Las razones de Bernardo Segura

martes, 16 de septiembre de 2003
* Su salida del IDDF no fue por ineficacia, sino por estrategia, dice * Buscará la presidencia de su municipio y participar en Atenas 2004 México, D F, 15 de septiembre (apro)- Bernardo Segura soñó alguna vez con ser presidente municipal La realidad aparta al exdiputado perredista de manera temporal de su nuevo objetivo político, aunque el marchista demuestra tranquilidad ante los medios de comunicación tras los últimos acontecimientos que lo llevaron a presentar su renuncia con carácter de irrevocable al jefe del gobierno capitalino, Andrés Manuel López Obrador, como titular del Instituto del Deporte del Distrito (IDDF) Federal, acusado de "tráfico de influencias" El pasado miércoles 20 de agosto, la Contraloría General del Distrito Federal encontró pruebas suficientes para aplicar sanciones, no por tráfico de influencias y sí por faltas administrativas al marchista, al comprobarse su responsabilidad en la tramitación de visas estadunidenses para su primo Oscar Segura y dos amistades, Alejandra Hernández Gutiérrez y José Luis Ayala Hernández Sin embargo, hasta el momento la Contraloría continúa sin dar a conocer el dictamen del castigo al andarín cuando han transcurrido ya 26 días Bernardo Segura advierte que los procesos administrativos "tienen sus tiempos", y aunque ya no forma parte del IDDF su caso puede llevar de dos a tres años en resolverse "Hay funcionarios de la administración pasada, o mi propio antecesor (el comentarista Carlos Albert, inhabilitado para ejercer cargo público en el Gobierno del Distrito Federal durante un periodo de 25 años), cuyos procesos administrativos todavía no concluyen “Depende mucho de las observaciones de la propia Contraloría, que también tiene que analizar la cuenta pública de 2001, 2002 y lo que llevamos de 2003 A mí me gustaría que mi situación se resolviera lo antes posible, porque así te relajas" Ante el silencio de la Contraloría, Segura anticipa minutos antes de viajar al test preolímpico de Atenas: "Tal vez la sanción no será tan fuerte Todo podría quedar en una simple amonestación Total que ya no estoy en el Instituto" --Pero Albert fue sancionado estando ya fuera del Instituto del Deporte --se le recuerda --Son casos diferentes A él le aplicaron 25 años y lo máximo que yo puedo alcanzar es una sanción de dos meses, según mis abogados Lo mío fue sólo una falta administrativa y espero que sólo quede en dos meses --¿Sinceramente no temes un castigo mayor… Digamos entre cinco y 15 años? --Si son 15 años mejor me retiro de la política, porque no descarto seguir en ella, como presidente municipal o diputado local No descarto esas posibilidades, pero que me esperen después de 2004, cuando hayan finalizado los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 Presiones En entrevista con Apro, el atleta expolítico denuncia que su caída del Instituto del Deporte del Distrito Federal fue propiciada por "grillas internas" en el propio IDDF: "Hubo gente mal intencionada que ya se autoproclamaba futuro director del Instituto, gente que me movió el tapete, que me echó en contra las asociaciones del Distrito Federal, a mis propios colaboradores Pero afortunadamente a esta persona también ya la corrieron” --¿Quién es? --El licenciado Adolfo Salinas (uno de los dos directores del IDDF) Algunos amigos y colaboradores cercanos me informaron que aprovechaba mi ausencia para politizar algunas cosas, y el deporte no se tiene que politizar; el deporte es el deporte Por ejemplo, cuando un atleta asiste a un evento internacional no va por una entidad federativa sino por México En ese sentido, algunos funcionarios se marean con un poquito de poder e intentan sacar provecho político o utilizar un cargo como un trampolín político para después aspirar a otro puesto --¿Se aprovecharon de tu confianza o de tu inexperiencia al frente del deporte capitalino? --Mucha gente abusó de mi confianza Tengo muchos amigos que alguna vez me reprocharon: ‘oye, es que sólo pones en los cargos importantes a tus amistades’ Pues ni modo que coloque a mis enemigos Aclara que si tardó mucho tiempo en reconocer a sus enemigos fue por la misma presión del cargo: "Yo confiaba mucho en ser un buen conciliador, porque en el Instituto había pleitos entre un director y otro, entre un subdirector y un director Entre ellos se tiraban porque querían quedar bien conmigo para ver quién era el mejor A principios de año corrimos a uno y creímos que las cosas iban a mejorar, no fue así Hubo conflicto Dije: pensé que él era el malo y resultó que fue el otro, mas son errores de los que aprendes Para eso te sirve la administración pública Si en un futuro se vuelve a presentar la oportunidad de ocupar cualquier otro espacio como servidor público sabremos en quien confiar Esto fue una especie de filtro" "No es la salida que hubiese buscado" En junio de 2002, Segura cesó de sus funciones a Rubén Martínez, director del deportivo Plan Sexenal, "por mal elemento" Pero Martínez no le perdonó el agravio Juró vengarse de la afrenta Y de qué manera: días después se presentó ante la Contraloría para denunciar la tramitación de visas que Bernardo Segura encausó en favor de familiares y amistades, a quienes hizo pasar como trabajadores del propio IDDF Para el 28 de febrero del presente año, la subdirectora de Asuntos Internacionales del Departamento del Distrito Federal, Virginia Martínez López, presentó el oficio Al/87/03, mediante el cual señaló: "El día 28 de enero recibí la llamada telefónica del señor Bernardo Segura, director general del Instituto del Deporte del Distrito Federal, informándome que tres personas con nombres: María Alejandra Hernández Gutiérrez, José Luis Ayala Hernández y Oscar Segura Nava, trabajadores por honorarios de este Instituto, asistirían como entrenadores los días 8 y 9 de marzo a un campeonato de marcha en la ciudad de Chulavista, California Por tal motivo, solicitaba a esta Subdirección la ayuda correspondiente para poder tramitar sus visas respectivas" Y el día 20 de agosto, tras la investigación respectiva, la Contraloría encontró pruebas suficientes para sancionar a Segura "No es la salida que hubiese deseado", admite el andarín, descalificado en los Juegos Olímpicos Sydney 2000, "pero me voy con la mentalidad de que hice lo que me propuse con lo poco que tuvimos, porque no dependíamos de mi voluntad, sino de la gente que me rodeaba en el instituto para dar los resultados: dependíamos de las delegaciones políticas, de las asociaciones deportivas, y de un presupuesto muy, pero muy limitado" Sobre su renuncia, señala que ya la tenía contemplada "La situación tal vez se adelantó o precipitó, pero el profesor Nelson Vargas (titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte), mi familia y el propio jefe de Gobierno sabían que en diciembre pensaba ausentarme del puesto, porque desde 2000 a la fecha pienso en la posibilidad de asistir a los Juegos Olímpicos Las cosas se adelantaron cuando me fui a Bolivia y a Francia (el mes pasado), cuando gente mal habida del Instituto infiltraron cosas internas que me crearon una presión muy fuerte Así que opté por renunciar antes de tiempo" --¿Le fallaste a Andrés Manuel López Obrador? --Creo que le cumplí: él sabe la situación, de que la situación es totalmente diferente, él me lo hizo saber y yo me sentía apenado por este caso ajeno a mí y por la alta credibilidad que tiene su gobierno Lo noté como si no me quisiera aceptar la renuncia, como diciéndome: "oye Bernardo, yo quisiera ayudarte, pero tampoco puedo Lo entiendo y te la acepto" Así me lo dijo textualmente: "eres como mi hermano Independientemente de todo esto seguimos siendo muy buenos amigos Formas parte de este proyecto y seguramente nos vamos a ver más adelante"

Comentarios