Atuendo: Pájaros en el alambre

martes, 2 de septiembre de 2003
*"¿Grabaciones? No, yo no sé nada" Felipe Ramos Rizo Guadalajara, Jal, 1 de septiembre (apro)- El asunto toma otro cariz La Federación Mexicana de Futbol no se puede creer la versión de que Edgardo Codesal recibió, "como quien abandona a un niño", un paquete en la puerta de su casa, conteniendo grabaciones secretas que le hicieron a Felipe Ramos Rizo mediante la vía del espionaje telefónico Varios casetes daban cuenta de conversaciones en las que Ramos Rizo denostaba a la Comisión de Arbitraje y a su examigo Edgardo Codesal, según se publica en la Ciudad de México Como no existen evidencias públicas, todo se queda en rumor Pero la Federación no debe actuar con base en rumores, sino a evidencias Si como se afirmó, Codesal tiene las pruebas en sonido, es obligación de la Federación Mexicana de Futbol levantar un acta ante la Procuraduría General de la República por el delito de espionaje En este país sólo está permitido grabar teléfonos particulares cuando existe alguna evidencia de que se trata del crimen organizado La reputación de Ramos Rizo quedó por los suelos, a pesar que él insista en que no le demostraron el presunto soborno del Jaguares de Chiapas en su partido contra Cruz Azul Edgardo Codesal, con esa piel de camaleón, logró salir airoso del problema, aunque dejó una mancha terrible para la credibilidad del arbitraje mexicano Las sospechas suelen dañar más, en ocasiones, que las evidencias Si sólo se tratara de hablar mal de la comisión y de Codesal, el asunto se queda en chisme Pero aquí hay dos áreas que son constitutivas de delito: la violación del secreto bancario, mediante el cual "alguien" filtró información de la cuenta de Ramos Rizo en una sucursal de Bancomer; y el otro, igual de grave, el espionaje en su línea telefónica Refirieron que las conversaciones involucran también a Rafael Herrera, juez de línea internacional, quien seguramente (por ser menos relevante que Ramos Rizo) será fulminado del arbitraje Pero las cosas no pueden quedar así, en un simple triunfo moral de Codesal y una derrota en la credibilidad de Ramos Rizo El caso requiere la investigación de la PGR y de la denuncia de la Federación Mexicana de Futbol, en las que se deben anexar las supuestas grabaciones de Ramos Rizo como prueba del espionaje Porque en estas condiciones, ¿por qué no pensar que el mismo Codesal contrató "pájaros en el alambre" para colgarse de la línea de Ramos Rizo? Y si se descubriera en las grabaciones algún acto de corrupción, ¿por qué permitir que Ramos Rizo siga activo en el arbitraje, si se trata de un hampón? Hace algunos años, un exárbitro que trabajó en la Secretaría de Gobernación se colgó de varias líneas telefónicas y grabó conversaciones en las que se hablaba de cuánto costaba vender un partido El caso llegó hasta el titular de la dependencia, Manuel Bartlett Díaz, a quien "se le cayó el sistema" y, aunque el presidente Miguel de la Madrid fue enterado, el caso se archivó para no dañar la buena imagen del futbol en el pueblo de México Hoy podríamos estar frente a un caso similar, en cuyo caso preguntaríamos: si Ramos Razo está libre de culpa, ¿por qué no demanda por violación del secreto bancario y por espionaje telefónico? Si Codesal está seguro que Ramos Rizo habló pestes de él y de su familia, además de ofender a la Comisión de Arbitraje y, si encontró irregularidades en sus cuentas bancarias, ¿por qué no lo expulsó del arbitraje, para limpiar la imagen del gremio? Y finalmente, si la Federación Mexicana de Futbol y su presidente Alberto de la Torre saben toda la situación, ¿por qué vuelven a esconder la cabeza como avestruz, cuando el caso amerita una enérgica intervención, caiga quien caiga?

Comentarios