ATUENDO: Dos más a la cuenta

jueves, 2 de octubre de 2003
"No superamos la fase de enamoramiento": Jorge Vergara México, D F, 1 de octubre (apro)- Muy poético, Jorge Vergara Madrigal explicó el cese de “El Yayo" de la Torre como entrenador de las Chivas: "nos enamoramos y antes de casarnos decidimos seguir por caminos distintos porque no superamos la fase de enamoramiento" Luego quiso cubrir sus palabras: "Sí, yo dije que ‘El Yayo' era el mejor entrenador del mundo, para Chivas pero me equivoqué" Viniendo de su boca, es admirable encontrarlo humano Acepta que se equivocó y eso, para una persona como Vergara, es un verdadero hallazgo Dentro de la soberbia típica de sus decisiones, este rasgo viene a descubrir que también los genios como él fallan No es fácil para un mortal haber emprendido la aventura que parecía imposible de lograr: compró al tesoro sentimental predilecto de los mexicanos, al nacionalista Guadalajara ¿Quién se atreve ahorita a ofrecer una millonada en dólares por el altar de la Virgen de Zapopan o por el cuadro de la Virgen de Guadalupe? A nivel de futbol, Chivas era el tesoro sagrado de la feligresía rojiblanca No en balde lo bautizaron como "El Rebaño Sagrado" Vergara apostó por lo que parecía imposible y mediante una hábil y genial operación, compró los certificados de aportación que necesitaba para quedarse con Chivas Hoy es el socio mayoritario de una empresa de 196 voluntades, de las cuales él tiene comprometidas y en vías de pago a 156 En el futbol, sin embargo, hace bien en afirmar que no sabe "un pepino" Sabe, sí, que la pelota es redonda y que se gana con goles Ese sentido común, tan poco común en empresarios como él, le permitió observar que Chivas no estaba cumpliendo con la afición Seis derrotas en diez partidos eran demasiadas para la grandeza de Chivas Su nuevo "producto" (así lo ve en el mundo de sus negocios) estaba fallando, se podía salir de mercado y perder su alta cotización en el sentimiento de los consumidores El cese fulminante de “El Yayo" de la Torre no obedece a la falta de entendimiento de la filosofía de las empresas Vergara, ni a que juegue defensivo No La primera regla de oro del directivo fue aprendida rápido por Vergara: el entrenador es hijo de los resultados No hacían falta demasiadas explicaciones Seis derrotas en diez juegos y como local, cuatro caídas en cinco actuaciones Lamentable para cualquier entrenador Ni “El Yayo" con toda su tradición Chiva se salvó Un caso igualmente interesante se vivió en Toluca, donde el argentino Alberto Mario Jorge, el campeón más accidental en la historia del futbol mexicano, también pasó a la lista del desempleo luego de que Rafael Lebrija decidió darle las gracias El último empate sin goles ante el Puebla marcó su destino Si antes, de manera casual, llegó al banquillo para sustituir el pleito entre Lebrija y Wilson Graneolatti, ahora se va a preparar sus maletas porque no pudo enfrentar el paquete de haber empezado su carrera con un título Hay hombres que se levantan de un gran fracaso Hay otros que nunca se reponen de un gran triunfo Este último podría ser el caso de Alberto Jorge Da la impresión que en estos dos casos, más tiene “El Yayo" cuando empobrece que Alberto Jorge cuando consigue un campeonato circunstancial

Comentarios