Análisis Deportivo: Cuauhtemoc, el rey feo

sábado, 7 de enero de 2006
* "Bebió de más en el avión, ofendió a los compañeros y al preparador físico" Información sin fuente Diario Reforma México, DF, 6 de enero (apro)- De su calidad futbolística nadie duda Pero es como el rey feo del carnaval, pero en antipático No lo eligieron para ser uno de los Reyes Magos para celebrar el 6 de enero Lo eligieron para encabezar las páginas de los diarios, en los que se especula para descifrar el galimatías que volvió a dejar el presidente de la Femexfut, Alberto de la Torre, al decir que Cuauhtémoc no está en la selección por otros asuntos, "graves", que a nadie conviene que se sepan ¡Sopas! Ahora resulta que la imaginación del mexicano, fértil como siempre, se echará a volar para saber cuál fue la verdadera razón, ese secreto oculto, botín de vestidor, seguramente un suceso bochornoso y vergonzoso que nos privará de ver al "Temo" en el próximo Mundial Hay una confabulación de mentes torcidas que lo impedirá, aprovechándose de que Cuauhtémoc no es precisamente el rey de la simpatía Y como a mucha gente le cae mal, ahí está la justificación ideal para marginarlo En su difícil construcción gramatical, el "Temo" alcanzó a lanzar su advertencia ante la velada amenaza de De la Torre: "Si dicen mentiras, esto puede terminar entre abogados" Esto debió causarle temblar de piernas al grandote presidente de la Federación, porque todavía no termina de resolver sus problemas legales con la Secretaría de Hacienda ¿Y LaVolpe? ¿Cuál es su juego? Se sabe que cuando futbolista, Cuauhtémoc le anotó un gol al Atlas de LaVolpe y se fue a burlar de él a la mitad del campo, como queriendo provocarlo para pelear Y miren que el "Cuau" es de barrio, le gusta el pleito, reta y pelea LaVolpe tiene la sartén por el mango, pero la opinión pública en contra Digo: a menos de que demuestren que Cuauhtémoc Blanco es pedófilo, es un borracho irredento, es un indisciplinado que mete de a diez "nachas plus" en las concentraciones, o que consume drogas Porque si no existe una causa así de grave, que se haya tomado unos licores en el avión para calmar los nervios y que haya dicho algún improperio, ¿qué figura del mundo no lo hizo alguna vez? ¿Fue Diego Maradona un santo en las concentraciones o en los viajes? ¿Dónde se metía la coca sin que nadie se diera cuenta? ¿Cuánta complicidad había a su alrededor? Tan fácil que sería escuchar a LaVolpe decir: "Cuauhtémoc es muy buen jugador, quizá el mejor de México, pero qué querés: ¡lo odio, lo vomito, me cae en la punta del ego!" Ah, bueno, así, por si De esa manera cualquier pretexto saldría sobrando y no habría necesidad de insinuar ni de mentir Esa es la paradoja del futbol mexicano: tan fácil que es decir la verdad, y todos prefieren el camino de la mentira

Comentarios