Desmienten Tiburones Rojos ser un equipo en rebeldía

martes, 23 de noviembre de 2004
* La directiva "no se arrepiente", luego que no se jugó contra Chiapas: Parente México, D F, 22 de noviembre (apro)- Desafiar el obsoleto reglamento de competencia de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut) fue algo histórico para un equipo como el Veracruz, acostumbrado a los tropiezos y sinsabores Pero la decisión de no jugar el último partido del torneo regular por una inconformidad contra las normas de la propia Femexfut mantiene a la directiva de los Tiburones Rojos más firme en sus convicciones Y es que el vicepresidente del Veracruz, Gustavo Parente, afirmó, horas después de conocerse la sanción al equipo, que la directiva "no se arrepiente de su decisión", en el sentido de haberse negado a jugar el último partido (jornada 17) del Torneo de Apertura 2004, contra Jaguares de Chiapas, el domingo anterior al mediodía en la cancha del Luis Pirata de la Fuente Nuevamente puesta en ridículo, la Federación Mexicana de Futbol fue un alma en pena en víspera de la consumación de uno más de los escándalos en la historia del balompié nacional, en la que un equipo decide no presentarse a jugar por simple inconformidad Parente acepta que en el seno de la Femexfut la actitud de su equipo "fue una forma diferente de llamar la atención Por eso la notoriedad Tanto así, que se habló más de esto que de nuestra buena campaña futbolística" No obstante perder su único juego en casa --aunque por la vía del default--, Veracruz terminó como superlíder del torneo regular y, en el inicio de la Liguilla, enfrentará, en doble programa, el miércoles y el sábado, al campeón vigente, Pumas de la Universidad Los Tiburones Rojos no consiguen un título en la Primera División en los últimos 54 años, desde que se coronaron por última ocasión en la temporada 1949-50 "Fue una forma diferente", insistió Parente, como diferentes han sido las sanciones aplicadas por la Femexfut De entrada, el correctivo alcanza exclusivamente a la directiva: multa con mil salarios mínimos --algo así como 45 mil pesos--; además, desembolsará el monto promedio por la venta de boletos en el estadio veracruzano, conforme lo estipula el artículo 50 del reglamento, así como 10 mil pesos por no entregar al silbante (Marco Antonio Rodríguez) la lista de jugadores titulares y suplentes "Cada institución tiene la manera de pensar y la manera de expresarse como quiera No sé quién nos apoye y quién no Lo importante es que fue una decisión determinante bien tomada por nosotros, para que nos escucharan", reiteró Parente El directivo dijo que de ninguna manera el Veracruz "está amenazando, ni somos un equipo rebelde No tenemos un acto rebeldía, sino que simplemente fue un acto a una petición que no fue escuchada Y creo que tampoco fueron vistos nuestros argumentos Justamente por eso, y viendo que los argumentos de los demás sí fueron vistos, cada uno tiene su punto de vista, tanto la parte federativa como el club La nuestra fue demostrarla de esta manera, y la federación ya dictó sus multas" Tras el histórico capítulo, el presidente del Veracruz, Rafael Herrerías, responsabilizó abiertamente al secretario general de la Federación Mexicana de Futbol, Decio de María, de quien incluso planteó se le dé un "jalón de orejas", por ignorar la petición de los Tiburones Rojos, que reclamaron adelantar su juego el sábado por la tarde, en virtud del inclemente calor imperante en el puerto "En un principio se votó 12 a 6 para que todos los partidos se jugarán el domingo al mediodía, y en ese principio ya se implica una trampa, una sospecha de la FMF, y yo consideró que no se debe sospechar de nadie En Veracruz no sospechamos de nadie", se quejó Herrerías apenas el silbante Marco Antonio Rodríguez decretó el triunfo sobre la mesa del Chiapas

Comentarios