Análisis deportivo: Lecciones del ayer

sábado, 10 de diciembre de 2005
* "Vamos a pasar invictos a la segunda ronda": José Antonio Roca, 1977 México, DF, 9 de diciembre (apro)- ¿Fácil? ¡Facilísimo! Así se ve, a seis meses de distancia, el grupo en que fue colocada la selección mexicana de futbol El único europeo será Portugal, cuyo futbol es más bien de corte sudamericano, de toque, de velocidad, de desplazamientos, de paredes, no de fuerza, de altura, de disciplina táctica o de disciplina táctica militarizada El grupo ahora se ve como el de 1978 en el Mundial de Argentina, cuando el entonces entrenador José Antonio Roca, en entrevista con Proceso, hizo el siguiente pronóstico: "A Túnez le ganamos 3-1, con Alemania empatamos a uno y a Polonia le ganamos 3-1" Ajá La realidad dijo: perdimos 1-3 con Túnez, 0-6 con Alemania y 1-3 con Polonia Desde entonces, José Antonio Roca se niega todas las semanas a jugar a los pronósticos deportivos, terreno en el que, la mera verdad, no da una Hoy, los dirigentes de la Federación dicen que el grupo en que quedaron colocados, con Angola, Irán y Portugal es, según palabras de Alberto de la Torre, "accesible" para avanzar a la siguiente ronda Ricardo Lavolpe, más cauto, dice que nada es fácil en el futbol y que todos los rivales tienen su problemática Diría cualquier aficionado mexicano: par de hipócritas A la luz de las clasificaciones de la FIFA, México debería ser considerado el gran favorito, por su clasificación en las listas de los últimos tres años, seguido cerca por Portugal, en tercero Irán y en cuarto Angola Así debería de terminar el grupo en teoría Pero la selección mexicana de futbol (que le ganó una vez al Brasil de Pelé, Tostao, Rivelino, Gerson, Clodoaldo, Jairzinho y demás estrellas, en 1969, en el mismísimo estadio Maracaná, y que perdió en el premundial de Haití 4-0 ante Trinidad Tobago) es como los genios: suele ir de lo sublime a lo grotesco Hace poco se le ganó a Brasil en la Copa Confederaciones, pero no supimos resolver el juego ante Argentina y, entre ocho clasificados, nos quedamos con el cuarto lugar, en la tabla media de los perdedores Si de algo le sirve el dato, en las clasificaciones actuales de la FIFA, México es séptimo, Portugal décimo, Irán décimo noveno y Angola aparece lejos, en el sitio 62 Si el grupo "D", donde quedó México como cabeza de serie, se analizara a seis meses de distancia, todo nos resulta favorable: empezaremos contra Irán, el 11 de junio en Nurenberg; luego contra Angola, el día 16 en Hannover, y ya con seis puntos en la bolsa y clasificados, disputaríamos el primer lugar contra Portugal, en Gelsenkirchen Las caras de alegría de Lavolpe, De la Torre y toda la comitiva mexicana nos permiten advertir, como dijo alguna vez un pensador sobresaliente, que "la mucha alegría es presagio de una gran tristeza" La mesa para ingresar a la selecta lista de los invitados especiales de las copas del mundo parece estar servida Pero así como la selección mexicana muchas veces nos ha hecho soñar, también en las rondas definitivas nos ha acostumbrado a las grandes decepciones Si Lavolpe se despojara de sus obsesiones personales y llamara a todos los jugadores de talla universal, seguramente México tendría armas suficientes para pasar sin apuros la primera ronda Pero conociéndolo, es probable que siga encaprichado con algunos jugadores que son "de su gusto", pero no de gusto universal Con estos rivales, Lavolpe puede darse el lujo de llamar a los esposos de sus hijas (sus yernos, pues), Flavio Davino y Rafael el "Chiquis" García; a sus protegidos Daniel Osorno, Juan Pablo Rodríguez, Miguel Zepeda y Moisés Muñoz, y hasta convocar a dos o tres naturalizados, al fin que muchos de ellos pueden ser titulares ante Irán y Angola, para dejar a los buenos en el tercer partido ante Portugal Ese es el gran riesgo: que viendo la aparente debilidad de los rivales, Lavolpe prescinda de jugadores que, con cualquier otro técnico, serían indiscutibles en la selección, principalmente el caso de Cuauhtémoc Blanco, cuyo único pecado es caerle mal al entrenador argentino, porque de futbol, ninguno de los que están actualmente en el equipo conoce los secretos de la pelota, de la "a" a la "z" como el americanista México, pues, en teoría, ya está en la segunda ronda Se vale soñar con el quinto partido, con llegar a las semifinales y con alimentar el futuro de frases epopéyicas Ya vendrá la cruda realidad a situar al futbol mexicano en el lugar que le corresponde Por lo pronto, ni el entrenador ni los directivos deberían de ser tan hípócritas Que se comprometan Que digan la verdad: ni manipulando las esferas México hubiese sido tan favorecido como lo fue por la diosa fortuna El grupo no es fácil Es facilísimo Pero eso no significa que México ya esté en la segunda fase Para eso, hay que jugar los 270 minutos de los partidos contra Irán, Angola y Portugal

Comentarios