Verán 320 millones de personas en el mundo el sorteo de la FIFA, en Leipzig

viernes, 9 de diciembre de 2005
* La ceremonia será trasmitida a 145 países * Cuatro mil invitados especiales México, D F, 8 de diciembre (apro)- Se juntan con igual realismo la fastuosidad de la organización, con el impredecible juego del azar Allá en Leipzig, el centro de reunión de la nueva Alemania Unificada del Este-Oeste, ya sin el muro de la ignominia, será adornada la principal pasarela para que, este viernes, más de 300 millones de personas en el planeta vean no el andar gracioso de las modelos, sino el sereno rodar del principal actor del mayor entretenimiento universal: el balón de futbol Este evento, organizado cada cuatro años, con un ciclo vital parecido, aunque con participantes distintos, servirá para definir la suerte de las 32 naciones que participarán el año entrante en el Mundial de Futbol Alemania 2006 Durante un mes, de junio a julio, el mundo estará de vacaciones porque casi 200 países tendrán la señal del actor rodando ya sobre la verde grama de los estadios, no como este viernes, que el actor principal saldrá a la pasarela como elemento de ornato, como pieza de museo que servirá como signo de identidad, aunque no ruede Más de 150 canales de televisión del mundo, con repetidoras de radio diseminadas a lo largo y ancho del globo terráqueo, darán la información en vivo de cómo se reparten los grupos para el Mundial, en una fastuosa ceremonia que será vista en 145 países Los ojos de unos 320 millones de espectadores atestiguarán la escena Sólo 32 naciones participan, pero el evento interesa en el mundo entero El actor principal pasará de mano en mano Desde las bellas edecanes, hasta los bien trajeados barones de la FIFA o en los legendarios y sonrientes exestrellas del futbol Ahí, donde conviven las razas, en el recinto que lucha contra el racismo y el doping, en la FIFA, la sonrisa negra de Pelé iluminará el escenario, junto con la blancura de Joahn Cruyff o la sobriedad del antiguo Kaiser alemán, Franz Beckenbauer El jefe mayor, Joseph Blatter, encabezará el sorteo, cediendo otro de los asientos principales al gran gurú del movimiento balompédico (el hombre de la paradoja, que manejó durante 12 años la FIFA sin haber pateado nunca un balón, porque siempre fue waterpolista), el brasileño Joao Havelange, quien alguna vez hizo célebre una frase que hoy es universal: "Yo vendo un producto llamado futbol" El presidente del Comité Organizador, Franz Beckenbauer, recorrió en sus tiempos de jugador kilómetros de cancha, con aquella graciosa figura de gacela con frac, que conducía el balón como si estuviese cosido a sus pies y que era en su época el mejor representante del futbol como expresión artística Beckenbauer se sentó años después en el banquillo de los sufrimientos (el lugar predilecto de esos masoquistas que se autodenominan "entrenadores") no para conducir, sino para ver cómo angustiosamente su equipo perdía la Copa del Mundo de 1986 ante el genio de Diego Maradona Cuatro años después, en Italia 1990, Beckenbauer cobró su revancha al levantar la Copa FIFA, tras ganar a la misma Argentina en la final 1-0, con gol de penalty, decretado por el árbitro uruguayo-mexicano Edgardo Codesal, de cuya madre todavía se acuerdan todos los días los argentinos Beckenbauer ha encabezado años y años de preparación porque hoy su papel es de barón de escritorio Ya no juega como gacela con frac Ya no sufre en la soledad de la banca Ahora es quien acapara los reflectores, porque mientras la pelota no ruede, los directivos son quienes ganan las fotografías en los diarios La ceremonia de este viernes pondrá fin a años y meses de preparación meticulosa En sólo 90 minutos, se sabrá cómo quedan repartidos los equipos para el Mundial próximo El Centro de Convenciones de Leipzig será el teatro donde millones de aficionados en el mundo quedarán hipnotizados con el juego de las esferas, esas que contienen los nombres de las selecciones ¿Contra quiénes jugaremos? es la pregunta universal del día previo al sorteo Es la pregunta que, en 32 naciones, se hacen todos sus habitantes, los integrantes de esa religión profana que se inclina ante una gran jugada y que le rinde tributo a los fans Esa legión que, como escribe Eduardo Galeano, va por las canchas del mundo suplicando: "Una buena jugadita, por el amor de Dios" Los organizadores esperan en el Centro de Convenciones unos cuatro mil invitados especiales, entre los que estará la nutrida delegación mexicana, encabezada por Alberto de la Torre y el entrenador Ricardo Lavolpe México se estrena hoy en las grandes ligas de los privilegiados al ser considerado uno de los ocho equipos "cabezas de serie", que no se enfrentarán entre sí en la primera fase El futbol mundial, dividido en los jefes de las confederaciones: de la Concacaf, la Conmebol, la UEFA, la Confederación Africana y la Asiática, así como las delegaciones de los 32 clasificados y los grandes astros del futbol, con la ausencia de Diego Armando Maradona, quien declinó la invitación de quienes llama "integrantes de la mafia", o sea, los jefes de la FIFA También asistirá el presidente alemán, Horst Kohler, así como la nueva canciller Angela Merkel Contará, además, con los ocho equipos cabeza de serie y sus respectivos entrenadores: Jürgen Klinsmann (Alemania); Carlos Alberto Parreira (Brasil); Ricardo Lavolpe (México); José Pekerman (Argentina); Sven-Goran Eriksson (Inglaterra); Marcello Lippi (Italia); Luis Aragonés (España), y Raymond Doménech (Francia) Aunque el futbol tiene su propia música, al no circular el balón, se invitó al cantante colombiano Juanes a participar, así como al cineasta Wolfgang Becker, cuyo entusiasmo por el futbol lo motivó a rodar el cortometraje "Good bye Lenin", que intenta reflejar la alegría alemana ante la celebración de la Copa Beckenbauer ha dicho que el sorteo se llevó a Leipzig para simbolizar la unidad alemana Se recordará en todo momento la caída del muro de Berlín, el muro de la ignominia, ocurrido el 9 de noviembre de 1989 Fueron demolidos, con manos, pies, palas, picos y, sobre todo, con la sensación de libertad que acompañó a todos los que pusieron fin a 47 kilómetros de longitud y cuatro metros de altura Fue romper la cadena que una vez dividió a los alemanes en capitalistas y socialistas, desde el 13 de agosto de 1961 Con el mundo de testigo, millones de aficionados de 32 países tendrán dos emociones distintas: unos empezarán a construir sueños; otros tratarán de despertar de la pesadilla que significa ver en televisión, ya, ahora sí, al grupo de su selección debidamente conformado Este viernes es el día

Comentarios