Francisco Rueda: Acoso acuático

viernes, 14 de mayo de 2004
* Enfrenta severas acusaciones de los padres de Laura Sánchez, una de sus pupilas * La exclavadista Cristina Millán revive el hostigamiento sexual de su exentrenador * Lo investiga la FMN por “conductas erráticas y no éticas” México, D F, 13 de mayo (apro)- El nuevo escándalo que sacude el deporte aficionado del país apenas está por investigarse con la apertura de la Comisión de Honor y Justicia integrada por la Federación Mexicana de Natación para analizar el caso del ahora exentrenador nacional de clavados Francisco Rueda La historia de deslices y amoríos de Rueda, acusado por los padres de la clavadista Laura Sánchez de sostener una relación sentimental desde hace tres años, se remonta a mediados de 2000 cuando su entonces pupila Cristina Millán lo denunció por hostigamiento sexual "Por algo se derramó el vaso, porque mi experiencia de hace cuatro años fue verídica, como también la de Azul Almazán", relata Cristina Millán en una especie de reapertura del gris y "poco ético" expediente de Francisco Rueda: "Es un asunto muy delicado y por algo se están dando las cosas Habrá que corroborar que es verdad lo que está pasando con Laura" Rueda ha cobrado también otra víctima, coincidentemente en su grupo de trabajo con otra clavadista, Azul Almazán, quien hizo pública su denuncia sobre casos de maltrato psicológico Pero la situación de Laura Sánchez es única, en virtud que la atleta de apenas 18 años de edad habría permitido la relación sentimental con su entrenador, situación descubierta por sus progenitores al leer, acaso circunstancialmente, el diario de la deportista Este es el relato que Millán hace a Apro a cuatro años de distancia: “Yo entrenaba con Francisco Rueda en el 2000 para la preparación hacia los Juegos Olímpicos y él estuvo molestándome, acosándome de que si quería andar con él, que si quería salir con él Le respondí que no estaba interesada, que no quería; y, desgraciadamente, todo el trabajo que llevábamos realizado, técnicamente, se tiró a la basura, porque no pudo entender que no se podía mezclar lo personal con lo profesional “El trabajo que habíamos hecho de nada sirvió porque como deportista te afecta muchísimo en lo personal que tu entrenador, que se supone es un equipo para ti, te molestara de esa manera A mis 27 años me sentí tan mal e incómoda con él que me afectó muchísimo" Millán dice que hoy "gracias a Dios todo está superado”, pero acepta que sí le perjudicó “muchísimo” la situación, tanto en lo profesional como en lo deportivo --¿Lo suyo no pasó a mayores, todo quedó en un hostigamiento sexual? --En mi caso no pasó a mayores porque tenía 27 años y tienes más herramientas, más armas, para decir hasta aquí: se acabó Pero era tanta la insistencia con él que le dije que ya no podía más entrenar así Me da muchísimo coraje y tristeza que no lo puedas entender porque estamos echando al borde tanto tu trabajo como el mío Aunque asegura no guardarle ningún rencor, la ahora comentarista de TV Azteca sostiene que Francisco Rueda "necesita realmente ayuda porque está convencido que el que está bien es él, que no está haciendo nada mal, que está en lo correcto Inclusive, llegó a decir que yo era la que le insinuaba, que yo era la que estaba enamorada de él Y llega el momento que sus palabras parecen tan convincentes que te las llegas a creer Fue tremendo todo esto, pero gracias a Dios tuve mucho apoyo de mi familia, de mis compañeros y de la gente del Comité Olímpico Mexicano" Mientras, el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Felipe Tibio Muñoz, avivó más el fuego al revelar que "Laura ya tiene 18 años de edad y ya sabe lo que hace", además de reconocer que sabe de entrenadores que maltratan a sus atletas, "pero es algo natural" La Federación Mexicana de Natación ratificó el pasado martes la separación definitiva del adiestrador de las clavadistas Laura Sánchez, Paola Espinosa y del yucateco Romel Pacheco, por "presuntas conductas erráticas y no éticas" A la vez se formó una Comisión de Honor y Justicia para indagar sobre el caso Ayer acudieron a las instalaciones de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) dos de los exatletas de Francisco Rueda, Paola Espinosa y Romel Pacheco, pero guardaron silencio ante la situación prevaleciente

Comentarios