Seguirán los "desplegadazos", advierte Vergara

jueves, 16 de octubre de 2003
*Es publicidad, no burla, dice Guadalajara, Jal , 15 de octubre (apro)- Ni las disculpas de Ivar Sisniega a los Pumas ni la crítica generalizada de los equipos del futbol mexicano frenarán el ímpetu belicoso de Jorge Vergara, el dueño de Chivas, quien advirtió a sus rivales y críticos que continuará su campaña de "desplegadazos" pagados en los periódicos de circulación nacional, mofándose e insultándolos sin que nadie le ponga freno El presidente de la Federación Mexicana de Futbol, respetuoso de la autonomía de las ramas, dijo que él no podía intervenir en forma directa, por lo que envió una carta a la rama de Primera División para que investigue el caso "Como presidente no puedo estar de acuerdo con las burlas" hechas a los Pumas el domingo pasado, en las que Vergara los llama "lindos gatitos", mofándose de su ferocidad, expresó De la Torre Vergara anunció en esta ciudad que ya tiene preparadas varias inserciones más, especialmente contra Atlas y América, de los cuales se burlará cuando se enfrenten en las jornadas 17 y 18 El dueño de Chivas acudió los primeros dos días de esta semana a distintos programas de futbol en la ciudad, en los cuales ratificó que su “campaña de marketing", en la que incluye burlas sobre los rivales, "continuará"; y que no lo asusta una posible sanción, porque, al parecer, en la FMF nadie está dispuesto a frenarlo "No es ofensa contra nadie --río Vergara--; "es una campaña de publicidad, simplemente, para crear más pasión por el futbol" Dijo que sus críticos no lo entienden porque viven del futbol antiguo y que él llegó al medio para revolucionarlo El presidente del Veracruz, su rival dentro de dos fechas, Rafael Herrerías le advirtió que él también podría responderle en las mismas condiciones porque "el que se ríe se lleva" A Vergara lo llamó "ese muchacho" nuevo que llega al futbol armando mucho revuelo y hablando por hablar Herrerías ha dicho que el dueño de las Chivas "abre más la boca que la chequera", refiriéndose a sus promesas de tener "al mejor equipo del mundo", cuando sus inversiones en refuerzos son precarios y todo lo está basando en estrategias de mercadotecnia

Comentarios