José Luis Onofre, una historia de éxitos

martes, 26 de agosto de 2008
MEXICO, D F, 26 de agosto (apro)- Con las dos preseas de oro que obtuvieron sus pupilos en los Juegos Olímpicos de Beijing, Guillermo Pérez y María del Rosario Espinoza, en sus respectivas categorías, el entrenador de la selección nacional de Taekwondo, José Luis Onofre, fue el entrenador mexicano que mejores cuentas entregó a México Desde hace 24 años, cuando Ernesto Canto y Raúl González ganaron la medalla de oro en las pruebas de 20 y 50 kilómetros en la Olimpiada de Los Ángeles, bajo la dirección de Herzy Hausleber, la delegación nacional no había cosechado dos medallas doradas en Juegos Olímpicos Gracias al taekwondo y a los clavados ?en ésta última prueba la pareja de Paola Espinosa y Tatiana Ortiz ganaron bronce en plataforma de 10 metros sincronizados--, México se ubicó al final de 17 días de competencia en la posición 36 del cuadro de medallas El campeón olímpico en Beijing 2008, Guillermo Pérez Sandoval, logró el oro en la categoría de menos de 58 kilogramos del taekwondo, debido al trabajo del entrenador José Luis Onofre, quien confió en las capacidades del michoacano y lo ayudó a llegar a sus primeros Juegos Olímpicos El camino no fue fácil para ninguno de los dos Mientras que Pérez tuvo que lidiar con fracasos deportivos, lesiones y el favoritismo que por años el entrenador nacional Reynaldo Salazar le tuvo a su hijo Óscar (Proceso 1659), Onofre fue separado ?sin explicación de por medio-- de la selección nacional en 2005, apenas 15 días antes de que sus alumnos compitieran en el Campeonato Mundial de Madrid, y ha sido víctima del divisionismo que priva en el taekwondo mexicano "El simple hecho de que el entrenador crea en ti, vale más que si hubieras entrenado al doble Cuando te trasmiten esa confianza, eso ayuda más que las horas de entrenamiento La confianza, la seguridad y creer que puedes ser el mejor, te da esa oportunidad de llegar", dijo Pérez en entrevista antes de viajar a Beijing El pasado 20 de agosto, sus esfuerzos se vieron coronados cuando después de tres rounds y otro extra en busca del punto de oro, los jueces determinaron que, en la final, Guillermo Pérez superó al dominicano Gabriel Mercedes para darle a México la medalla de oro número 11 en Juegos Olímpicos "Como entrenador, este el momento más hermoso que me ha tocado vivir Me siento muy afortunado por ser parte de esto y estoy agradecido con toda la gente que nos estuvo apoyando desde México", declaró Onofre "Es un trabajo de conjunto, de las autoridades que nos han apoyado a realizar nuestros campamentos, de los muchachos por su empeño y de todo ese equipo multidisciplinario", agregó En tres etapas distintas de la intermitente carrera del taekwondoín mexicano, Onofre lo ha entrenado El primer encuentro que tuvieron fue en 2000 cuando Pérez logró regresar a la selección nacional tras dos años de ausencia Sin embargo, estuvieron juntos sólo hasta diciembre de 2002 Y es que, debido a los resultados irregulares del atleta --quien se vio afectado por una separación temporal de sus padres-- y a una fuerte lesión en el muslo izquierdo, perdió su lugar en el equipo La ausencia de Pérez en la selección se prolongó hasta el segundo semestre de 2004 cuando sus méritos deportivos lo llevaron de regreso a la selección El deportista estuvo con Onofre menos de seis meses porque el entrenador salió del equipo nacional que encabezaba Reynaldo Salazar Hasta enero de 2007 volvieron a reunirse Desde entonces no descansaron en su afán por alcanzar dos objetivos: llegar a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y subir al podio "Yo llegué con Jesús Moreno (expresidente de la Federación Mexicana de Taekwondo) como entrenador en 2000 y estuve hasta mediados de 2005 previo al Campeonato Mundial El motivo no lo sé, pero salí de la selección Se logró que Edna fuera campeona mundial, que Gerardo Rodríguez ganara bronce, pero tenía en mente ganar más medallas Estaba seguro de que se iba a rompe el maleficio de, hasta entonces, solo tener un campeón mundial Regresé en 2007 y desde entonces empezamos a trabajar con `Memo`, pero él ya traía en la mente representar a México Nosotros llegamos a redoblar los esfuerzos y de ahí a la fecha no hemos parado", asegura José Luis Onofre, quien también se desempeña como coordinador de taekwondo en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) Durante la ausencia de Onofre, Guillermo Pérez nunca estuvo en la mente del entrenador Salazar como candidato para estar en Beijing En su categoría, el lugar lo reservó para su hijo Óscar, quien a pesar de ser subcampeón olímpico, estuvo agobiado por lesiones que se tradujeron en una baja tan dramática que no pudo conseguir el boleto olímpico para México Pérez lo logró en diciembre de 2007 en el preolímpico de Cali La selección nacional se partió en dos: el equipo del español Ireno Fargas que entrenaba en el Centro de Alto Rendimiento La Loma en San Luis Potosí donde, además de Pérez, estaban Edna Díaz, María Espinoza, los hermanos Erick y Rodolfo Osornio y Alejandra Gaal, entre otros y, por otro lado, Idilio Islas, así como los medallistas olímpicos, Iridia y Óscar, se quedaron en la Ciudad de México trabajando con su padre "Los resultados no fueron los idóneos porque, cuando me fui, se separó el equipo Los resultados después no fueron buenos: se perdió en centroamericanos donde solo nos faltó una medalla para ganar todas; se perdió en panamericanos, aunque se logró ser campeones después; se perdió en el Campeonato Panamericano cuando yo había ganado con equipo completo en Cuba, Canadá y Estados Unidos; pero ahora tenemos la oportunidad de cambiar ese resultado en octubre de este año en Puerto Rico", asegura el entrenador, que tiene 30 años en el taekwondo y es dueño de su propia escuela en la colonia San Rafael Antes de que Onofre regresara a la selección nacional, Guillermo Pérez se armó de valor y, acompañado por unos ochos compañeros, encaró al presidente de la Federación Mexicana de Taekwondo (FMT), Roberto Beltrán Ramonetti "Los que estábamos descobijados éramos los que no teníamos el apoyo de Reynaldo Entonces, les dije: `yo necesito a alguien que crea en mi, que diga con Guillermo vamos a lograr este reto` Cuando yo estaba con ellos (los Salazar) sentía que no confiaban en mi, que iban conmigo pensando en que iba a perder Yo sentía esa vibra y que el entrenador me subestimaba Le dije (a Ramonetti) que necesitaba a alguien que crea que soy capaz de ser campeón mundial y olímpico y eso lo estoy logrando con el profesor Onofre; lo demostramos en el Mundial El ha confiado en mi Yo creo en mi y la gente que trabaja conmigo también y creemos todos que podemos traer un buen resultado de Beijing 2008" Con la llegada de Onofre, la selección continuó dividida, pero sus alumnos empezaron a cosechar éxitos En el Campeonato Mundial de Beijing 2007, María Espinoza ganó oro, Guillermo Pérez, plata, y Rodolfo Osornio, bronce Los resultados lo hicieron acreedor al Premio Nacional del Deporte que recibió de manos del presidente Felipe Calderón el 20 de agosto de ese año En la ceremonia de premiación, en un improvisado discurso, Onofre, quien nació en Huajuapan de León, Oaxaca, le pidió al Ejecutivo federal apoyo para los entrenadores estatales y municipales Le dijo que ellos son los que ayudan a los deportistas a dar sus primeros pasos en el deporte "Nosotros tenemos el privilegio y la oportunidad de estar como entrenadores nacionales y realmente a nosotros nada más nos toca la parte fina de poder pulir a estos jóvenes, que en realidad inician su trabajo en los estados con los entrenadores estatales y los profesores que están trabajando en sus escuelas", apunta Onofre, quien está casado con Érika Adriana Sánchez con la que tiene dos hijos: Luis Eduardo, de 12 años, campeón de la Olimpiada Nacional 2006, y Jimena Pilar, de seis Por su parte, María Espinoza al principio no estuvo de acuerdo con que el equipo de taekwondo dejara La Loma para concentrase en la Ciudad de México No quería dejar a los profesores Ireno Fargas y Verónica Márquez porque con ellos había obtenido varios éxitos Sin embargo, la llegada de José Luis Onofre dio un vuelco a su carrera deportiva "Sentí el cambio, pero lo acepté Seguí con sus enseñazas, con las bases que me dieron Onofre sabía nuestra situación y nos ayudó a no caer Yo traía una muy buena base Con él reforcé lo que ya sabía y el cambio permitió que llegaran mis mejores resultados; fue gracias Onofre y al profesor Pedro Gato (metodológo cubano) Se abrió mi horizonte y después fui campeona mundial en Beijing 2007", explica la sinaloense Además de entrenar a sus alumnos, Onofre se ha preocupado por motivarlos para que estudien Todos están matriculados en alguna carrera en la Universidad del Valle de México "porque no sabemos cuánto les va a durar la carrera deportiva", asegura el entrenador, quien no esconde que aspira a tener un puesto en la FMT para poder ayudar al taekwondo desde otra trinchera

Comentarios