La renuncia, arma preferida de LaVolpe para chantajear (Segunda y última parte)

miércoles, 25 de agosto de 2004
* Dos años al frente de la selección nacional México, DF, 24 de agosto (apro) - Ricardo Antonio LaVolpe, desde que era entrenador del Atlas, tomó la "renuncia virtual" como su arma preferida para chantajear Por medio de la presión consigue que se le respete, que no le pidan cuentas, que la prensa se aleje y que los dirigentes se atemoricen Al menos en el Atlas y en la selección nacional ya le tomó “la medida” al presidente de la Federación Mexicana de Futbol, cuyo trabajo principal es "arreglar" la nota de LaVolpe los días siguientes de cada partido, para encontrar en sus palabras un resquicio para negar sus renuncias La última ocurrió en la Copa América: al terminar el partido de cuartos de final contra Brasil, LaVolpe renunció en una entrevista con la televisión argentina, al decir: “Yo ya me voy” De lo anterior dio fe el periódico Récord, pero LaVolpe y Alberto de la Torre se encargaron de desmentirlos “Nunca hubo una renuncia oficial, lo que él dijo fue que si estorbaba en el proceso, que se haría a un lado, pero eso suele suceder Se tomó como una renuncia, pero no es así”, dijo De la Torre, su principal protector dentro de la FMF Con esa nota en desmentidos, LaVolpe vivió su peor desencuentro con la prensa al arribar de Perú al aeropuerto de la Ciudad de México, tras el fracaso en la Copa América Los insultos en el aeropuerto, las provocaciones y las preguntas de los reporteros lo pusieron de mal humor, al grado de llegar a la agresión física, lo que nunca había hecho Después de agredir en el aeropuerto del DF al fotógrafo de Récord, Christian Palma, LaVolpe fue “reconvenido” por importante empresario con ligas en el futbol para que parara su ímpetu En una especie de campaña personalizada, LaVolpe se disculpó con funcionarios de ese diario y con el fotógrafo, al que había empujado, pateado y jalado de una oreja un día antes Ofreció disculpas y pidió perdón también en el diario Esto, al que acusó desde Lima de complotar en favor de Hugo Sánchez También se disculpó con Manuel Lapuente, con el resto de la prensa agredida y con la afición Insistió en que no había renunciado, sino que le malinterpretaron sus palabras La historia de sus renuncias tiene muchos antecedentes En el Atlas renunció de palabra cuando menos siete veces, pero nunca lo hizo en un papel Quien le aguantó todas sus “renuncias virtuales” fue Alberto de la Torre El 23 de marzo de 1999 fue la primera, cuando advirtió: “Los dirigentes mandan, pero de que LaVolpe se va, se va” También se fue “de a mentiras” el 15 de abril de 1999: “¡Basta, se acabó! No tengo por qué aguantar estas cosas” Su molestia fue porque repartieron el “éxito” del Atlas entre los técnicos de fuerzas inferiores y Marcelo Bielsa, restándole aplausos a él Otra advertencia muy a su estilo fue el 15 de septiembre del mismo año: “Me están diciendo que no sé nada, perfecto, LaVolpe no sabe nada, si quieren sigue LaVolpe; si no, se va” Como regalo navideño, el 9 de noviembre advirtió de nuevo: “En diciembre, hay que sentarse en una mesa y decirles: señores, hasta acá llegó LaVolpe” El 18 de enero del 2000 insistió: “Esto me hace penar que no se puede, hay cosas en las que soy muy estricto, y el lucimiento no va conmigo, por eso es muy factible que presente mi renuncia” El 16 de abril repitió la dosis: “Si no hay refuerzos, yo me voy” Y remató con una frase genial el 8 de febrero: “A mí que no me toquen porque no tengo pelos en la lengua, y a mí ningún dirigente y ningún jugador me va a venir a decir o a imponer cosas” Con la selección nacional las amenazas comenzaron el 14 de marzo de 2003: “En donde se interrumpa un poco el proceso, yo me voy soy gente de trabajo y, si no me dejan trabajar, me hago a un lado” Al terminar la Copa América, el 19 de julio, insistió: “Ahora voy a hablar con el presidente (Alberto de la Torre) para dejarle el camino a otro Como lo dije recién, ya uno está cansado Yo ya me voy” Al terminar la competencia en Atenas, apenas el martes 17 de agosto, volvió a declarar: “Mi ciclo terminó” Y, como siempre, Alberto de la Torre salió a protegerlo: “Terminó el ciclo, pero el olímpico LaVolpe sigue firme hasta el Mundial de Alemania 2006 porque no es conveniente interrumpir el proceso” Alguna llamada de México los puso en alerta, porque entonces ambos aclararon: “La decisión está ahora en manos de los dueños de equipos El Comité de Dueños evaluará y decidirá” A pesar de que LaVolpe se ha quejado estos dos años de la existencia de un complot orquestado por Hugo Sánchez, y supuestamente ejecutado por varios medios de comunicación, también ha recibido apoyos importantes El 11 de febrero de 2004, el presidente Vicente Fox le escribió una carta eufórica por calificar a los Juegos Olímpicos de Grecia, que decía: “Estimado Ricardo: Qué felicidad tan grande nos han dado a todos los mexicanos con el destacado desempeño y el grato resultado ante la selección estadunidense, que permitirá al conjunto nacional participar en los Juegos Olímpicos de Atenas Estos jóvenes de menos de 23 años, seleccionados y entrenados por usted, han demostrado que los retos en la vida se vencen con ardua preparación y trabajo en equipo La confianza que ha sabido darle a los jugadores, y la acertada estrategia para obtener el triunfo, genera en nosotros la certidumbre de lograr el campeonato de la Concacaf y realizar un papel destacado en Atenas Un aplauso fuerte por su triunfo, gracias por darnos esta alegría, y por confirmarnos que con estrategia, preparación y trabajo en equipo, podemos alcanzar grandes éxitos en todos los ámbitos de la vida Le pido sea usted el conducto para enviar a todos los muchachos un fuerte abrazo de mi parte” Y en los Juegos Olímpicos, como toda la delegación mexicana, le fallaron al presidente, porque no hubo estrategia, preparación y trabajo en equipo que impidiera la vergonzosa eliminación en la primera ronda

Comentarios