Análisis deportivo: Por bocón

jueves, 23 de septiembre de 2004
* "Cuando me contrataron, eso de espectacular, eso de golear, a mí no me lo dijeron": Óscar Ruggeri México, D F, 22 de septiembre (apro)- ¿Se acuerda usted del autor de la frase: "El que quiera espectáculo que se vaya al circo"? Exacto: Manuel Lapuente A las pocas semanas fue despedido por diferencias futbolísticas, a pesar que hizo campeón al América Casi dos años después, Lapuente sigue sin conseguir empleo, porque quedó bien sellado con imagen de entrenador defensivo A Óscar Alfredo Ruggeri le pasó algo similar Luego de un mal arranque, ganó el partido de su sobrevivencia, el domingo ante Monterrey Pero abrió la boca ante la prensa Dijo que no tenía en su contrato establecido que tenía que jugar bonito Ese fue el pretexto que necesitaban los directivos para decirle adiós Y ayer, sin decir agua va, se anunció su cese fulminante, por los errores de no conectar la lengua con el cerebro La de Ruggeri, de cualquier manera, fue la crónica de un despido anunciado porque desde le principio no daba el perfil para cosas importantes por sus pobres resultados como entrenador Su participación con Chivas, Tecos, Independiente y el Elche de España no daban certidumbre al rumbo que había tomado la directiva Se pensó que ante la salida de Leo Beenhakker y su millonaria indemnización, el América contrató a Ruggeri a las prisas, porque no tenía a nadie más cercano Y en el pecado ahora está pagando la penitencia de otro pésimo inicio de torneo El alto mando de Televisa, no del equipo, es decir, Emilio Azcárraga Jean, el americanista más convencido del país, seguramente no querrá seguir viendo esta situación Las barbas de Javier Pérez Teuffer deben estar en remojo porque aunque sea el gran cuatacho del dueño, al final de cuentas cobra como empleado y le van a exigir resultados, como a los entrenadores o a los jugadores El primer error no fue correr a Ruggeri, sino haberlo traído al inicio del torneo Pero ya puesto en la banca, el argentino nunca pudo hacer funcionar a un equipo que está diseñado para las grandes conquistas, que tiene a dos delanteros que podrían ser el ataque del Juventus, del Lazio o del Valencia (Navia y el "Piojo" López), pero cuyos resultados en el América hablan de una penosa improductividad Este error no es atribuible a Ruggeri, sino a Pérez Teuffer, porque el argentino no estaba capacitado para manejar a un equipo así La llegada de Mario Carrillo es un albur Cierto que en la primera etapa hizo funcionar a las Águilas, pero tiene casi dos años inactivo, y siempre termina en el Puebla como equipo de compensación Carrillo tiene el mismo defecto que Lapuente o el "Flaco" Tena: no mueven un dedo sin la asesoría del promotor Carlos (Martínez) Hurtado

Comentarios