Beckham: Ganancia sin precedentes; pobres resultados

sábado, 13 de enero de 2007
México, D F (apro)- Pregunto por las virtudes futbolísticas de David Beckham, el futbolista más caro del mundo, el rostro occidental mejor cotizado del orbe, y la respuesta es desoladora Bueno, los tiros libres, su capacidad pasadora? No hay más sobre sus cualidades balompédicas Después, un mar de cuestionamientos ¿Fue figura en alguna Copa del Mundo? No ¿Fue un jugador determinante en los éxitos del Real Madrid? No ¿Decepcionó su participación en los mundiales? Sí ¿Fue factor en la época mediocre que vive el conjunto merengue? Sí ¿Deja más su rostro que sus piernas? Sí ¿Pero qué fue primero en su vida: el futbol o la mercadotecnia? El futbol ¿Qué lo catapultó para ser considerado entre los mejores futbolistas del mundo? El raquítico surgimiento de grandes jugadores ¿Edson Arantes do Nacimiento, Pelé, el mejor jugador de todos los tiempos ha ganado en su ya longeva vida los millones que la nueva contratación del Galaxy de Los Ángeles ingresa a sus cuentas bancarias? No ¿Diego Armando Maradona, quien le disputa el rango de mejor jugador del mundo al goleador brasileño, ha ganado en su atribulada vida los millones que amasa el consentido de las marcas publicitarias? No ¿Futbolísticamente hablando vale los 10 millones de dólares que ganará anualmente? No ¿Cumplirá su reto de hacer crecer el deporte más popular del mundo en un país dominado por el béisbol, el futbol americano, el básquetbol? A sus 31 años y sin los argumentos futbolísticos que sí tenían "Pelé" y el alemán Franz Beckenbauer cuando fueron contratados en la década de los setentas por el entonces Cosmos de Nueva York, difícilmente ¿Será un éxito mediático ocurra lo que ocurra con su profesión de origen? Sin duda que los 25 millones de dólares que le pagarán sus patrocinadores: Motorola, Pepsi, Gillette, Volkswagen, y los que se acumulen, más los 10 millones de dólares asegurados por la venta de camisetas y otros artículos deportivos, están más que justificados, mercadológicamente hablando En el triunfo deportivo o, más aún, en el escándalo de las pasarelas, la vida nocturna y el mundo de la farándula, tan familiar al británico y su imprescindible esposa Víctoria, lo invertido en el fenómeno Beckham, tendrá un margen de ganancia sin precedentes ¿Beneficia al futbol lo que ocurre con David? No Al contrario, desvirtúa al extremo el alma del deporte con más aficionados del universo Simplemente, pone en un muy lejano segundo término la excelencia futbolística, aquella que está ausente desde hace 16 años de las Copas del Mundo ¿Hay remedio? Concluyo con esta pregunta ¿Si con un jugador de muy buen nivel, pero discreto entre los grandes de todos los tiempos se genera el desquiciante y deshumanizado fenómeno que tendrá su residencia en Hollywood, qué habrá de ocurrir cuando un extraordinario futbolista, que además resulte fotogénico, irrumpa en el desolado futbol mundial? Por cierto, en México ya tenemos nuestro remedo de Beckahm Se llama Francisco "Kikin" Fonseca(12 de enero de 2007)

Comentarios