ATUENDO: América, los nuevos tiempos

jueves, 1 de julio de 2004
* “Jugué acá y sé lo que significa esta camiseta”: Ruggeri México, D F, 30 de junio (apro)- Con un palmarés de entrenador pobre (fracasos consecutivos en Chivas, Tecos, Independiente y Elche), Óscar Ruggeri regresa al América aceptando todas las condiciones que le impuso su directiva: cobrará el 40 por ciento del sueldo pactado, otro 20 por ciento por calificar y el 40 restante si consigue el título Del 100 por ciento sólo tiene seguro el 40 Además, la rescisión de su contrato será automática si el América no califica Son los nuevos tiempos del América de Guillermo Cañedo White En el triste papel de "presidente sin fuerza", Javier Pérez Teuffer ha renunciado al protagonismo de las declaraciones Con un sólido papel de "presidente sin cartera", Guillermo Cañedo White tampoco hace declaraciones a los medios, pero manifiesta su fuerza en cada movimiento de timón Emilio Azcárraga Jean, sin ser presidente, es el dueño y ha sido claro en el propósito del equipo: el América tiene nuevas exigencias para el plantel No permitirá malos resultados del entrenador en turno, aunque le cueste dinero la indemnización (entiéndase: Leo Beenhakker) y tampoco permitirán que los jugadores protagonicen obras bufas, en la que la imagen del club ande por los sueldos (léase: Cuauhtémoc Blanco) El regaño va directo sobre Javier Pérez Teuffer, su amigo, pero el cual no tuvo bajo control al plantel americanista A Beenhakker le ofrecieron el mismo contrato, pero con los porcentajes de productividad que están aplicando No aceptó porque los tiene amarrados con una indemnización de tres millones de dólares Pero el América puede también mandarlo a dirigir las fuerzas inferiores para cumplir el año que resta de contrato A Daniel Passarella le dijeron lo mismo y no aceptó Ruggeri, en cambio, agarra hasta piedras ardiendo porque su cartel de entrenador capaz está por los sueldos A Chivas trajo un cuerpo técnico tan abundante (auxiliar, preparador físico, kinesiólogo, deportólogo y hasta masajista eran argentinos), que dependían 32 personas económicamente de los pagos mensuales que les hacía el expresidente Salvador Martínez Garza Con América llegó solo Su bajo prestigio no le permite poner condiciones Acepta lo que sea porque es una oportunidad de oro para revaluarse Ayer en su presentación fue claro: "Jugué acá y sé lo que significa esta camiseta Creo que tengo un gran reto que cumplir y lo voy a hacer como lo hice en veinticinco años de carrera como futbolista" Sabe también que en el América la única obligación es ganar: "Si yo vengo a un club como éste y dijera que no es la meta el título, me parecería que entonces estoy equivocado de camino" Con su palmarés maltrecho por tanta derrota (en Tecos dirigió cinco y perdió cinco), Óscar Ruggeri sabe que se juega buena parte de su futuro como entrenador en el siguiente torneo

Comentarios