Doblega Monterrey a Atlante 4-2

jueves, 2 de diciembre de 2004
* Para remontar, el equipo capitalino requiere ganar por una diferencia de tres goles México, D F, 1 de diciembre (apro)- Con una ofensiva letal y apenas diez jugadores en la cancha, el Monterrey resolvió el juego de ida del duelo --por el pase a la final-- contra el Atlante, y le clavó cuatro goles --por dos en contra— para regresar a casa prácticamente con el boleto en las manos Por lo pronto, podría decirse que Atlante perdió un gran trecho rumbo a la final de la liguilla, a la espera de la resolución de esta doble contienda, el sábado en Monterrey Y es que para apartar al Monterrey de la senda hacia el título, Atlante necesita vencerlo por una diferencia de tres goles A ello se agrega que en los últimos minutos de la contienda, Monterrey tuvo para golear a su contrincante, cuya zona defensiva pecó de displicente Valga decir que Guillermo Franco (autor de un gol), Jesús Arellano (también anidó un tanto) y Luis Ernesto Pérez (que se acreditó un par de anotaciones) definieron frente a la meta del argentino Federico Vilar, tras una serie de quiebres y amagues sobre dos o tres zagueros de por medio Con el 0-0 del primer periodo, lo mejor del espectáculo en el semidesértico estadio Azteca estuvo en el segundo tiempo, con el arranque dinámico, agresivo de los visitantes, la capacidad de aceleración, de arribos a la meta desde la media y tres cuartos de cancha Entonces apareció el mejor momento de los Rayados Y lo que había sido un equipo atlantista bien ordenado, se convirtió en una industria de espacios vacíos, demasiados titubeos y, sobre todo, de muchas facilidades para la llegada de los oponentes Una grave falla de Vilar abrió la puerta de la victoria regiomontana Desde los linderos del área, Arellano recogió un servicio del argentino Franco para rematar al arco atlantista Todavía el portero azulgrana alcanzó a manotear el esférico, pero con tanta debilidad que no impidió que taladrara dramáticamente la línea de gol, a los 56 minutos Hubo una ligera reacción atlantista, cuatro minutos después, cuando Miguel Hernández Lash aprovechó la mala salida del guardameta suplente Juan de Dios Ibarra (quien sustituyó al expulsado Cristian Martínez desde el minuto 39 por agresión a Sebastián González) Al 79, Luis Pérez sorprendió al guardameta, tras una jugada de Franco –para entonces ya lucía los estragos de la batalla con una especie de venda que cubría parte de la cabeza--, quien aguantó entre tres contrincantes y cedió a Pérez Este a su vez se deshizo de su marca con relativa facilidad antes de superar la estirada del portero El cierre fue por demás explosivo: Franco, en gran jugada individual en la que dejó plantado a dos adversarios, consiguió el 3-1 para el Monterrey, aunque terminó con el rostro ensangrentado y tuvo que abandonar el juego en la misma acción del gol tras recibir un codazo de Hernández Lash, que le abrió la ceja, en el minuto 88 Un minuto después, Luis Pérez amplió la ventaja, tras desbordar a dos zagueros por la banda izquierda desde la media cancha Sobre tiempo de compensación (minuto 91), Atlante descontó por mediación de Oswaldo Lucas, aunque la reacción llegó un poco tarde, y Monterrey se va con una imagen distinta a la ofrecida casi quince días atrás, cuando este mismo Atlante goleó 7-1 al equipo de Miguel Herrera, exentrenador azulgrana En el otro duelo semifinal, este jueves por la noche, Pumas de la Universidad reciben al Atlas en el estadio Olímpico de Ciudad Universitaria

Comentarios