Admite Ana Guevara: El 2004, difícil y complicado

viernes, 5 de noviembre de 2004 · 01:00
* Reconoce que este año se quedó “con la espinita clavada” por no haber igualado sus marcas; promete hacerlo en el 2005 México, D F, 4 de noviembre (apro)- Todavía sin definir el plan de trabajo y sin confirmar la continuidad del entrenador Raúl Barreda en su equipo de trabajo, la velocista Ana Gabriela Guevara afirmó que no obstante la medalla de plata olímpica conquistada en Atenas y el Premio Nacional del Deporte, el 2004 “fue un año difícil y complicado” “Me quedé con la espinita clavada esta temporada de retomar mis marcas, de demostrar de lo que soy capaz y para lo que pude haber hecho en este 2004, y no me voy a quedar con las ganas de lograrlo el próximo año”, prometió la sonorense El rigor de las lesiones y las exigencias de la temporada misma impidieron a Guevara terminar este año en el primer lugar de la clasificación mundial “Son situaciones que únicamente me dejaron enseñanza, y la misma experiencia que vivo ahora la voy a vivir en el momento que me retire”, reconoció Pero antes de fijar la fecha del adiós de las pistas de atletismo, vaticina: --Quisiera retirarme como la número uno, pero no sé si pueda lograrlo Sé que es una enseñanza y que tomo con sabiduría, tranquilidad y madurez Mas acepta: “No soy una máquina Tampoco soy eterna Qué más quisiera que mis piernas duraran toda la vida y seguir dándole a México y a mí también la satisfacción y el orgullo de representar a mi país Pero no se puede” Por eso, anticipa que las experiencias de este año son como “un entremés adelantado que llegará en cualquier momento Siempre lo he visto así Nada más me resta trabajar y trabajar más detalladamente todavía” Guevara tampoco imaginó la irrupción de la representante de Bahamas, Tonique Williams (actual campeona olímpica), quien este año la desbancó del pedestal internacional: “Gracias a ella pude valorar tantas cosas No es fácil estar un escalón arriba y luego un escalón abajo, mentalmente, emocionalmente y, en todos los aspectos, más confiada, con más deseos de buscar mejores objetivos “La verdad nunca imaginé que pudiera pasar algo así en este momento Pero me siento satisfecha, creo que ha sido una prueba y un reto bastante positivo Este 2004 me enseñó muchas cosas que van a quedar marcadas por el resto de mi vida, y lo tomo como un año de enseñanza, un difícil que me enseñó a valorar lo poco o lo mucho que puedo llegar a alcanzar”, sostuvo Guevara Entrevistada en las instalaciones de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) donde acudió a realizarse pruebas morfofuncionales y evaluación médica, la sonorense aseguró que con el Premio Nacional del Deporte 2004 que obtiene por segunda ocasión “se cierra un ciclo, una plenitud dentro de todo lo que fueron estos largos cuatro años de estar dentro de las pistas” --¿Qué más valoraste en este 2004? --El tiempo Estar contra del tiempo, que es mi trabajo, dentro de la pista se ve muy fácil, pero es más difícil cuando simplemente estás dentro de la pista contra el tiempo y no contra el cronómetro del día que tienes encima el reloj El entrenar sólo tres meses para Juegos Olímpicos y tener el tiempo en contra nos hacía valorar si un domingo se entrenaba o no “Cuando normalmente los domingos no se trabajaba era angustiante, era estar en contra del reloj en todo el sentido de la palabra, y eso fue lo que más me costó trabajo, lo que más me angustiaba, lo que más me podía Nunca me llegué a desesperar, pero sí a preocupar al ver que el tiempo pasaba, los días se hacían menos y la competencia cada día se acercaba más y la forma deportiva estaba bien, más no estábamos en un tope como otros años que para esas alturas de la temporada ya estábamos muy bien”

Comentarios