El adiós de Soraya (Tercera y última parte)

lunes, 31 de mayo de 2004
* “Es mi último ciclo olímpico, por salud mental y física” Guadalajara, Jal , 31 de mayo (apro)- Muy cerca del relativo ocaso, Soraya Jiménez Mendívil contempla el futuro sin amargura Confiesa que nunca le gustó la fama “La sufro Me pongo más nerviosa con cámaras y reflectores que cuando estoy compitiendo Hay gente que nace con el gusto para los reflectores, pero yo no Es muy respetable también pero yo, si puedo evitarlo, la evito”, dice la deportista sobre esa diva caprichosa denominada fama Sin saber todavía si su ciclo olímpico terminó o si existe alguna posibilidad de que la nombren como la representante de México en halterofilia, pese a no haber logrado la clasificación directa, Soraya Jiménez ve cerca su adiós del deporte --Antes de Sydney trabajabas en el anonimato, sin reflectores, como que no puedes hacer desde que ganaste la medalla ¿Los has notado? --Sí, realmente era más tranquila la vida antes, sobre todo para mí que no me gusta eso de las cámaras y los reflectores --¿Sufres la fama? --La sufro Me pongo más nerviosa con cámaras y reflectores que cuando estoy compitiendo Hay gente que nace con el gusto para los reflectores, pero yo no Es muy respetable también pero yo, si puedo evitarlo, lo evito --Después de Sydney se da otro fenómeno: el uso político de tu imagen de triunfo Todo mundo se quería retratar contigo --Hasta la fecha no sobra quién quiera estar en la foto cuando hay algún resultado bueno --¿Y si no vas a Atenas? ¿Te quedarías con tu soledad? --No, creo que aprendes a saber quién esta contigo realmente Si no llegara a conseguir el pase olímpico me quedan los verdaderos amigos No es que me quede en la soledad sino que me quedan los verdaderos amigos, aunque ya a estas alturas sé quiénes son realmente, quiénes me apoyan, tanto a nivel de autoridades como a nivel de amigos, a nivel de familia y hasta a nivel de competidores --¿Tu familia es un refugio? --Sí, para mí y para todos --¿Son tus incondicionales? --Sí, la familia y los amigos --¿Están en el triunfo o en la derrota? --Exactamente --La fama trae consigo muchos amigos falsos, amigos de ocasión ¿Ya te tocó vivir esa etapa? --Sí, hay muchos, pero se van quedando allí, en el camino --¿Aprendiste rápido a identificarlos? --Tienes que aprenderlo Si no lo aprendes te hacen mucho daño --¿Te has llevado duros golpes de amistades falsas? --Sí, te llevas cada chasco que de repente dices: ¡ah, caray! Pero después llegas a una conclusión: ni modo, la vida sigue y vamos a darle --¿Cambiaría tu vida si no vas a Atenas? --No pasa nada Vamos a despertar al día siguiente a seguir la vida Hay que ver hacia delante, lo que sigue --Dices que en México nadie los prepara para el éxito Pero para la derrota menos ¿Estás preparada mentalmente para no ir? --Para la derrota menos se nos prepara porque a nadie nos gusta perder No nos preparamos para perder Pero, vaya, tampoco se acaba el mundo Hay que continuar la vida y seguir adelante, teniendo una visión más amplia --¿Sería tu último ciclo olímpico? --Sí, el último Tengo 26 años Es una edad buena todavía porque hay halteristas que a los 32 o 33 años logran ser campeones olímpicos o del mundo Pero yo ya termino mi ciclo olímpico Este es el último Por salud mental y física es tiempo oportuno para terminar --¿Qué te llevas de bueno del deporte? --Me llevo muy buenos amigos y me quedo con ellos Y también muy buenos recuerdos, muy buenos momentos y muchas cosas --¿Qué meterías debajo de la alfombra, para olvidar? --Nada, porque realmente he aprendido de todo Yo no lo veo como el “perdiste” o el “esto malo hiciste” Al contrario: las tomas como experiencias y dices esto me sirvió y esto no me sirvió y ya está --¿En tu familia quién es Soraya? ¿Tienes un liderazgo moral? --Somos todos iguales No tiene por qué haber distinciones No tengo la recámara principal porque no vivo con mis papás ni con mis hermanos Yo vivo sola “En mi casa tengo cuarto para mí sola Con mis padres y hermanos siempre ha habido un trato igual para todos Somos una familia de tres hermanos (mi hermana gemela y el hermano mayor y mis padres) Yo estoy muy agradecida con ellos porque mis padres me dieron la vida y mis hermanos me han acompañado siempre” --¿Quién es el mejor amigo en la vida de Soraya? --Híjole, tengo varios De los pocos amigos que tengo, todos son como mis hermanos También tengo tres grandes amigas a las cuales quiero mucho y a la que menos tiempo tengo de conocerla es desde hace ocho años --¿Y ellos te quieren con o sin medallas? --Sí, la verdad es que sí Yo creo que por eso nos llevamos tan bien --¿Qué apoyos debe dar el país a los deportistas? --Primero nos deben de ver como personas Es cierto que algunos deportistas logramos cosas que muy poca gente ha logrado Pero al final de cuentas somos personas Tenemos que probar de todo en el deporte: ganar, perder, empatar, igual que las demás personas prueban en la vida Les pediría que apoyen siempre, no nada más cuando el deportista está en determinado nivel “El apoyo empieza desde casa, en que no trates de imponer, dejar que el deportista disfrute lo que hace Si a mí me hubieran impuesto tal o cual cosa en casa, quizá no hubiera logrado lo que logré Siempre me ha gustado el deporte, lo disfruto, llego al entrenamiento y me la pasa riendo A veces lo sufres porque no puedes, porque te pesan las lesiones y el esfuerzo, pero no por eso deja de gustarte En mi caso, el recibir apoyo de las personas es muy gratificante “A veces salgo del gimnasio, no puedo caminar, me siento cansada y que llegue alguien y me dé una palmada en la espalda y me diga: ‘oye, vamos a echarle, vamos a darle y suerte’ Eso me reanima No porque tuve un mal día se acabó todo”

Comentarios