Lavolpe, dos años con la Selección Nacional (Primera de dos partes)

martes, 24 de agosto de 2004
* Una historia repleta de renuncias, pleitos, complots y mucho dinero México, DF, 23 de agosto (apro)- Los dos años primeros (¿y únicos?) de Ricardo Antonio LaVolpe (elegido en agosto de 2002, luego de una pasarela en la que también se entrevistaron con Luiz Felipe Scolari, Carlos Bianchi y Hugo Sánchez) al frente de la selección nacional han sido marcados por una historia en que las renuncias, complots, encuentros, desencuentros y dinero han aflorado LaVolpe se arregló como entrenador con el mismo presidente que tuvo en el Atlas: Alberto de la Torre, un hombre que conoce perfectamente su capacidad, pero también su mal genio y su carácter irascible Alberto de la Torre confió su beneplácito a este reportero porque la contratación de LaVolpe se consiguió en buenos términos económicos, ya que aceptó el sueldo de 800 mil dólares anuales, muy por debajo del millón 200 mil dólares que cobraran Enrique Meza y Javier Aguirre, sus antecesores Carlos Bianchi les pidió 22 millones de dólares anuales por hacerse cargo de la selección, cantidad que no entraba en el presupuesto de la Federación Mexicana de Futbol Además, De la Torre confiaba en que sus buenas relaciones con Televisa ayudarían a manejar la imagen de LaVolpe, mientras que TV Azteca se había manifestado en favor del argentino, lo que facilitaría su tránsito como entrenador nacional LaVolpe aceptó inclusive cobrar menos de lo que ganaba en el Toluca (12 millones de dólares), pero se protegió con bonos de 80, 100 y 200 mil dólares por ganar torneos oficiales De esa forma cobró cerca de 300 mil dólares por ganar medalla en los Juegos Panamericanos (bronce), así como por conquistar la Copa de Oro y el preolímpico, ambos torneos celebrados en México Los bonos habrían mejorado si LaVolpe hubiera conseguido medalla olímpica en Atenas o el título de la Copa América, torneos que tienen en su contrato los bonos más altos, pero en los cuales acumuló sus más dolorosos fracasos como entrenador LaVolpe cometió también el pecado de la soberbia, al prometer "el título de la Copa América y una medalla olímpica" La gran prueba que le falta es la calificación al Mundial de Alemania 2006, al cual quizá no llegue por la presión de la opinión pública, que se ha manifestado por el cese, aunque Alberto de la Torre y el mismo LaVolpe han decidido ponerle hielo al asunto apelando a la memoria flaca del mexicano Pleitos con Hugo y la prensa En estos primeros dos años de LaVolpe han cobrado celebridad sus pleitos con la prensa y con el entrenador de Pumas, Hugo Sánchez La historia de ambos enfrentamientos tiene sus momentos críticos y sus ratos de paz Al relegarse por voluntad propia como candidato que no estaba dispuesto a ser parte de un cuarteto elegible, Hugo Sánchez se instaló en el asiento de primera fila como el francotirador oficial de LaVolpe, con quien tiene importantes diferencias desde hace 25 años, cuando ambos eran futbolistas Ellos han protagonizado públicamente peleas verbales épicas, en las que generalmente el “Penta Pichichi” saca la mejor parte, pues aprovecha cualquier derrota de la selección para lanzarse a la yugular del argentino El 21 de julio anterior, el diario deportivo Esto daba cuenta de la posición de cada uno LaVolpe justificaba que en la Copa América integró “al mejor equipo que podía llevar”, al tiempo que denunciaba ataques en su contra Hugo le respondió ahí mismo: “Que no se haga el mártir” LaVolpe le respondió duro en Reforma del 20 de julio: “Es una falta de ética y de dignidad como ser humano el nombrarte tú como técnico Tienes que ser muy chiquito A (Marcelo) Bielsa no le están diciendo que el equipo lo va a tomar algún otro técnico Y me refiero a Hugo Sánchez, por supuesto Al técnico de España, Iñaki Sáez, y al de Alemania, Rudi Vöeller los echaron los resultados, no la campaña de otro técnico, eso es falta de dignidad, de ética, de hombría” Le preguntaron a LaVolpe lo que sentía con el entorno Y respondió: “La palabra es asco, eso es lo que siento” En respuesta, Hugo no tuvo ningún inconveniente en insistir: “Si fracasan en los Juegos Olímpicos como en la Copa América, por dignidad y por orgullo, LaVolpe y Alberto de la Torre se tienen que ir” Los aludidos se pusieron la soga al cuello cuando prometieron: “Traeremos una medalla de Atenas” Hugo ha guardado silencio tras el escándalo en Atenas, pero prepara sus mejores dardos verbales para el regreso de España, donde se enfrentará este fin de mes al Real Madrid En público y en privado, Hugo y LaVolpe confiesan su enemistad sin tregua Han intervenido muchos sectores del futbol, de la política y de la vida empresarial tratando de acercarlos para que charlen en una mesa, pero Hugo se ha negado El más insistente ha sido el promotor Carlos Hurtado, quien quiere conservar el control de la selección para promover jugadores y, si le mueven una pieza (LaVolpe), ha preparado otra (Manuel Lapuente) para seguir influyendo en algunas convocatorias Otro personaje rechazado como mediador ha sido Alberto de la Torre, quien decidió subirse al ring para pelear contra Hugo, apoyando en una esquina a Ricardo LaVolpe

Comentarios