Análisis deportivo: Réquiem a los pretextos

martes, 9 de mayo de 2006
México, D F, 8 de mayo (apro)- El Guadalajara ronda lo sublime, lo épico No necesariamente por jugar bien, sino porque como suele ocurrir en estas afrentas al destino, teniendo todo en contra, incluido a su dueño, el señor Jorge Vergara, se resiste simplemente a dejar de soñar Apegado más al corazón que al talento, desinhibido porque nada tiene que perder, el equipo rayado dio una lección a los que año con año apuestan únicamente al dinero y enfrían con la chequera emociones e identificación con la institución "Si al menos hubiéramos perdido como ganó el Guadalajara", se le escuchó decir al mandamás del Cruz Azul, Guillermo Álvarez Cuevas, lúcido en la incompetencia, cabeza de una limpia inaplazable Este Guadalajara no es ejemplar, ni digno de encomio pero todos los involucrados en este deporte indescifrable darían todo por saber ¿de dónde saca goles, destreza, ánimo para no ser aplastado? Sólo alguien ajeno a las razones, a los argumentos de carne y hueso tendrá las respuestas; y puede estar equivocado ¿Cómo explicar, sin caer en lo místico, que Guadalajara cambie de técnico cada que su dueño amanece con el ánimo cortado y las victorias lo acompañen? ¿Cómo entender que a las chivas les quiten más de medio equipo titular, que jueguen jornadas dobles con viajes al extranjero de por medio, que se arropen con jóvenes venidos de las reservas y hagan añicos los pronósticos de catástrofe? ¿Cómo decirle al aficionado que la clave está en que tu portero regale un gol y le preste la pala al rival para que cave la tumba? ¿Cómo transmitir al que quiera saberlo que cuando necesitas un gol para no morir, tu mejor jugador, al menos el más talentoso, se tiene que hacer expulsar, pero no en cualquier minuto de juego, sino cuando el calor agobia y faltan 4 minutos para el final? ¿O tiene lógica lo dicho por el afortunado Vergara que ebrio de fiesta resumió la actitud de "El Bofo" con un simple: "hay ocasiones en que el equipo se acomoda mejor con un hombre menos?" De ahora en adelante ¿que técnico o jugador podrá argumentar, sin avergonzarse, el cansancio, la ausencia de titulares, el jugar con un hombre menos, los errores individuales, como la justificación de la derrota? Hasta eso aportó el Guadalajara la tarde noche de ayer al futbol mexicano, el día de su cien aniversario Se acabaron los pretextos ¿Estará enterado Ricardo Lavolpe? ¿Lo habrá analizado Manuel Lapuente? ¿Tomó nota Cruz Azul?, ¿Qué conclusiones harán en la UNAM? Tiros a gol: Cuando uno ve a un consagrado como Zinedine Zidane decir que se va cuando el talento está intacto, la mente lúcida, las piernas vigorosas, lo menos que uno se atreve a pensar es que en el futbol no todo está comercializado Reconfortó verlo despedirse con la mirada tímida, sin aspavientos, sin pechos inflamados, sin gritos desaforados ¿Tibio? ¿Frío? Pocos tan calientes, tan apasionados como él a la hora de tocar el balón, de anotar, de festejar, de ser campeón Y uno piensa en la sencillez de Pelé Y uno se siente lejano a las estridencias de Maradona? Y uno recuerda las locuras de Pelé en la cancha Y uno lamenta los excesos de Maradona fuera del terreno de juego y aun durante el juego Comentarios: acaballero@procesocommx