La soledad de El Ángel

martes, 21 de junio de 2005
México, D F, 20 de junio (apro)- Oscurecía en la Ciudad de México Hacía tres horas que la Selección Nacional había ganado a su similar de Brasil, sin atenuantes El resultado histórico se fue colando en la mayoría de los hogares, en las sobremesas del festejo dominical del Día del Padre Los datos sueltos también? --Tres penales ejecutados por Jared Borgueti y ningún gol? --¿No puede ser, nos estás "chamaqueando"? --Pero Brasil tuvo varias Un regalo de Salcido al niño travieso de Robinho que, de frente al marco, adentro del área, para no creerse, lo falló --No, no es posible Seguro que fue otro, pero no ése cara de diez años, sacado de la historieta de Memín Pinguín Sí, te dieron el dato mal Fue otro, te apuesto que se trató de uno de esos que no juega en Europa La incredulidad ante la ausencia de la imagen El no aceptarlo porque no se vio en la repetición la angustia de Oswaldo, de Galindo, de Osorio? --Y que te digo de la desviada con la cutícula del dedo mayor izquierdo de Oswaldo Sánchez a tiro colocado del temible Adriano, cuando con su gran zancada dejó atrás a sus adversarios y como si estuviese en el clímax de su opereta favorita acarició el balón, lo esquinó hasta lo inalcanzable y sobrado, simplemente aguzó la vista para comprobar lo irremediable: el gol, el gol? que no entendió cómo se había perdido --No lo vi, no lo sufrí Pero te creo porque Oswaldo es un porterazo Acto de fe --Y vino luego el tira, tira en el área mexicana y un balón rebelde que se acomodó a la pierna derecha del mismo nueve brasileño que, increíble, esta vez no necesitó del portero, porque él solito, con el marco abierto, acostumbrado a avasallar, disparó a un lado --Estás exagerando Adriano es Adriano Cuesta más de 20 millones de dólares No inventes Una puede ser, pero dos No, no? Te aprovechas Sabes que no te puedo rebatir Pero ya lo veré y entonces? --Sí, dicen que Ricardo Lavolpe le pidió a Borgetti que no tirara el tercer penal, pero que no hizo caso Que el técnico quería que fuese Morales, el Ramoncito, pero que aquel, testarudo, se paró por tercera ocasión de cara a la portería del gigante Dida, se persignó y pidió a su Dios que le ayudara en el trance; y que mientras acababa la oración hacía contacto con el esférico, pero que aquel, invisible, había puesto a prueba su fe --¿Cómo que tres penales? ¡Te estás burlando! ¡Qué poca madre! Ya dinos la neta o mejor cállate? --Y vino lo mejor: el segundo tiempo Sólo les voy a decir que Borgetti, ese que odiamos durante 40 minutos se alzó entre brasileños, giró la cabeza en el aire y estrelló su frente en el balón Que Dida se quedó parado Que los defensores de la selección campeona del mundo se reclamaron el descuido y que Jared volvió a responsabilizar a su Dios, pero ahora, de la fortuna Si, gol de México Sí, 1-0 Si, Brasil abajo --¿Y fue un churrito del tronco ese o, la hizo bien como contra los italianos? Platica, describe, da detalles, no te quedes con nada ¿Al fin sonrió Lavolpe? ¿Qué hacían los brasileños? Oye, ¿pero Ronaldinho? ¿Kaká? ¿Qué más pasó? ¿Cuenta? --No Ya no les voy a decir nada No me creen, espérense a verlo No me van a creer la faena de Salcido a Ronaldinho Van a decir que no es cierto que Pavel cruzó un balón de 40 metros y que Ramoncito lo recibió en el aire, se puso un autopase y que entró al área y que? Pero ya no les digo más Faltan unos minutos para que los pinches pobres puedan ver a su Tri diferido Que les aproveche? Oscurecía en la Ciudad de México La Selección obtenía un triunfo histórico ante Brasil Se iba sabiendo poco a poco Sky-Televisa habían secuestrado a la Selección Nacional Los hombres del dinero se salieron con la suya Millones de aficionados se quedaron sin vivir, en vivo, la proeza Y el Ángel de la Independencia se quedó sin festejo

Comentarios