Futbol mexicano: la plegaria desplaza a la técnica (Primera de dos partes)

martes, 7 de octubre de 2003
México, D F, 6 de octubre (apro)- Como si la estrategia no fuera suficiente para derrotar al contrario, el futbolista mexicano confía más en las plegarias para ganar un encuentro que en la táctica de su director técnico Alrededor de los futbolistas giran las historias: Juan Carlos Cacho aprendió en el Club Deportivo Cruz Azul la mentalidad ganadora y la importancia que su equipo le asigna a la religión católica Desde su llegada al conjunto capitalino supo que una de las condiciones primarias era memorizarse La Plegaria del Jugador , un rezo imprescindible desde las fuerzas básicas El joven goleador apenas concilió el sueño por algunas horas tras el éxito del pasado domingo 4 de mayo, cuando Cruz Azul superó al América por 3-1 (jornada 17 del torneo anterior) Una de las anotaciones fue obra suya Así que en su habitación del hotel sólo repasó una y otra vez las acciones del juego Ese día, asegura Juan Carlos, sintió de cerca la presencia de Dios "Todo se juntó: mi cumpleaños, el rival, el clásico y, encima, anoté gol Fue el día que más he sentido la ayuda de Dios, y le respondí con goles, porque si él me ayuda a meterlos yo le pago de esa manera Para un goleador, las anotaciones siempre son ayudaditas que te da el Señor, como aquella famosa ‘mano de Dios’ de Diego Maradona en el mundial México 86" Juan Carlos nació el 3 de mayo (de 1982), día de la Santa Cruz --la fecha más representativa para los albañiles del país Así que celebró su 21 aniversario apenas horas antes de enfrentar al equipo propiedad de Televisa "Me siento como el elegido, por la fecha de mi nacimiento y por pertenecer en un gran plantel como Cruz Azul Creo que fue Dios el que me trajo aquí Mis compañeros siempre me celebran el día de mi cumpleaños, igual me bromean, me dicen que nací el día del albañil y que, por lo tanto, soy un albañil más, pero les contesto que vi la primera luz el día de la Santa Cruz, que estoy en Cruz Azul y por ello me siento como un elegido del Señor" Oración de la suerte Faltan algunos minutos para el pitazo inicial del juego correspondiente a la fecha 17 del Torneo de Clausura 2003 y, como siempre, Juan Carlos Cacho ha reunido a sus compañeros en el acostumbrado ritual que se repite antes de cada juego en torno a un pequeño altar frente a una imagen de la Virgen de Guadalupe Con las manos en posición de orar, el grupo está unido, como si sintiera la necesidad de seguir aquella firme voz de Cacho: "Señor, danos la fuerza necesaria para enfrentar este encuentro; mientras lo hacemos no dejes de mirarnos para no decir o hacer algo que te ofenda" El joven goleador prosigue con un Ave María y luego con el Padre Nuestro, y todos repiten sus palabras, incluso hasta el único elemento del grupo que no es católico, Melvin Brown, porque él forma parte de la religión evangélico-cristiana En sus tiempos como jugador cruzazulino, Juan Francisco Palencia viajó siempre con un rosario en su equipaje El excapitán del equipo siempre fue el último en descender del autobús, porque apenas la unidad se estacionaba frente a la puerta de acceso del estadio el delantero iniciaba una serie de oraciones para las que empleaba cerca de 10 minutos Antes del ritual encabezado por Cacho, cada uno reza frente a un pequeña, pequeñísima, imagen y veladoras que encienden para la ocasión y que colocan a unos pasos de sus respectivos lugares en el vestuario, por un mero acto de fe que perdura en Cruz Azul, el club de futbol que mejor expresa la devoción al catolicismo en México, acaso porque su mundo pertenece a la industria de la construcción, tanto que hasta la cruz lleva impresa en su escudo Nadie sabe cómo nació la idea de este símbolo que apareció por primera vez en los bultos de cemento producidos por la Compañía Manufacturera de Cemento Portland La Cruz Azul, SA, con sede en Ciudad Jasso, Hidalgo, y propiedad de empresarios estadunidenses, que también producían el cemento Tolteca en las mismas instalaciones En 1927, la empresa se constituyó en Sociedad Cooperativa Manufacturera de Cemento Portland La Cruz Azul, y fueron sus propios trabajadores los que dieron forma al primer equipo de futbol Cacho escuchó por primera vez La Plegaria del Jugador cuando militaba en el Cruz Azul Hidalgo, de la Primera División A, cinco años atrás "Se lo oí a Erik Marín, y ahora que la rezo, todo el mundo la repite" El catolicismo se refuerza diariamente en el ánimo de Cacho: su familia profesa esta religión, al igual que sus abuelos y algunos tíos --familiares de su madre-- dedicados a la albañilería "Salvo mis tíos, todavía no me he encontrado a alguien de esta actividad que sepa el día en que nací, pero me imagino que sería como el estandarte de ellos", dice Juan Carlos En general, se está haciendo costumbre entre los jugadores del futbol mexicano desbordar sus creencias religiosas Y lo corrobora la vehemencia, el ímpetu, con la que elementos como los brasileños Marcelo de Faria y los argentinos Maximiliano Cuberas y Guillermo Franco --forman parte de la Legión de Cristo--, se despojan con absoluta facilidad de la playera oficial del equipo cada vez que anotan un gol para exhibir una segunda prenda con mensajes como "Yo amo a Jesús", "Jesús pronto vendrá", "Alto, Jesús te ama", "Jesús murió por ti" Entre los jugadores mexicanos persiste la tendencia de darle continuidad a la idea del futbolista retirado Alberto García Aspe, quien años atrás portó una playera con la imagen de la Virgen de Guadalupe Hoy, ya no sólo el americanista Cristian Patiño celebra sus anotaciones con el estampado de la guadalupana También lo hacen los gemelos Joahan y Omar Rodríguez, surgidos de la cantera del Cruz Azul; Adolfo Fofo Bautista, el santista Rodrigo Pony Ruiz, el paraguayo Julio César Yegros (exjugador del Cruz Azul) y Daniel Osorno Francisco Fonseca, delantero de los Pumas, suele mostrar en una segunda playera el retrato familiar, rodeado con las imágenes de Jesús, la Virgen de Guadalupe y San Judas Tadeo Pero nada más singular como la actitud del entrenador Juan Alvarado, el hombre que atrapa la atención siempre que sale al banquillo, pues lo hace acompañado de un rosario y un sinfín de rezos durante las incidencias del juego Por momentos, las plegarias de Alvarado adquieren mayor relevancia que la misma idea táctica del juego "En Cruz Azul no hay nadie que no crea en Dios Hasta el brasileño Julio César Pinheiro (jugador brasileño que hoy milita en el Osasuna, de España) llegaba frente al altar, se arrodillaba y se persignaba, porque saben que detrás de esto está uno solo: el Creador del universo", asienta Fernando Rojo “La mayor parte del plantel del Cruz Azul, un 99 por ciento, es católico”, resume el directivo, no obstante que asoma alguna muestra de desaprobación: "Yo no soy católico Entonces ¿Por qué debo hablar de religión?", pretexta el defensa Melvin Brown "No voy a misa de manera frecuente, pero trato de asistir cuando puedo Los triunfos y las derrotas son circunstanciales Lo único que hago antes de cada partido es pedirle a Dios que nadie salga lastimado", revela Oscar El Conejo Pérez "En Pachuca hacemos una misa antes de cada juego y acá también a la mayoría de mis compañeros les gusta orar mucho En Colombia, las misas se hacen antes de la concentración del equipo; acá antes de los partidos, pero el catolicismo es igual de importante en ambos países", cuenta el delantero colombiano del Pachuca, Andrés Chitiva, refuerzo de Cruz Azul en la pasada edición de la Copa Libertadores

Comentarios