Otro disfraz de Jorge Vergara: "ejidatario"

sábado, 24 de octubre de 2009 · 01:00
El multimillonario Jorge Vergara resultó ser, además de dueño del equipo de futbol Guadalajara y de la empresa Omnilife, entre otros de sus prósperos negocios, ejidatario Una asamblea amañada de comuneros le permitió adquirir en 86 mil millones de viejos pesos 243 hectáreas en las que está por concluir la construcción del nuevo estadio de las Chivas Para demostrar ante la ley que era avecindado de la zona ejidal de la que se apropió junto con tres socios, informó al Tribunal Agrario que en esas tierras tenía "unas borregas", aunque señaló como domicilio particular su residencia en el exclusivo fraccionamiento Lomas del Valle, de Zapopan, Jalisco
En una historia llena de irregularidades, turbias maniobras, chicanadas, presunta compra de comuneros y hasta de autoridades, Jorge Vergara Madrigal y tres empresarios de su confianza se apropiaron de 243 hectáreas de la comunidad indígena San Juan de Ocotán, Jalisco, ubicadas en el predio conocido con el nombre de El Bajío, en Zapopan
En esa superficie se construye el nuevo estadio de Chivas, cuya inauguración se tiene prevista para el próximo 11 de noviembre por parte del presidente de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA), Joseph Blatter
El empresario y sus asociados compraron el predio en 1999 por 86 mil millones de viejos pesos, equivalentes a 86 millones de pesos actuales Pero realizaron la transacción sin haber obtenido previamente el reconocimiento de "avecindados" o "ejidatarios"
El caso tiene un antecedente cercano: el escandaloso desembolso del expresidente Vicente Fox de 25 millones de pesos para hacerse de 265 hectáreas de la bahía El Tamarindillo por medio de su presunto prestanombres, Cosme Mares (Proceso 1470), quien al igual que Vergara también logró el reconocimiento de ejidatario cuando en realidad habitaba en una zona residencial del Distrito Federal
En su artículo 13, la Ley Agraria establece que para ser reconocido como tal la persona debe tener "residencia mínima de un año en las tierras del núcleo de la población, demostrando que se ha trabajado en ellas"
En vez de acreditar su residencia en la comunidad ejidal, Vergara manifestó que su domicilio particular se encontraba en el exclusivo Fraccionamiento Lomas del Valle, municipio de Zapopan
El equipo de abogados que representa al empresario informó al Tribunal Unitario Agrario del Distrito Quince que su cliente y los otros nuevos ejidatarios "están en posesión del terreno que les fue reconocido por la asamblea de comuneros" y que "dentro del mismo tienen unas borregas"
El 16 de mayo de 2004, la comunidad indígena San Juan de Ocotán realizó una asamblea general en la que reconoció como posesionarios a Jorge Carlos Vergara Madrigal, Alfonso María Barragán Maldonado, Héctor Francisco Cornejo Reynoso y Mario Cornejo Reynoso
De los 138 ejidatarios que conforman el núcleo al que le pertenecían los terrenos asistieron 115, y éstos votaron a favor de que Vergara y sus asociados fueran reconocidos como nuevos "avecindados" de la comunidad "por tratarse de gentes útiles y serviciales a la comunidad indígena (sic)", se asienta en el acta de asamblea
Sin embargo, tres de los ejidatarios que no participaron en la asamblea estuvieron en desacuerdo con la venta del terreno, pues consideran que es de vital importancia y de utilidad pública para los comuneros Se trata de Benjamín Ramos Carrillo, Demetrio Ramos Miramontes y Damasio Maldonado Noguera, quienes interpusieron una demanda de nulidad por el acto de la asamblea ante el Tribunal Unitario Agrario Distrito 15
En su denuncia argumentan que la situación de Vergara y sus socios era irregular debido a que compraron los predios desde 1999 Además, aseguran, la asamblea de comuneros no cumplió con los requisitos de ley, toda vez que las personas a las que les confirió el carácter de avecindados no residen en el poblado ni trabajan la tierra

Comentarios