que parte de la solución es que el gobierno done inmuebles deshabitados para que el sector artístico los potencialice como centros creativos “los artistas y promotores seguimos de tercos, a pesar del apoyo es bien difícil. Que entreguen los inmuebles abandonados o en mal uso, hay un montón de espacios”.

Recalcó que la intención es un diálogo con las autoridades e incluso descartó como opción los movimientos okupa (ocupación de viviendas o locales deshabitados) ya que “lo que interesa es la cultura, la okupa no es necesario. Contamos con un movimiento cultural sorprendente, no se ha muerto, hay gran cantidad de artistas. No es necesario las okupas, hay que sentarse y dialogar, veo una gran actividad cultural en la ciudad y muchas bodegas abandonadas, mejor que nos las entreguen a la comunidad, es una alternativa para los creadores”.

Recordó que desde sus orígenes idealizaron “ser una escuela, esa era nuestra idea real, con un lugar grande”. Orgulloso enmarcó que a través del equipo y personal de los “Alicios” se han forjado promotores culturales actualmente activos, así como especialistas en shows en vivo y quienes también han abierto sus propios foros alternativos, además de que paralelamente agrupaciones han alcanzado reconocimiento y notoriedad tras presentar sus proyectos en el escenario.   

Por otro parte, sobre el acervo sonoro que preserva la fonoteca del recinto, así como los posters artísticos con los anuncios históricos de las agrupaciones, notificó que los donará a colectivos interesados en resguardar el legado al igual que los obsequiará a fieles asistentes, en tanto que él archivará unos cuantos como coleccionista de arte, discos y libros.

Nacho Pineda adelantó que sus sueños eternos hacia el Alicia se inmortalizarán con la publicación de las memorias en un libro “no tanto como un ensayo, quiero realizar una historia novelada, con los personajes que nos visitaron y los músicos conocidos, como un cuento y nuestras historias enlazadas”.

Comentarios