Análisis deportivo: Piedra de sacrificios

jueves, 19 de agosto de 2004
* “Vamos por una medalla”: LaVolpe y De la Torre México, D F, 18 de agosto (apro)- La piedra de los sacrificios del futbol mexicano tiene dos nuevos integrantes: Ricardo LaVolpe y Alberto de la Torre Uno podría eludir su destino si empina al otro Pero si se mantienen unidos, como hasta ahora, los dos podrían ser sacrificados para contener la ira del futbol mexicano ante el nuevo fracaso en Atenas Sembrador de vientos, Ricardo LaVolpe está recibiendo las tempestades de unos medios de comunicación ofendidos por las acusaciones de “corruptos y burros” Ocultos bajo un arbusto, decenas de periodistas tenían el rifle listo para cuando los resultados invitaran al disparo Y LaVolpe está recibiendo metralla pura No valieron de muchos las peticiones de “perdón, perdón” que hizo a su regreso de la Copa América porque los medios saben que no hay sinceridad en la propuesta LaVolpe fue obligado por un ente superior (¿Televisa?) para ofrecer una disculpa hueca, sin sentimiento ni vida Era un “perdón” buscando su propia sobrevivencia, no para cambiar su relación hostil con los medios Alberto de la Torre se subió al ring para contraatacar a Hugo Sánchez Dijo que le temblaron las piernitas en los mundiales y que no estaba calificado para descalificar el trabajo de LaVolpe No estaba convidado al pleito, pero De la Torre sostiene una relación de amistad añeja con LaVolpe Cree en su proyecto, en su forma de ver el futbol y es de los pocos que soportan el mal genio del argentino Aunque también se afirma que De la Torre es beneficiario en algunos partidos amistosos de la Selección, sobre todo en Estados Unidos No son siameses pero podrían ser subidos, ambos, a la piedra de los sacrificios, a donde acuden nuevas víctimas para saciar el apetito canibalesco de la legión de seguidores del futbol, que soportan fracaso tras fracasos a condición de que cuando menos rueden algunas cabezas De la Torre cometió el error de jugar su permanencia en la silla presidencial del futbol junto al éxito de LaVolpe Prometió, igual que el desubicado entrenador, traer el título de la Copa América y una medalla en los Juegos Olímpicos LaVolpe se envalentonó al decir que siempre ganaba los torneos importantes, sobre todo cuando tiene a toda la prensa en contra, pero omitió un pequeño detalle: ganó la Copa de Oro y la eliminatoria preolímpica porque ambos torneos se jugaron en nuestro país, no en el extranjero Y aquí en México, con LaVolpe, sin LaVolpe o a pesar de LaVolpe, nuestras selecciones son capaces de ganarle al mejor del mundo Pero en cuanto vamos a que nos pegue el aire de fuera, los jugadores se achican, prevalece su mentalidad perdedora, su miedo a las alturas y volvemos cargados de las mismas decepciones de siempre Hugo Sánchez es buen cazador: paciente espera los resultados y luego se lanza a la yugular Primero era pleito callejero contra LaVolpe Ahora subió al ring a Alberto de la Torre y los califica a los dos de fracasados porque perdieron la medalla que prometieron “Los dos se tienen que ir”, ha sentenciado Hugo Pero difícilmente le tocará el cargo si hubiese relevo Los dueños de clubes han visto con desagrado algunas actitudes de Hugo La primera, su condición de francotirador de LaVolpe La segunda, su rebeldía ante la autoridad máxima del futbol (De la Torre) Y la tercera, porque el teatrito del domingo en Ciudad Universitaria dejó su imagen de gente adulta por los suelos, así haya tenido razón en lo que reclamaba del árbitro Pero al margen de lo que piensa Hugo, el pueblo pide sangre, como siempre Y la piedra de los sacrificios está lista Sólo falta saber si va uno o van dos a saciar el apetito voraz de la turba enfurecida ante el nuevo fracaso de un futbol que siempre promete y nunca cumple

Comentarios