Caníbales, los medios

martes, 11 de diciembre de 2007
México, D F, 11 de diciembre (apro)- José Luis Calva Zepeda se molestó al enterarse que los medios lo llaman "el poeta caníbal" En su camilla del hospital de Xoco, Calva admitió ante el Ministerio Público que cometió un solo "delito imprudencial", producto de la depresión, el alcoholismo y la droga, contra Alejandra Galeana Garavito, pero insistió en que no "probó" el cuerpo de su exnovia de 32 años Autor de obras de teatro gore, editor de sus propios libros, actor aficionado, taxista y periodista ocasional, copycat (imitador) homicida para algunos especialistas, frustrado por el escaso éxito de su monólogo en el café Dèja Vu, Calva Zepeda relató con precisión cómo golpeó, asfixió, mutiló y finalmente "guisó" el cuerpo de Alejandra --¿Por qué la asesinaste? --le preguntó el agente del Ministerio Público --Porque ella me trataba como un objeto sexual El dictamen pericial de psicología, realizado por Arturo Mendoza Vega y Jovita Guadalupe Bravo Montes el 20 de octubre, concluyó que José Luis Calva Zepeda padece "trastorno antisocial de la personalidad (psicopatía), con marcados rasgos narcisistas y conducta sádica, en donde su conducta delictiva se fue agudizando, llegando finalmente al asesinato, el descuartizar a su víctima Alejandra Galeana Garabito y cocinar parte de la misma" Sobre la supuesta antropofagia, después de analizar una parte del cuerpo que el detenido cocinó y echó en una caja de cereales, los peritos determinan que "esta conducta pone de manifiesto, independientemente de si llegó a comer parte de su víctima o no, su tendencia de tipo canibalista (?), una forma de haber logrado el sometimiento y el dominio completo sobre su víctima" Alejandra "Ya valí madres", se dijo Calva Zepeda después de asfixiar a su exnovia, a quien ya había presentado ante familiares y amigos comunes como "el amor de mi vida" Ante el cuerpo sin vida de Alejandra se tomó dos frascos de diazepam y bebió alcohol del 96 Quería suicidarse A las ocho de la noche del sábado 6 de octubre, la madre de su novia, Soledad Garavito González, acudió a su departamento de la colonia Guerrero acompañada de sus hijos, para preguntarle por Alejandra Calva negó haberla visto en los últimos quince días Sintió un "temor extraño" después de la inesperada visita de doña Sol Vio el cuerpo inflado, amoratado, el olor desagradable del cuerpo de la joven dependienta de farmacia y sintió la necesidad de "deshacerse del cuerpo" Se le ocurrió sacarlo de su departamento "en partes, en una bolsa" Con un cuchillo de cocina y un cúter de mango color rosa le cortó el brazo derecho, del codo hacia abajo, y luego la pierna, de la rodilla hacia abajo, "como si fuera un jamón" Se desesperó ante el olor Escondió el cadáver en un clóset y las partes amputadas en el refrigerador Guisó "una parte del brazo" con la idea de dársela a comer a unos perros (no hay ninguno en su departamento ni en el edificio) Pero le advirtió al Ministerio Público: "Nunca la probé" Dos días se encerró Calva Zepeda con el cadáver, bebiendo e inhalando cocaína Salió dos veces a conseguir "dos o tres papelitos de piedra" por 20 pesos en un lote baldío de la colonia Guerrero Le pidió prestado a La Güera, una vendedora ambulante de dulces En la madrugada del lunes 8, tres agentes judiciales capitalinos acudieron a la calle de Mosqueta ante la denuncia de la madre de Alejandra La Güera les confirmó que había visto a la joven en el departamento de José Luis Un limpiaparabrisas los guió hasta el picadero donde él estaba en ese momento, lo detuvieron y entraron con él al departamento 17 de la calle Mosquetas 198, esquina con el eje Guerrero Fueron los primeros en observar la puesta en escena del autor de Instintos caníbales En una hoja, Calva Zepeda escribió a mano: "La diferencia entre la vida y la muerte es blanca, se evapora en un instante y pesa? sólo un gramo Ahí estaba yo sentado frente a mi única opción" Junto a los borradores de novelas, poemas sueltos, películas piratas en DVD como Hannibal y Hostal 2, encontraron también una carta, del 2 de enero de este año, escrita por Calva Zepeda y dirigida a Los Reyes Magos: Queridos Reyes Magos: Hace 30 años que no les escribo una carta La última fue cuando pedí un tren, pero no pude jugar con él? Este último año intenté ser un buen niño, ya no cometí errores añejos, aunque tuve sólo un tropiezo, supe levantarme de él, pero lo más importante es que abrí mi corazón a Dios Quisiera ser posible que me traigan un carrito, pero no de metal ni de madera, sino de fe, esperanza y caridad Vida normal de un asesino La detención y consignación de Calva Zepeda por homicidio calificado, con agravante de profanación y mutilación de cadáveres, así como su presunta responsabilidad en otros tres crímenes, se enmarcan en una creciente ola de asesinatos de mujeres cometidos en los municipios conurbados del Estado de México y del Distrito Federal El feminicidio no es privativo de Ciudad Juárez ni Calva Zepeda es el único multihomicida en la zona metropolitana, advierten varios criminólogos Una ola de 110 homicidios violentos de mujeres en el Estado de México tan sólo este año, y de cinco crímenes con un modus operandi similar al de Calva Zepeda en Chimalhuacán, así como de otros 18 en Ecatepec, han alertado sobre la gravedad de la violencia contra las mujeres, pero también sobre la negligencia que prevalece en las investigaciones Al salir de su domicilio original en la calle Nicolás San Juan 7, colonia Del Valle, de la Ciudad de México, José Luis vivió hasta 1996 en varias colonias capitalinas: en la calle de Tejocotes, colonia Contadero, de Cuajimalpa; en Petén 558, colonia Narvarte; y en Sur 103-A, colonia Héroes de Churubusco Entre 1992 y 1996, hasta sus 26 años de edad, Calva Zepeda fue objeto de varias averiguaciones previas por robo (agosto y septiembre de 1992), portación de arma prohibida (1992 y 1996) y abuso sexual contra una menor (mayo de 1996) Por este delito salió libre bajo fianza después de diez meses en prisión Calva Zepeda se instaló en el Estado de México a finales de la década pasada Sus múltiples trabajos --taxista, periodista aficionado, escritor, gerente de una escuela de computación, vendedor, etcétera-- se combinaron con cambios de domicilio, pero también con la variedad y gravedad de sus presuntos crímenes Desde abril de 2004, su nombre figuró como el principal sospechoso de la desaparición y asesinato de otra exnovia suya, Verónica Consuelo Martínez Casarrubia, de 31 años, también trabajadora de una farmacia, parecida a Alejandra Galeana y a quien agredió en varias ocasiones, además de robarle 50 mil pesos Algunos testigos mencionaron como cómplice de José Luis Calva a Juan Carlos Monroy Pérez, su presunta pareja homosexual, quien le presentó a Verónica A raíz de la demanda interpuesta en febrero de 2005 por la madre de Verónica, Judith Casarrubia Reynoso, Televisión Azteca realizó un reportaje sobre el caso y trasmitió imágenes de José Luis Su hermana Elia Guadalupe Calva Zepeda vio el reportaje y le preguntó si era cierto lo que decían en la tele Él dijo que eran "puras mentiras", pero también se jactó: "Ya soy famoso" Entre 2004 y 2006, Calva Zepeda anduvo por varios municipios del Estado de México Tuvo licencia de taxista en Ciudad Nezahualcóyotl, fue "presidente y director general" de una revista de nota roja, Metrópoli, en Tlalnepantla En agosto de 2006, la escuela de computación CETEC, de Ecatepec, lo contrató como gerente de ventas Ahí conoció a la maestra de inglés Olga Lidia Sánchez Cordero, de 21 años Sánchez Cordero es una de las novias sobrevivientes de José Luis Calva Zepeda, y su testimonio ha resultado clave para entender la historia del asesino de la colonia Guerrero Ella relata que hace un año el director de Cultura de Ecatepec lo contrató para presentar algunas de sus obras: Réquiem para un alma en pena, La Parca del Metro, La salamandra de oro y Si yo fuera mujer Morir por dentro José Luis Calva es el menor de cinco hermanos y a los dos años de edad quedó huérfano de padre Éste maltrataba física y mentalmente a su madre, a quien sus hijos describen como estricta y agresiva, en especial con José Luis A los ocho años él fue violado por un amigo de su hermano y refirió a los peritos un abuso sexual por parte de una de sus hermanas Pero su madre nunca creyó que José Luis hubiera sido víctima de tales abusos A los 12 años él abandonó su casa Vivió alternadamente con amigos, con su madre y con una hermana en Coacalco, así como un tiempo breve en Ciudad Obregón, Sonora Después tuvo dos hijas con Aidé Guzmán Espíndola, a las que no volvió a ver En los últimos dos años su obsesión era tener otro hijo, por lo que insistió en ello ante sus exparejas Verónica, Olga Lidia y Alejandra Galeana, según distintos testimonios Sus obsesiones parecen concentradas en su escrito La noche anterior, dedicado "a la máxima creación del Universo, que Soy Yo" y editado por él mismo en 2007 "La casita del árbol: --¿Mamá, puedo ir a jugar a la casita del árbol? --¡Por supuesto Gabrielito! ¿Pero con quién vas a jugar si aún no han llegado tus amigos? --¡Conmigo mamá, para eso soy niño! "El canto del cenzotle": --¿Qué tienes hijo, te noto extraño? ¿Te puedo ayudar? --No lo sé mamá? es que? ya tengo mi primera novia? ¿Cómo hace uno para enamorarse? ¡Eso aún nadie me lo ha enseñado? ¿Cómo sé si esto es Amor? --¡Mi cielo! Para el Amor no existe un instructivo ni escuela que lo enseñe Sólo debes saber escuchar al corazón? Al final de su obra, Calva Zepeda escribe: Así pasan los años, sin que te des cuenta Vives contigo, pero sin vivir en ti, es decir, te mueres a cada instante dentro de ti; a cada día, a cada hora, a cada minuto y a cada sueño Quisieras no ser tú y olvidarte de que existes, para así poder evadirte, descarnarte de todo lo que has hecho y que te han hecho Tienes frente a ti sólo dos opciones: vivir o morir Morir es sencillo y no es necesario dejar de respirar para hacerlo; sin embargo, para vivir es necesario morir dentro de ti El escándalo Desde el hallazgo del cuerpo mutilado de Alejandra Galeana Garavito, el "poeta caníbal" acaparó la atención de los medios electrónicos e impresos Se convirtió en el primer caso de probable antropofagia en la Ciudad de México Poco comparable con el de Gilberto Ortega Ortega, el "caníbal de Chihuahua", a quien se le acreditan 37 homicidios, la mayoría de niños o adolescentes A algunos les comió las entrañas por órdenes de su "amigo imaginario" Joel Ortega Ortega fue sentenciado a 75 años de prisión, pero su caso no alcanzó las dimensiones de escándalo mediático El nombre de Calva Zepeda se ha sumado al de los dos asesinos seriales más recientes: Juana Barraza, la Mataviejitas o la "dama del silencio", y Raúl Osiel Marroquín, El Sádico o multiasesino de gays Con ellos se han solazado las páginas de nota roja Hay exageraciones e imprecisiones: algunos medios como Primer Impacto le adjudicaron a Calva Zepeda ocho asesinatos, otros hablaron de que utilizó una "sierra eléctrica" para asesinar a Galeana Garavito, hubo versiones de que filmó los homicidios y destazamientos como si se tratara de videos snuff, y no pocos han hablado de "canibalismo satánico" La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal se ha ido con cuidado en el caso De los tres asesinatos iniciales se le acusó finalmente sólo por "homicidio calificado y profanación de cadáver" contra Alejandra Galeana A pesar de las similitudes en el modus operandi con otros cinco casos, se aprendió la lección de la "dama del silencio": no bastan las similitudes en crímenes de odio y, menos, cuando existe la certeza de que otros feminicidas andan sueltos

Comentarios