Afterlife

Afterlife, fiesta electrónica, arte digital y lluvia en el Autódromo Hermanos Rodríguez

El arte digital relució desde la apertura, observándose al centro de la plasma la figura insignia del festival, un humanoide flotando de cabeza en una extensa diversidad de lienzos tecnológicos atrapando velozmente las miradas.
lunes, 27 de mayo de 2024 · 11:41

CIUDAD DE MÉXICO (apro).-El festival Afterlife arrancó con una intensa lluvia en la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez, manteniendo energías encendidas de sus fieles en una fiesta de música electrónica y arte digital estelarizada por los Djs MRAK y Anyma, adicional de unirse con su proyecto Tale Of Us.  

La festividad abrió sus puertas a las cuatro de la tarde d este sábado, siendo recibidas las multitudes por un aguacero en tanto la pantalla principal proyectaba:

“Este escenario detiene sus actuaciones temporalmente. En breve les daremos más información. Muchas gracias por su comprensión”.

Los asistentes aguardaron en tranquilidad y sin contratiempos, algunos buscando resguardarse y otros más disfrutando de empaparse en un refrescante atardecer ante los recientes días calurosos en esta ciudad.

Fue hasta las 18:30 que Tláloc concedió tregua, encendiéndose la colosal pantalla que caracteriza al Afterlife de mayores dimensiones a las habituales. La celebración arrancó con el británico Malsano, en una descarga de beats a los ritmos de “Astral” y “Drown”.

El arte digital relució desde la apertura, observándose al centro de la plasma la figura insignia del festival, un humanoide flotando de cabeza en una extensa diversidad de lienzos tecnológicos atrapando velozmente las miradas.

Los reunidos bailaron de principio a fin cada corte, congregando especialmente oleadas juveniles, además de amantes de la música electrónica de antaño. Los artistas contaron con hora y media en escena, tomando turno el australiano Cassian resonando “Aran” y “My City's On Fire”.

El primer acto especial de la noche intitulado “We Don’t Follow” corrió a cargo del alemán MRAK, en derroche de proyecciones ilustrando efigies dantescas y celestiales.

El show esperado por el público lo comandó el estadunidense Anyma con el acto nombrado “Genesys”, en un alucinante viaje conceptual futurista de emocionales cyborgs deslizándose en la pantalla.

La gente aprovechó cada minuto su estancia, inclusive, además de que se cambió el formato del festival que habitualmente culmina hasta que el sol aparece en el horizonte. Para la Ciudad de México se modificó, el espectáculo conclusivo emprendió vuelo a las 00:30 horas. MRAK y Anyma se unieron con su proyecto Tale Of Us, con la fanaticada enfiestada gozando hasta el último beat alcanzando las fronteras de las dos de la madrugada.  

 

Comentarios