Teatro

Círculo Teatral, 8 de marzo: Cinco mujeres, cinco historias

Más allá del día conmemorativo de las mujeres, refiere el director de la obra “Palabras perdidas”, esta experiencia debiera permanecer para la reflexión de todo el mundo. Emociones a través de la vida personal se entremezclan en el Círculo Teatral todos los viernes de este mes.
viernes, 8 de marzo de 2024 · 05:00

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Cinco historias femeninas, cinco universos que exponen pensamientos, recuerdos, temores... monólogos que parecieran inconexos, pero que el teatro entrelaza para la reflexión a partir de este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Se trata de la puesta “Palabras rendidas”, con cuatro únicas funciones cada viernes, del 8 al 29 de marzo, en el íntimo Círculo Teatral.

Dirigida por el director de televisión y teatro Eduardo Said, la obra se concibió a partir de la premisa creativa “Write your story” de la técnica teatral Travis, impartida por el mismo Mark W. Travis. Es un remontaje (la puesta se estrenó el año pasado) con cinco historias escritas por las propias actrices en escena y una nueva.

Said. Invitación Foto: Daniela Curiel.

Para estas funciones, Ana Belén Lander interpretará la historia de la actriz teatral Natasha Cubría, acompañada por las autoras/actrices Sally Lessig, Sandra Coria, Wânia Rangel y Marisa de Alba; esta última alternará funciones con Fernanda F. Valenzuela.

Así, cinco mujeres compartirán experiencias muy personales que las han marcado, en una narrativa impactante y conmovedora.

Además, para al finalizar el estreno de este día 8, se llevará a cabo un conversatorio en el que participarán directoras, actrices y productoras invitadas para reflexionar sobre el papel de la mujer en la creación escénica contemporánea del país.

Por ello Proceso dialogó con Ana Belén Lander y Eduardo Said; este último comentó a modo de introducción:

“Son cinco discursos que corren simultáneamente en escena, intercalados unos con otros. Fui encontrando, al momento de hacer la dramaturgia, que había puntos en común temáticos, aunque las historias son distintas, de ahí parte todo.

“Son más que cinco monólogos, diría que es como un caleidoscopio que configura imágenes, cuentas de vidrio que van girando y te van dando distintas vistas, y así funciona este espectáculo, monólogos que interactúan uno con otro hasta que te da la sensación de que estás viendo un solo monólogo en lugar de cinco”.

Fue Lander, joven actriz cuyo inicios en escena se dieron en telenovelas como “Clase 406” y en cine en filmes como “El secreto”, quien recordó que ésta es la primera ocasión en la que labora con Said, su profesor mientras estudiaba actuación. Relató cómo llegó a la obra a partir de una invitación a verla en la primera temporada. Le interesó mucho la propuesta, cómo se abordaban los temas, cómo conectaban las actrices con sus emociones, el elemento coreográfico, y no sabía que eran sus historias personales, hasta después:

Ana Belén. Interpretando a Natasha Cubría. Foto: Daniela Curiel.

“Eduardo me propuso si quería entrar con mi historia personal y la verdad me aterré un poco. No fue fácil, porque si de por sí eres vulnerable en escena le sumas contar tu historia, tus secretos, pues es todo un reto. Lo pensé, lo medité y acepté... peeeero finalmente por temas de tiempos ya no pudo entrar mi historia como tal.

“Estas historias son de conexión en escena, te identificas, porque todos tenemos algo de lo que van a ver hermosamente contado”.

—¿Cómo conecta con la narrativa de su colega Natasha Cubría, cuya historia interpreta?

—La historia tiene que ver con la relación de su padre, un tema que puede tocar muchas aristas, pero en este caso tiene que ver con el desencanto y la desilusión. Son temas que de alguna manera los conocemos todos o hemos experimentado de alguna manera. Pude encontrar algunas similitudes de su historia en la mía, aunque mi relación parental ha sido completamente distinta, y es desde ahí que la abordo para que se volviera algo más allá de lo narrativo.

“Algunas de las cosas que ha vivido Natasha en su momento yo también las viví, y ahí está el toque orgánico y verdadero que encontré; tomando esas emociones puedo acercarme a esta historia”.

Al cuestionar a ambos sobre el remontaje más allá de una fecha, y en especial luego de distintas labores de colectivas feministas, explican, primero Lander:

“Para mí es un honor hacer teatro el 8 de marzo, por una fecha que conmemora que haya reunidas mujeres hablando de sus historias, el movimiento es utilizar nuestra voz, la herramienta más fuerte. Lo que pasa es que aunque pensemos que sí hay lugares no siempre hay espacios, y tener teatro ahora, en el marco de esta fecha, es tremendo.

“Conectar con historias tan personales es hacer un movimiento no sólo feminista o femenino, sino un movimiento para reconectar, entre todos, más allá de las mujeres, a todos, sanar desde la creación y desde ahí transformar, porque esta obra tiene que ver con una transformación. Esto no tiene que ver con apropiarse o aprovecharse de una fecha, sino apuntar esta fecha”.

Mientras que Said apunta:

“En mi vida profesional he hecho de todo, pero ésta es la primera vez que tengo el privilegio de conducir un texto creativo, y haber sido testigo del proceso de estas cinco mujeres, y luego de Ana Belén que se sumó a este trabajo, esto fue totalmente distinto a otros proyectos de mi trayectoria.

“Curiosamente siempre he sido muy afín para trabajar con mujeres. Mi lado femenino siempre ha estado despierto, y cuestioné en El Circulo Teatral (porque no había un texto en cartelera que honrara la presencia de la mujer en escena), y este espectáculo ya está aquí, no es un panfleto oportunista; en algún momento es pertinente que tiene que ser este mes y siempre. Es interesante, porque sin decir que soy abanderado de la causa, siempre he trabajado con admiración y respeto con todas mis colegas, creadoras escénicas”.

Los monólogos, en caleidoscopio. Foto: Cortesía Producción “Palabras perdidas”.

Y sobre el panorama de la cultura en México frente a los discursos y el proceso electoral 2024, Lander define al proyecto cultural de la 4T como “caótico”, y a las artes como la valentía en escena:

“Es de amor y valentía tener proyectos en escena en estos días, conseguir fondos, inversionistas. Un Efiarte es una buena ventana para apoyarse de recursos del gobierno federal, pero todavía falta mucho, mucho, y sobre todo más unión de la comunidad artística, porque esos recursos que podrían corresponder al teatro y el arte debieran ser mucho mayores. El impacto social de las artes y la cultura es único, y se debe entender en algún momento, ojalá más allá de votaciones”.

“Palabras rendidas” se presentará los viernes a las 20:30 horas, del 8 al 29 de marzo, en El Círculo Teatral, ubicado en Veracruz 107, colonia Condesa. Cada función tiene una duración de 80 minutos y es recomendada para adolescentes y adultos. Los boletos, en taquilla y en los sitios web www.elcirculoteatral.com y www.boletopolis.com, con costo de 350 pesos al público en general.

Comentarios